Historia de la Salud en Venezuela

Jesús Eloy Gutiérrez

Hace algunos años vengo observando con marcada alegría el desarrollo de una nueva línea de investigación  por parte de los historiadores venezolanos. Se trata de las investigaciones relacionadas con la historia de la salud en Venezuela, impulsadas por el historiador Germán Yépez Colmenares desde el Instituto de Estudios Hispanoamericano de la Universidad Central de Venezuela. Dichas investigaciones han llevado a que nuevos colegas sensibles a lo social se dediquen al estudio especifico de temas de salud y que algunos estudiantes de historia   e  historiadores noveles hayan decidido iniciarse en ese sentido. La labor del profesor Yépez Colmenares para motivar el interés  por estos tópicos ha sido incesante: motivando a los estudiantes desde su cátedra en la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela; a través de sus conferencias leídas en diversas partes del país y del extranjero; en sus artículos de prensa y de revistas especializadas;  y en la organización de los simposiums sobre investigación en historia de la salud en Venezuela.

Fruto de esta última iniciativa se ha publicado el libro Historia de la Salud en Venezuela, en el cual se recogen doce  ponencias presentadas en el primer simposium sobre la historia de la salud venezolana,  realizado en Caracas durante el mes abril  de 1998.

La publicación de este libro es de vital importancia para la historiografía venezolana, ya que  son muy pocos o inexistentes los trabajos científicos sobre la historia de la salud de nuestro país. En ese sentido este texto se  erige como  un manual de referencia obligada para médicos, investigadores, docentes, políticos, estudiantes, planificadores y público en general. Además se convierte en el pionero no sólo en condenzar en una sola publicación el resultado de investigaciones de largos años sino que da la oportunidad de conocer a nuevos investigadores en el área de la salud. 

El trabajo se podría dividir fácilmente en cuatro partes. En una  primera, a través de los trabajos de los médicos Mary Zamora Romero y  José Esparza  se define el marco teórico-literario de dos tópicos esenciales en salud: Etiología, epidemiología y clínica de viruela  y Sobre el origen histórico del virus de la vacuna. La segunda parte podían ser  dos trabajos específicos ubicados en el período colonial venezolano:  La reacción de la Iglesia Católica ante la epidemia de viruela en la ciudad de Caracas 1763 y 1777, de Iliana Gómez Tovar  y  La incorporación de la vacuna antivariólica en Puerto Cabello en 1804, de David Martínez. En una tercera parte que nos ubica en el siglo XIX se pueden agrupar los trabajos de Antonieta Camacho: Salud, alimentación y mano de obra agrícola en la cuenca de Valencia (siglo XIX); Consuelo Ramos de Francisco: La pediatría venezolana a través de su literatura; y Luis García Bermúdez: El suministro de agua y las condiciones de vida en Caracas durante el septenio 1870-1877. Finalmente están los trabajos de Rigel Ochoa: Las condiciones sanitarias del Acueducto de Caracas 1908-1935; Germán Yépez Colmenares: Acciones antimalaricas en Venezuela antes de Malariología; Omar Roa Véliz: Maracay, La Comisión Rockefeller y la epidemia de paludismo de 1930-1931; José Gregorio Brito: La primera Conferencia sanitaria Nacional y la anquilostomiasis; y Marco Tulio Mérida con Demografía histórica y mortalidad infantil en Carabobo 1936-1995, que estudian aspectos específicos de la salud venezolana del siglo XX.

Estas investigaciones pretenden ser “resultados que permitan evaluar el impacto de las enfermedades en el proceso de formación de nuestras sociedades, en su dinámica económica, política, demográfica, en su cosmovisión de los procesos relacionados con la salud-enfermedad”. Hoy  todo ello cobra vital importancia, ya que a raíz de la reestructuración del Estado,  se plantea la puesta en práctica de nuevas políticas sanitarias, para lo cual “es necesario estudiar y evaluar la eficacia o ineficacia de políticas sanitarias instrumentadas en el pasado para combatir estas enfermedades que hoy adquieren características endémicas, epidémicas y en algunos casos amenazan con convertirse en verdaderas pandemias” (p.11).

La aparición de esta obra es producto de la tendencia, cada vez más, hacia la especialización y profesionalización que vienen adquiriendo nuestros estudios históricos y a  la concienciación (aunque no plena para algunos sectores decisivos del país) que se ha tomado en la sociedad venezolana de la necesidad de apoyar la investigación científica y humanística. La labor  desempeñada por los consejos de desarrollo científicos y humanísticos de las universidades nacionales y por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicit), por mencionar sólo dos de las más importantes, es una muestra de esa realidad.

Sin dudas este trabajo motivará nuevas investigaciones relacionadas con la historia de la salud que permitan obtener una interpretación más sólida de nuestra sociedad. Hacia este último objetivo apuntan nuestros deseos de que se siga este ejemplo en otras áreas de la historiografía venezolana que aún gozan de virginidad.

Historia de la Salud en Venezuela (Coord. Germán Yépez Colmenares). Caracas, Fondo Editorial Tropykos-Conicit, 1998, pp.248.