Romances sobre hispanos dejan a Romeo y Julieta fuera del balcón editorial
Más sobre la Feria Internacional del Libro de Miami

Las editoriales de Estados Unidos comienzan a hablar español

Las grandes librerías han reconocido el potencial del mercado hispano

DANIEL SHOER ROTH, El Nuevo Herald.- La industria editorial estadounidense confía haber descubierto su próxima mina de oro en la comunidad hispana de lectores.

Recorriendo los anaqueles de cientos de librerías en Estados Unidos, el lector puede levantar El romancero gitano, Noticia de un secuestro o El laberinto de la soledad, y encontrar en sus tapas el sello editorial Penguin U.S.A. Más adelante, observará Cuando era puertorriqueña de Esmeralda Santiago publicada por Random House. Y casi a la salida, tropezará con la versión castellana de Los Hombres son de Marte, Las Mujeres son de Venus, de John Gray, editado por HarperCollins Publishers Inc.

Cadenas de librerías como Barnes & Noble, Waldenbooks y Borders han reconocido el potencial del mercado hispano y están solicitando cada vez más libros en español. Las editoriales norteamericanas, negándose a dejarle el paso libre a las extranjeras, continúan produciendo.

``Convencer a las librerías de que hay una audiencia ahí que quiere estos libros ha sido un proceso desafiante. Pero las cadenas han colaborado más y las editoriales estamos comprometidas a publicar nuevos títulos en español'', afirmó Becky Kabaza, editora ejecutiva de Simon & Schuster, una editorial de Viacom Inc.

Hoy se inagura en Miami la XVI Feria Internacional de Libro, donde representantes de prominentes editoriales estadounidenses buscarán potenciales escritores hispanos para publicar en español. La Feria, la más grande de su tipo en el país, ha sido la puerta de entrada de autores hispanos al mercado editorial de Estados Unidos.

Las editoriales nacionales expondrán durante una semana sus títulos en inglés y español, que se sumarán a los libros de las casas independientes locales, latinoamericanas y españolas.

En la Feria, los lectores no sólo van a encontrar libros escritos por autores latinoamericanos o traducciones al español de escritores anglos, sino que a sus manos podrían llegarán ediciones rústicas de novelas románticas bilingües (Encanto) con tramas de personajes hispanos en Estados Unidos y escritas por novelistas latinos que residen en el país.

``Analizando la demografía de la población hispana, vemos que hay un nicho en el mercado que aún es virgen'', señaló Steven Zacharius, presidente de Kensington Publishing Corp., una editorial de novelas románticas que publica la serie Encanto. ``Los hispanos quieren leer sobre su propia cultura, sobre personajes con quienes puedan identificarse''.

El Downtown Book Center distribuye libros en español por todo el país.

--------------------------------------------------------------------------------

Los libros en español se exhiben hoy día en las cadenas de librerías, se compran en la internet, se estudian en cientos de universidades y se leen en miles de bibliotecas nacionalmente, explicó Karin Kiser, especialista en el mercado de libros en español en Estados Unidos.

``Los editores, especialmente aquellos en América Latina y España, están viendo el mercado [hispano] norteamericano con ojos bien abiertos y hambrientos. Las cifras están creciendo y ellos quieren estar aquí'', indicó Sally Taylo, corresponsal en las Américas de Publishers Weekly, el medio que reporta sobre la industria.

Aunque se desconoce el monto que mueve esta industria aún incipiente, los editores hablan de millones de dólares en ingresos. Los sellos no revelan cifras de ventas.

En Kensington, con su nueva línea Encanto, sus ejecutivos estiman vender inicialmente $1 millón mensual. La editorial está publicando 50,000 copias de cada uno de los ocho títulos, la mitad en una edición bilingüe, y el otro 50 por ciento de los libros sólo en español.

``La suma inicial es moderada pero el mercado va a crecer bastante'', dijo Zacharius. ``Es la punta del iceberg, vamos a ir publicando nuevas novelas cada mes''.

Simon & Schuster ha editado 50 títulos en español desde que en 1996 inició operaciones en este idioma. La editorial, además de publicar a autores hispanos, traduce algunos de sus best sellers al español. Angela's Ashes, de Frank McCourt, que vendió más de dos millones de copias en inglés, fue traducida al español con el título Las cenizas de Angela, y se imprimieron 25,000 copias.

Aunque esta cantidad de copias no parezca un número grandioso para las ediciones tradicionales en inglés, la cifra es alta para libros en español, explican expertos en la industria.

Editoriales extranjeras como Fondo de Cultura y Santillana han abierto oficinas en Estados Unidos. Santillana USA Publishing Company publica desde Miami literatura infantil y juvenil, y recientemente inauguró su línea de libros para adultos. De enero a julio de 1999, esta editorial vendió 130,000 ejemplares de libros infantiles editados localmente en español. De la serie para adultos, producida también aquí, Santillana ha expendido 47,000 copias, informó Leila Ahuile, directora de literatura de la compañía.

``Queremos publicar a autores latinos que viven en Estados Unidos; libros que hablen de la experiencia latina en el país'', señaló Ahuile, quien informó que Santillana USA va a lanzar este año 25 títulos nuevos de una serie infantil de 49 libros por Alma Flor Ada.

En la cadena Barnes & Noble, la sucursal con más libros en español hace cuatro años quizá poseía 300 títulos. Hoy, filiales como las de Miracle Mile en Coral Gables y West Kendall, tienen más de 5,000 títulos. Raquel Roque, distribuidora exclusiva de libros en español de B&N y quien posee un negocio de distribución de libros en Miami, estima que para finales de año habrá sucursales con más de 10,000 títulos y que la meta de la compañía es llegar a 20,000.

``El lector hispano en Estados Unidos está buscando mucha selección, ya no se conforma con tan sólo encontrar cualquier libro en español'', dijo la propietaria de Downtown Book Center.

La industria editorial estadounidense en español, no obstante, aún tiene camino por recorrer: no sólo por publicar en esta lengua va a lograr vender. Especialistas afirman que las casas editoriales nacionales deben ser innovadoras para enfrentar la competencia de las editoriales españolas y latinoamericanas, que por naturaleza publican extremadamente más.

Un estudio por Karin Kiser publicado recientemente en Publishers Weekly analiza cómo las editoriales nacionales y los vendedores de libros deben comercializar este producto intelectual en español. Penetrar el mercado hispano norteamericano, que tiene un poder adquisitivo de $348,000 millones, es una tarea que requiere una estrategia tan delicada como la diseñada para el mercado anglosajón, reza el reporte. ``El mercado aún tiene que hacerse'', concluye Roque. ``Siempre va a haber lugar para las editoriales de afuera, que son las que publican miles de títulos. Pero con un mercado que está creciendo tanto, hay espacio para todos''

dshoer@herald.com