Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Retos del Cuerpo Técnico de Vigilancia y Tránsito Terrestre en sus 45 años

José Antonio Rivas Leone

Viernes, 19 de octubre de 2001

Nuestro país, sociedad y economía tristemente muestran signos muy claros de contracción, estancamiento y ausencia de verdaderos equipos técnicos y, sobre todo, programas de gobierno y gestión que nos permitan aunque sea en un mediano y largo plazo vislumbrar escenarios económicos y societales positivos, de desarrollo y progreso. Realmente debemos reconocer qué difícil y delicada es la función y tarea de gobernar, y más aún acometer las decisiones y medidas que no sólo sean oportunas en el momento histórico, político, económico, social que vive el país, sino que, aparte de esto, estén sustentadas en el conocimiento, la competencia y la pertinencia, lo cual en conjunto repercuta positivamente en la mejora y progreso integral de todo el país.

En otras oportunidades hemos hecho referencia a la importancia que cumplen en el funcionamiento del Estado y en la propia evolución de la sociedad algunas instituciones. En este sentido, una institución que ciertamente ha dado sus frutos y tiene sobre sus hombros una tremenda responsabilidad, es precisamente el CUERPO NACIONAL DE TRÁNSITO TERRESTRE; organización esta que, el 16 de octubre de 2001 arribó a sus cuarenta y cinco años de vida institucional.

Dicha institución desde su adscripción al Ministerio de Infraestructura y particularmente en este último año, asume una serie de retos y desafíos en materia de reordenamiento institucional, actualización tecnológica y demás. La cifras de siniestros aumenta semana a semana no solamente por el hampa común, sino por accidentes de tránsito terrestre que dejan pérdidas humanas, morales, y económicas. Las debilidades del cuerpo son básicamente por escasez de recursos económicos, los petitorios, oficios y solicitudes diversas de dotación se tramitan pero no se les da curso, la gran mayoría de ellas quedan engavetadas y se ven pasar en lontananza, se le oye hablar al presidente Chávez del soberano, este último se está desangrando permanentemente en las viejas y deterioradas carreteras y autopistas de nuestra geografía nacional.

Nunca olvidemos que para la buena y eficiente marcha de cualquier institución se debe contar con recursos humanos, económicos, técnicos. Asimismo, la institución debe contar al mismo tiempo con un plan de trabajo y desarrollo en el que estén contempladas las líneas maestras, coordenadas y objetivos a desarrollar por parte de la misma, incluyendo etapas, los recursos con que se cuenta, los procesos y las competencias a desarrollar por cada dependencia dentro de la institución.

El Cuerpo Técnico de Vigilancia y Transporte Terrestre dirigido por el Coronel (ej) Quero Vallecillos conforma sin lugar a dudas una institución que ciertamente asume una tremenda responsabilidad en un país convulsionado, donde lamentablemente se observa cada día el crecimiento del hampa, del crimen organizado, de la inseguridad y de crecimiento por la propia situación crítica de una serie de flagelos, incluyendo el hurto de vehículos, la extorsión, el secuestro, etc. En este sentido, la dirección del Cuerpo de Vigilancia de Tránsito Terrestre le corresponde no sólo ser una institución de supervisión, control, vigilancia y sanción, sino además de prevención.

El Cuerpo de Vigilancia de Tránsito Terrestre lleva en su haber con unas cuantas décadas de trabajo mancomunado y experiencia profesional. Fue fundado un 16 de Octubre de 1956, adscrito para ese entonces al Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) y el espíritu de su creación no es otro que el de “vigilar y controlar la circulación de los vehículos terrestres y de peatones, así como velar por el cumplimiento de la normativa legal que regula el tránsito automotor en Venezuela y proporcionar al mismo tiempo niveles aceptables de seguridad vial y ciudadana”.

Sin embargo, paralelo a los cambios y transformaciones políticas, económicas y sociales experimentadas por el país y su sociedad, también asume los cambios y los desafíos que trae consigo lo anteriormente planteado. Tanto técnica como organizativamente se ha planteado siempre adecuar a la institución y cuerpo a las propias necesidades, requerimientos y demandas sociales que se registran particularmente en el inicio del nuevo milenio.

Como Cuerpo Nacional que le corresponde básicamente el cumplimiento de la normativa legal que regula la materia de tránsito automotor en Venezuela, tiene dentro de sus principales funciones y atribuciones por Ley:

  • Realizar labores de vigilancia y control de la circulación de vehículos y peatones en todo lo largo y ancho del territorio nacional;
  • Mantener las vías públicas libres de obstáculos que dificulten el tránsito e impedir la circulación de vehículos que no cumplan con los requisitos exigidos por la Ley de Tránsito Terrestre, el Reglamento y demás disposiciones que rigen la materia;
  • Asimismo le corresponde coordinar la acción de los otros cuerpos militares o policiales que cumplen labores de vigilancia (incluyendo las recientes y anarquizadas policías viales municipales) impartiéndoles las instrucciones relativas a las normas generales de funcionamiento en la materia;
  • También es de suma importancia la labor en cooperación con la Guardia Nacional, Policías Estadales, PTJ, DISIP y demás cuerpos encargados de la lucha contra el hurto de vehículos y crímenes afines;
  • Le corresponde dirigir y entrenar a los patrulleros Escolares dentro del Programa de Educación Vial;
  • Asesorar a los gobernadores, alcaldes y demás representantes en materia de tránsito terrestre;
  • La instrucción cómo órgano de Policía Judicial en materia vial de los expedientes relativos a accidentes de tránsito.

No podemos desconocer que unas cuantas veces hemos juzgado negativamente o hemos criticado a dicha institución, naturalmente por causa de una diatriba o contratiempo con algún funcionario, pero negar que conforma una institución centrada, planificada, altamente profesionalizada, con un ambicioso PROGRAMA DE DESARROLLO INSTITUCIONAL que aspira permanentemente una institución más integral y más en sintonía con los adelantos científico-tecnológicos adaptándose a Normas de Avanzada (la nueva Ley de Transporte) con el fin de seguir siendo una institución que juega y asume día a día su rol protagónico.

A sus cuarenta y cinco años de vida institucional, si bien es cierto celebra unos cuantiosos logros y avances en materia de tránsito y transporte, no es menos cierto que las limitaciones siguen presentes, dado la escasez de recursos económicos, técnicos, instrumentales, y operativos que frenan o de alguna manera inciden directamente el un mejor desempeño institucional.

Los nuevos momentos y situaciones exigen de un cuerpo no sólo altamente calificado y profesionalizado, sino además altamente dotado (patrullas, motos, computadoras, satélites, radios portátiles y excelente asistencia social del funcionario) que en conjunto se traduzca repito en mejores logros, en un mejor servicio y naturalmente en mejores niveles de seguridad vial y ciudadana.

La sistematización y automatización de algunos servicios son un hecho. Sin embargo, queda mucho por hacerse. En muchos comandos y unidades regionales se observa lamentablemente una serie de deficiencias y carencias en materia de tecnología, recursos técnicos e instrumentales, “lo que sí nunca falta es el espíritu de trabajo y mística”, ingredientes fundamentales para el desarrollo y buena marcha de una institución como la de tránsito terrestre.

La gestión desarrollada a partir de abril del 2000 por el Coronel Quero Valecillos ciertamente está dando sus frutos, muy pronto habrá que incorporar e integrar al propio funcionamiento del Cuerpo Nacional de Vigilancia de Tránsito Terrestre la Nueva Ley de Tránsito Terrestre en concomitancia con el Reglamento y el propio Código Orgánico Procesal Penal (COPP) y la Constitución Bolivariana de la República de Venezuela. De manera que existen instituciones y gestiones que nuevamente nos demuestran lo exitosos que podemos ser, al mismo tiempo queda demostrado que las instituciones no por el hecho de ser publicas deben ser automáticamente deficitarias e ineficientes. Por ello merecen todo nuestro apoyo y crédito.

Finalmente no podemos dejar de hacer referencia a una unidad en particular, nos referimos específicamente a la Unidad N° 62 con Sede en Mérida. Dicha unidad en este último año ha sido dirigida por el Abogado y Comisario Antonio José Parra Rodríguez, quien se ha destacado por el profesionalismo, la calidad humana, la mística y naturalmente su altísima preparación no sólo en el área de su oficio (Derecho Administrativo, Penal y Tributario) sino además, cursante de la Maestría en Ciencias Políticas de nuestra Universidad de Los Andes. La Unidad N° 62 a cargo del Comisario Antonio José Parra Rodríguez, lamentablemente no cuenta prácticamente con una decente asignación presupuestaria, las deficiencias en materias de equipos, patrullas y demás destacan ampliamente. Sin embargo, lo que merece recalcarse es el espíritu de servicio, el cual se superpone a estas deficiencias, que como hemos señalado afectan el buen desempeño institucional y funcional de la Unidad.

En su corta pero fructífera gestión a implementado una serie de operativos, dispositivos no sólo para penalizar o sancionar, sino de tipo preventivo y educativo que junto a otras actividades, se traduzcan en menores niveles de accidentes a lo largo y ancho del Estado Mérida. Al mismo tiempo el Plan Regional implementado por la Unidad N° 62 coordinada por Antonio José Parra Rodríguez y los oficiales Elimenes León Vela y Marcos Quiñónez Jaimes, tiene como vértice contar con mayores niveles de seguridad vial y sobre todo lograr una institución notablemente más eficiente puesta al servicio (como debe ser) de la ciudadanía merideña. De manera que el servicio, la pulcritud y el profesionalismo de dicha gestión, debe ser apoyada no sólo por parte de nuestra ciudadanía, sino y muy importantemente por parte del Ministerio de Infraestructura, encargado de dotar instrumental y técnicamente a dicha institución tanto regional como nacionalmente.

El autor es Politólogo – Magíster en Ciencia Política.

Contacto: joseriv67@hotmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 
El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

 
Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

 


Política


 
Indeseado show de diálogo

Indeseado show de diálogo

 
Carta al general Miguel Rodríguez Torres

Carta al general Miguel Rodríguez Torres

 
Después del encuentro de Miraflores

Después del encuentro de Miraflores

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor