Caracas, Jueves, 24 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Fonacit

Jaime Requena

Miércoles, 10 de marzo de 2010

Se equivocan quienes piensan que el Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (FONACIT) ha sido el sucesor operacional y, por ende, equivalente al respetable Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONICIT) del siglo pasado ¡Ni en sueños!

CONICIT fue encargado de diseñar y ejecutar programas académicos que resultaron tan efectivos como eficientes fueron las políticas públicas que implementó. Su palmarés fue haber conformado el sistema de investigación e innovación venezolano. Doce años después de su desaparición, sus éxitos siguen tan a la vista como lo fueron vigentes décadas atrás. CONICIT invirtió unos 4 mil millones de dólares para llevar la ciencia nacional de casi nada –lo que teníamos durante la dictadura de Pérez Jiménez– a los niveles de excelencia que pudimos exhibir a finales del siglo pasado. La democracia creó las facultades de ciencia, construyó el IVIC, CIEPE, FII, IDEA e INTEVEP y formó a cuatro mil doctores investigadores en las aulas de sus universidades autónomas.

Aunque el CONICIT tuvo sus fallas, ellas nunca podrían haber justificado el pérfido sino que el chavismo le ha propiciado; ser sustituido por un parapeto sin nada que mostrar. Las respuestas a un par de interrogantes revelan la patética nulidad del FONACIT.

La primera, ¿cómo es posible que durante los casi doce años de revolución bolivariana y habiendo sido invertido en CyT una cantidad similar a los recursos económicos que administro el CONICIT durante la Cuarta República, la percepción generalizada sea que el financiamiento no llega a los mesones de los laboratorios? Obviamente, el FONACIT no ha hecho su tarea. Tanto, que hasta permitió que otros tomaran su área de competencia, como lo hizo la Misión Ciencia. Quinta columna del oscurantismo diseñada para torpedear los fundamentos conceptuales del mundo académico. 

¿Cómo se pudo llegar e ese estado? La explicación tiene mucho que ver con el liderazgo, carencia que queda evidenciada ante una segunda interrogante ¿Alguien recuerda el nombre de algún Presidente(a) del FONACIT? La respuesta es simple; no. Sin embargo, muchos recordamos las acciones de Presidentes del CONICIT, como Roche, Layrisse, Obregón, Palacios Pru o Avalos. Verdaderos líderes académicos que se esforzaron en constituir una estructura técnica, sustentada en el trabajo experto de unas ‘Comisiones de Areas’.

CONICIT se podía vanagloriar de contar con instancias directivas de las que nadie fue excluido por razones ideológicas y conformadas por calificados científicos en representación de las mejores instituciones de la ciencia y tecnología venezolana. CONICIT fue una organización de, para y por la investigación. Por ello, es que logró llegar hasta donde lo hizo.

Contrariamente, la exclusión ideológica, la ausencia de saberes y la negación de la experiencia, son los responsables directos de la postración del FONACIT. Su rediseño debería ser la gran tarea al revisar la LOCTI.

conciencia.talcual@gmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Sudán del Sur indulta a la mayoría de los supuestos golpistas

Sudán del Sur indulta a la mayoría de los supuestos golpistas

 
Israel suspende negociaciones de paz tras acuerdo entre grupos palestinos

Israel suspende negociaciones de paz tras acuerdo entre grupos palestinos

 
“Quiero llevar mi testimonio por el mundo

“Quiero llevar mi testimonio por el mundo", dice la mujer del milagro de Juan Pablo

 


Política


 
Diálogo

Diálogo

 
Consideraciones en torno al “diálogo”

Consideraciones en torno al “diálogo”

 
Comisión de la mentira

Comisión de la mentira

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor