Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Sociedad

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

“San José y la Virgen, la mula y el buey fueron los que vieron al Niño nacer”

Luis Alberto Machado Sanz

Viernes, 14 de diciembre de 2012

Por otra parte, acaba de suceder algo similar con lo de la mula y el buey del pesebre. Mediáticamente se armó un nuevo escándalo en torno a que supuestamente Benedicto XVI había suprimido la mula y el buey del pesebre, fue un escándalo mucho más amarillista y sensacionalista que lo del limbo







   Foto: Google

En 1977 iba en tren de Ginebra a Roma; era por la Semana Santa y me tocó al lado un sacerdote- periodista italiano que trabajaba en el periódico L'Osservatore Romano. Era la época de Pablo VI. Pues bien, por esa época Pablo VI había tenido trastornos de salud (Pablo VI murió en agosto de 1978).

Pues bien, el sacerdote-periodista me contó que él tenía un buen amigo dueño de un periódico en Roma al que permanentemente le suministraba información de cómo iba la salud del Papa Pablo VI; lamentablemente, el sacerdote-periodista durante un cierto un tiempo le tuvo que informar a su amigo empresario de periódico que el Papa estaba enfermo, pero un buen día le dijo lleno de alegría y euforia le informó que el Papa Pablo VI ya se había curado y que estaba otra vez bien de salud.

Pero es el caso que el amigo le hace un gesto de molestia y desaprobación.

 

Alarmado y estupefacto, el sacerdote-periodista le pregunta:

 

-“Pero, ¿usted no se alegra que el Papa esté ya sano y con buena salud?”

 

-“No”

 

“¿Y cómo se puede ser eso?”

 

“-Es que con el Papa sano no aumentan nuestras ventas de periódicos pero con el Papa enfermo aumentan muchísimo”.

 

Esto es el típico caso de amarillismo, explotar mediáticamente un hecho doloroso para vender, tal cual la enfermedad de un Papa, etc.

 

Por otra parte, recuerdo que nos enseñaron la existencia del limbo, así lo estudiamos en el Catecismo de Monseñor Arias. Era el Catecismo aquel por el que nos enseñaron en el colegio, el de preguntas y respuestas, el que tenía la cruz para tercer grado, el triangulo para cuarto, el círculo para quinto y el asterisco para sexto grado.

Haremos un breve comentario sobre Monseñor Arias Blanco:

Fue el arzobispo de Caracas que sacó la pastoral del primero de mayo del primero de mayo de 1957, en la que denunciaba los graves problemas de la clase trabajadora en Venezuela. En dicha pastoral se denunciaba que el gobierno de Pérez Jiménez acudía a la propaganda de inaugurar obras pero que a la vez no había libertad de prensa, y en consecuencia, se tapaba la inmensa pobreza, el analfabetismo, los muy bajos salarios, las enfermedades y las condiciones infrahumanas en que vivían la mayoría de los trabajadores venezolanos.

Dicha pastoral era leída por los sacerdotes en los púlpitos. Esto no le gustó al régimen de Pérez Jiménez y en consecuencia, cometió la inmensa torpeza de comenzar a poner presos a sacerdotes, creándole un problema nada más y nada menos que con El Vaticano y toda la estructura universal de la Iglesia Católica. Esto contribuyó mucho a lo que pasara en Venezuela el día 23 de enero de 1958. A Monseñor Arias lo llamaron “el obispo de la resistencia”.

Hace no mucho tiempo salió una noticia periodística donde se decía que el Papa Benedicto XVI había eliminado el limbo. Recuerdo haber leído titulares tales como estos:

“El Papa suprimió el limbo”

Esa noticia no fue verdad, por lo menos tal cual como lo reseñaron algunos medios de comunicación social. El limbo fue algo que inventó San Agustín. El limbo no está en La Biblia. Tampoco está en El Credo, ni fue proclamado por ningún concilio, tampoco fue declarado como dogma de fe por ningún Papa hablando ex cathedra.

Sin embargo, durante varios siglos se ensenó la existencia del limbo. Su Santidad, el Papa Benedicto XVI simplemente declaró que el limbo no existía, porque si hubiera existido, no hubiera podido haberlo eliminado. Ningún Papa puede eliminar lo que existe.

 

En este tipo de cosas no hay puntos medios, equidistantes o intermedios, o algo existe o no existe, pero no puede existir y no existir a la vez.

Si de repente el día de mañana un Papa se volviera loco y suprimiera el cielo o el infierno, no por eso quedarían suprimidos. Pero ese no es caso del limbo, Benedicto XVI declaró que nunca existió, y ya. Sin embargo, se formó un escándalo mediático sensacionalista en torno a la supuesta eliminación del limbo por parte de Benedicto XVI.

Por otra parte, acaba de suceder algo similar con lo de la mula y el buey del pesebre. Mediáticamente se armó un nuevo escándalo en torno a que supuestamente Benedicto XVI había suprimido la mula y el buey del pesebre, fue un escándalo mucho más amarillista y sensacionalista que lo del limbo:

“La mula y el buey quedaron desempleados”

“El Papa dejó sin trabajo a los vendedores de pesebre”

“Al ocuparse de los animales del pesebre, el Papa demuestra que se despreocupa del hambre, la pobreza, las guerras y demás saldos de la cristiandad” (Huffington Post).

Lo de la mula y el buey es como lo que dijimos del limbo. No puede haber punto medio: o la mula y el buey no estuvieron en el pesebre o lo estuvieron; si no lo estuvieron, el Papa simplemente declara que no lo estuvieron; pero si lo estuvieron, como de hecho estuvieron, y ya veremos por qué decimos esto, el Papa, jamás pudo haberlos eliminados, porque ni el Papa ni nadie puede cambiar la hechos del pasado.

Partiendo de lo antes dicho, sería lo mismo que decir que la Academia Francesa de la Historia declarara que la batalla de Waterloo no la ganó Wellington sino Napoleón.

Vamos a explicar qué fue lo que realmente pasó con la mula y el buey:

El Papa Benedicto XVI escribió 3 libros sobre la vida de Jesús, siendo el último de los tres el que acaba de publicarse sobre la infancia de Jesús. En la página 76 de dicho libro dice:

 

“El pesebre hace pensar en los animales, pues es allí donde comen. En el Evangelio no se habla en este caso de animales. Pero la meditación guiada por la fe, leyendo el Antiguo y el Nuevo Testamento relacionados entre sí, ha colmado muy pronto esta laguna, remitiéndose a Isaías 1,3: el buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño; Israel no me conoce, mi pueblo no comprende”.

 

Como se ve, Benedicto XVI dijo lo todo contrario a lo que injustamente se le achaca que supuestamente dijo. Es más, del texto anterior se desprende que el mismo profeta Isaías profetizó que la mula y el buey estarían en el pesebre, y mal podría un Papa pretender cambiar lo que dice La Biblia.

 

Sobre los hechos antes dichos, el periodista español José Antonio Fúster escribió un muy importante comentario:

 

“La infancia de Jesús” son apenas 130 páginas en una letra hermosa y con un interlineado abundante. Está escrito con sencillez y humildad. No es difícil de leer. Y, sin embargo, nadie que diga que, en el libro ‘La infancia de Jesús’, Benedicto XVI ha echado fuera del portal de Belén a la mula y al buey…

El Papa jamás ha dicho lo que dicen que dijo. De esas 130 páginas, el buey y la mula ocupan apenas una. Y en esa página el Papa escribe un texto bellísimo en el que reconoce que aunque el Evangelio no los menciona, la meditación, guiada por la fe con el apoyo del Viejo y del Nuevo Testamento, colma “esa laguna…

Los animales estuvieron allí y si se eligió representarlos por medio de un asno y una res, es por la meditación de la fe y los textos de Isaías, 1,3: “El buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño”…

Es más, el Papa asegura que esos dos animales son una representación de la humanidad, “de por sí desprovista de entendimiento” pero que ante el Niño, ante la humilde aparición de Dios en aquel establo, llega al conocimiento y recibe esa epifanía. El Papa asegura que el buey y la mula sí estuvieron allí.

La iconografía cristiana ha captado ya muy pronto este motivo. Sólo hay que saber leer a quienes representan el buey y aquella mula a la que “ninguna representación del nacimiento renunciará. Ni siquiera, por tanto, la representación que se haga en San Pedro. El Papa no renunciará ni a la mula ni al buey” (Fin de la cita)

Al momento de escribir estas líneas (12-12-12), leímos la siguiente noticia:

“ROMA, 10 Dic. 12 / 11:39 am (ACI/EWTN Noticias)- El tradicional Nacimiento (Belén o Pesebre) que se coloca todos los años en la Plaza de San Pedro, que aún se mantiene cubierto, contará entre sus imágenes con la mula y el buey, luego de la "controversia" generada por diversos medios de comunicación que desinformaron sobre lo escrito al respecto por el Papa Benedicto XVI en su libro sobre la Infancia de Jesús”

Por otra parte, San Francisco de Asís fue el inventor de la representación del pesebre. Este santo representó el pesebre con la mula y el buey, fue también un gran amante de los animales y de la naturaleza. No iba jamás a dejar por fuera a la mula y al buey.

Quisimos poner como título de este trabajo una estrofa de un aguinaldo que creara un obispo. El aguinaldo lo creó Monseñor Constantino Maradei Donato, primer Obispo y fundador de la Diócesis de Cabimas y tercer Obispo de Barcelona, Anzoátegui.

El aguinaldo se llama “Corre caballito, vamos a Belén

a ver a María y al Niño también”, y la estrofa dice: “San José y la Virgen, la mula y el buey

fueron los que vieron al Niño nacer”

Debemos celebrar La Navidad sin que sea eclipsada por el amarillismo mediático del escándalo de la mula y el buey, sino celebrarla en base a lo que nos dice el Evangelio:

“Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él” (San Juan 3,1)

“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (San Juan, 1-14)

 

@caballitonoble

 

 

machadosanz@gmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Mundo


 
Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

Lula viajará a España y Portugal y recibirá título honoris causa en Salamanca

 
El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

El papa presidirá su segunda vigilia pascual y bautizará a diez catecúmenos

 
Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

Putin quiere llegar hasta Kiev, la Jerusalén rusa, según Yevgueni Kisiliov

 


Política


 
Indeseado show de diálogo

Indeseado show de diálogo

 
Carta al general Miguel Rodríguez Torres

Carta al general Miguel Rodríguez Torres

 
Después del encuentro de Miraflores

Después del encuentro de Miraflores

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor