Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

En el país de los ciegos, el tuerto es el rey

Frank López Ballesteros

Martes, 11 de febrero de 2003

"La vida es un aprendizaje de renunciamiento progresivo, de continua limitación de nuestras pretensiones, de nuestras esperanzas, de nuestra fuerza, de nuestra libertad". Henry F. Amiel

A partir de la toma de posesión del Presidente Chávez en 1999, los venezolanos jamás creyeron que el panorama del país se iba a ver tan trocado como se encuentra en estos momentos. Estamos en los tiempos donde muchos catalogan a los medios informativos como parciales y subjetivos, pero es la realidad de Venezuela y no otra la que transmiten los medios de comunicación venezolanos. Ciertamente cuando oímos en el pleno del extinto Congreso Nacional el juramento de Chávez, que a parte de ser rotundo, abría las supuestas puertas hacia una revolución favorable, próspera y equitativa, abría también las puertas a una “revolución bonita” que se llevaría a muchos enemigos por delante.

“Juro ante esta moribunda constitución”... escuchaban los venezolanos sorprendidos aquel 2 de febrero al que “es” y “por ahora” sigue siendo Presidente Constitucional de la Republica Bolivariana de Venezuela, porque hasta logró cambiar el señor Chávez a través del referéndum consultivo del 16 de diciembre, que a pesar de los deslaves de Vargas en esa misma fecha, de República de Venezuela vinimos a ser “Bolivarianos”.

No todo en estos cuatros años de gobierno ha sido malo, algo por lo menos se puede agradecer: La clase media venezolana en el 2000, se vio favorecida con los “chavitos” automóviles hechos a la medida de los menos favorecidos. La creación del Banco de la Mujer y el Banco del Pueblo, fueron un hálito para los venezolanos sumidos en el hambre y el abandono que trajo como consecuencia esos 40 años que tanto recuerda el primer mandatario. “Los 40 años podridos”. No todo en esos 40 años fue tan malo, allí están marcados los momentos más prósperos de la economía venezolana.

Cuando Hugo Chávez toma posesión de la Primera Magistratura, la adopción de la nueva Constitución Bolivariana —que ratificaba por primera vez en años de democracia los Tratados Internacionales con respecto a Derechos Humanos— y la participación de las comunidades indígenas en las decisiones del país, Chávez se anotaba un punto a su favor y un cambio sin precedentes a la historia de Venezuela.

Se abren Escuelas Bolivarianas con la promesa de que “toda persona tenga derecho a una educación integral de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades”; pero también la idea era otra. Desacostumbrar al pueblo venezolano que cada mes y sin trabajar recibía un subsidio que según los padres, servía para “alimentar a sus hijos y darles educación”. En muchos casos, esto no ocurría. Ahora con estas escuelas bolivarianas, desayunan, almuerzan y se educan los niños de Venezuela. Tres en uno ¡que más quieres!.

Si todo hubiese sido así de perfecto como en los dos primeros años de gobierno, fuéramos la Suiza de América y la envidia del mundo; pero la gente no se queja si no le dan razones.

Se habla de ética periodística “por que los medios no dicen la verdad”. La verdad no la dicen otros, y todos lo saben, por eso, hablemos del presente después de haber vivido el pasado.

La historia política, social y económica de Venezuela ha sufrido un cambio tan rotundo que ni los especialistas de lo “contemporáneo” saben explicar lo que está pasando. La historia no se repite, se parece.

Uno de los errores más contundentes que ha cometido el señor presidente en sus cuatros años de gobierno, es haberse creído el dueño de Venezuela. Haberse creído que en vez de habérsele dado la banda presidencial, le dieron el papel de propiedad que decía “Eres el dueño de Venezuela, haz lo que te dé la gana”. Todos sabemos que ni él ni nadie es dueño de Venezuela. Los dueños de Venezuela son los que luchan con pasión y fuerza para salir adelante, no al que le colocan una banda amarilla, azul y roja cada 6 años.

Repetitivas cadenas presidenciales de hasta 5 horas de duración que exponían a cada momento lo mismo, hastiaron la paciencia del venezolano. La relación con los tiranos políticos que existen y la “donación constructiva” de miles de barriles de petróleo para alimentar la revolución de Fidel, que en 45 años lo que ha hecho es llevar al pueblo cubano a comer judíos y cristianos diariamente, sólo por mantener un capricho que dentro de poco a manera de seguir, caerá como un castillo de naipes, fue otro detonante negativo en contra de Chávez. Eso no es revolución. Eso es miseria hambre y corrupción. La idea de reformar el Estado, desafortunadamente se le fue de las manos, la autoridad se concentró en un sólo poder y vemos ahora que el presidente no tiene que pedir ni permiso para emprender viajes de estado, algo que en gobiernos anteriores tenía que ser aprobado por el parlamento.

Para aquellos que aún vanaglorian el régimen de Fidel Castro, les hago una pregunta: ¿Ustedes sabían que Fidel usa como excusa de su tremendo fracaso un presunto bloqueo del imperialismo, cuando su Canciller Pérez Roque se jacta de que Cuba tiene relaciones comerciales con 115 países, y que recibe créditos preferenciales de la Banca de la Unión Europea, y que realmente lo que pasa es que Cuba no tiene nada que vender, ni con qué pagar, que sus industrias son muy atrasadas en tecnología, con excesiva burocracia por el enorme desempleo, dirigidas por líderes políticos y personajes fieles a la revolución en vez de una Gerencia Profesional, que son improductivas y no pueden competir internacionalmente?

OH ¿ustedes sabían qué Cuba es el último reducto de un sistema que fue sacado a patadas por el pueblo de Europa Oriental y que los habitantes de esos países consideran que aquello fue una pesadilla que no quieren recordar jamás?

Embriagar la mentalidad del venezolano con ideas marxistas fue otro error de Chávez. El luchar contra las clases pudientes no es una revolución, sino el decaimiento del progreso. Pareciera que oyese al presidente arengando sobre las clases sociales con frases del discurso de Marxs. “La lucha del proletariado contra la burguesía, aunque en el fondo no sea una lucha nacional, adquiere, sin embargo, al principio tal forma naturalmente, que el proletariado de cada país debe acabar antes de nada con su propia burguesía para lograr la revolución’’. Todo este retrogrado pensamiento puede ser cuestionable en momentos donde se busca la integración y el fortalecimiento de los pueblos. Podemos agradecer con ese tipo de disertaciones que ahora “sí” la sociedad venezolana valora su país de una forma admirable. La colectividad se ha unido, y los tricolores patrios junto con un “yo amo a Venezuela” ya son sustituidos por las franelillas que decían “I love NY” o “I stayed in Disney”.

Han sido muchas las catalogaciones y seudónimos que ha tomado este gobierno es sus 4 años. El mantenimiento de grupos armados, ahora llamados “círculos violentos’’ es una prueba evidente que el dinero del Estado no ha sido destinado para lo que debe ser. Los hospitales venezolanos reciben las limosnas del gobierno como si fueran centros de diversión. El Pérez Carreño, El Ídice o el Domingo Luciani, cuentan sus días como lo cuentan la mayoría de las infraestructuras sanitarias del país. No es mentira, los invito a que vayan a un hospital venezolano y pidan algún analgésico superior a las tres unidades tributarias para ver qué les dice un médico o una enfermera: “no hay insumo, tiene que dirigirse a otro centro’’.

Señores, no es parcialidad. Es la realidad

Ahora en estos tiempos donde se arenga acerca de los derechos plasmados en la Constitución venezolana y en la carta sobre Derechos Humanos de la ONU, el gobierno se enriquece con las enfermedades de su pueblo. El cobro de tributos a los pacientes que acudan a clínicas privadas porque los hospitales del país a veces NO SIRVEN, es un bien para el Estado que a partir de enero de 2003 entró en vigencia. Es un acto que tiene indignada a la sociedad venezolana.

En discursos destructivos el presidente ha atacado a los medios de comunicación de una forma tal, que ahora una máscara y un chaleco anti- balas son el uniforme de los ”perros guardianes de la sociedad’’: Los periodistas. La destrucción a plantas televisivas y la agresión a medios impresos “ son la muestra de poder de esta revolución” ¡ Que horror!.

Dicen los revolucionarios que se ha perdido la “ética” en el periodismo venezolano. No se ha perdido, se ha realzado. No en todos los medios, pero sí en algunos. “Sin una ética común, una profesión no existe. Sin una ética común no existe la profesión periodística” dijo Ortega y Gazze una vez. La verdad se evidencia hoy en día.

En estos momentos el mundo que se informa está a la vista de los venezolanos, esa información de la cual tanto hablamos, muestra en carne y hueso, con nombres y apellidos, los protagonistas de los “hechos en pleno desarrollo”. La verdad esta allí, y es lo que percibimos todos nosotros.

De 2002 hacia estos tiempos se habla de una acérrima oposición y de un pueblo que pide cambios de bien para mejor, no de mal para peor. La cobertura de la crisis venezolana en periódicos y medios como The New York Times, The Washington Post, Le Monde, The Guardian o la TVE y CNN, entre otros canales, no satisfacen a la oposición venezolana: Es ignorante, simplista o Chavista. Se criticó al influyente diario de New York por considerar que Hugo Chávez es “Controvertido, arbitrario, propenso al autoritarismo, pero no un tirano”. Tampoco gustó que aconsejara a sus adversarios esperar al referéndum revocatorio del próximo agosto para intentar una salida del presidente; pero si es que la crisis venezolana se ha hecho tan alarmante que ahora estamos postrados frente a los televisores con el terror de ver más inocentes muertos por este “proceso” que lo único que ha traído es muerte y desesperación. Aún así, el oficialista siguen hablando de los 40 años y de las cúpulas podridas. Presten un poco de atención a esta historia que vivió la Alemania de hace 60 años y que escribió Olga Lengyel en su libro “ Los Hornos de Hitler’’. Verán que algo de esto se les hace parecido:

“...Era tristemente irónico el hecho que judíos y cristianos pudientes hacían fuertes donativos al partido de Hitler en la esperanza de que, una vez realizados sus anhelos, Alemania no caería en el comunismo. Estos donantes ingenuamente creían que toda esa palabrería de Hitler y sus seguidores acerca de descartar al Dios cristiano, y la persecución de los judíos eran golpes de sensacionalismo. Tales ideas paganas no llegarían a realizarse, pues había alrededor de ochenta millones de alemanes que a la hora que quisieran podían derrocar al grupo de chiflados que los gobernaban. ¡Que poco sabían estas personas que las masas siempre dan la bienvenida al lobo disfrazado en la piel de borrego! Que poco conocían del significado “ circo y pan para la gente”

Hitler desempeñaba su tarea a perfección, la diversión la proporcionaban en mítines populares, celebración de conquistas del ejército, la quema de libros, objetos sagrados y misteriosas procesiones con antorchas. Hitler ofrecía mucho más que un simple trozo de pan al pueblo alemán, todo el comercio, la agricultura y la industria de la sojuzgada Europa estaban al servicio de Alemania. En correspondencia a esto, el pueblo intoxicado con las victorias alemanas, aceptaba las teorías de Hitler...”

Venezuela entró en una etapa donde esta ÚLTIMA huelga general, convocada por la Coordinadora Democrática (CD), la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y la Federación de Cámaras (FEDECAMARAS), que ahora con la fallida convocatoria a elecciones en el mes de febrero, que fue rechazada por el Tribunal Supremo de Justicia, debían ser estos los mecanismos más idóneos para llegar a una pronta solución sin la necesidad de que haya más derramamiento de sangre. Aún no estamos preparados para lo peor, pero ya lo estamos haciendo. No estaremos marcados en las profecías de Nostradamus, pero muchos sabían a lo que iba a llegar este gobierno. Ya por el centro de Caracas se ven cuadros de Simón Bolívar desenvainando un rifle y un machete, ya estamos en los días donde la paciencia del venezolano se está haciendo pequeña.

La crisis económica que ha acarreado el Paro General ya está tocando las puertas del Banco Central. La devaluación de la moneda se ha hecho más acérrima en el mes de enero con un dólar que ha alcanzado los 2500 bolívares, un golpe fuerte en los bolsillos del venezolano. Esto nos obliga a pensar los momentos que nos embargan. La moneda venezolana se ha derrumbado 24,3 por ciento ante el dólar en lo que va de año y 4 puntos más desde el pasado 2 de diciembre, cuando comenzó dicho Paro General, que exige la renuncia del presidente Chávez y que redujo drásticamente las actividades petroleras, de cuyos ingresos depende la economía del país. El gobierno ha tenido la necesidad de llamar a un Control de Cambios para mermar la situación. Por eso, no sólo debemos “sembrar el petróleo, sino todo lo que tenemos.

La última vez que Venezuela había sufrido un control como este fue durante el gobierno de Caldera, para hacer frente a una fuga de capitales en medio de una grave crisis bancaria, sin olvidar en 1983 el “viernes negro” de Luis Herrera Campins.

Hace pocos días celebramos 45 años de democracia, después de haber derrocado a Marco Pérez Jiménez aquel 23 de enero de 1958. Carlos Ortega, presidente de la CTV y uno de los convocantes al Paro General escribía en un diario venezolano: “Los políticos, en ocasiones, estimulan nuestra misericordia con un cúmulo de hipócritas zafiedades, como aquella que pretendía normar nuestra conducta, cada año, un día como hoy. “El pueblo nada tiene que celebrar el 23 de Enero”, se proclamaba con la mayor desfachatez de gesto y de palabra. Pero la historia, por encima de la cual no se puede pasar impunemente, hace posible que la misericordia ceda su lugar al infinito asco. Quien prodigó loas al ex dictador de Michelena, cumpliendo gozoso el ritual de visitarlo en su mansión madrileña, ahora auspicia una costosísima “rumba” para festejar su caída ¿No se percibe en medio del jolgorio una sensación de cadáver prematuro?” Palabras que rechazo rotundamente.

Aquel 23 de enero los venezolanos mostraron su coraje ante el tirano y aprendieron a vivir en paz y en democracia. A partir de ese día acabaron las humillaciones y las privaciones con el pueblo. Que las palabras de Ortega vengan de esta forma porque el Tribunal Supremo venezolano rechazó la medida de referéndum consultivo, y su odio a los poderes del estado sean fuertes, no quiere significar que no se deba celebrar el 23 de enero. Algo si es cierto, si se hubiese aprobado el referéndum las expresiones de Ortega fueran otras.

La participación de la Comunidad Internacional en la crisis venezolana no se ha hecho esperar. Luego de la poca efectividad que vemos en la Mesa de Negociación y Acuerdos con la participación del Secretario de la OEA, un “Grupo de Amigos de Venezuela ”, mecanismo de la diplomacia preventiva, trata con la cooperación de varios países buscar una pronta salida a esta álgida situación que está embargado a todos por igual, de por sí, siendo la única salida la vía electoral, incluso esta aseveración la hizo el ex presidente Jymmy Carter, en su visita de hace días. El “firmazo” es la última carta dentro de las vías democráticas se está jugando la oposición. Con esta propuesta que ya tiene resonancia internacional se quiere llegar a una enmienda constitucional, a la Asamblea Constituyente, al referendo revocatorio del mandato del presidente Hugo Chávez y de algunos parlamentarios del partido de gobierno (Movimiento Quinta República, MVR) sin dejar de lado la abrogación de 47 de las 49 leyes de la Ley Habilitante, entre otras cosas.

Estamos mal, pero vamos bien

Todavía quedan ciegos que pueden ver, pero no lo hacen. Lo que nos queda es seguir luchando por una mejor Venezuela y aprender de lo malo para ir a lo bueno, si no, aquellos que no quieren cavilar, láncense al río y dejen que la corriente los arrastre a la tribulación infinita por no querer admitir el verdadero presente. “En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados ni los buenos recompensados. El éxito se los llevan los fuertes y el fracaso se le es impuesto a los débiles” decía Oscar Wilde en su célebre libro El retrato Doriam Gray. Muchas páginas de historia nos quedan por llenar y muchos son los protagonistas que nos quedan por conocer, de resto, escribamos del hoy sin olvidar el ayer, recordándonos que no somos débiles sino que somos VENEZUELA.

email:Frank_uma@hotmail.com

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Zulia: Machado acompañó a jóvenes del campamento de Justicia y Libertad

Zulia: Machado acompañó a jóvenes del campamento de Justicia y Libertad

 
Tribunal venezolano formaliza detención de un supuesto agente estadounidense

Tribunal venezolano formaliza detención de un supuesto agente estadounidense

 
Candidatos a San Diego formalizarán sus inscripciones

Candidatos a San Diego formalizarán sus inscripciones

 


Sociedad


 

El jardín

 

A propósito de López Contreras

 

Gabo

 

blog comments powered by Disqus

 

Columnista:

 

Frank López Ballesteros

Ver perfil
Ver artículos


Sobre Autor