Caracas, Sábado, 19 de abril de 2014

Sección: Política

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

La nueva OPSU

Iván Olaizola

Viernes, 23 de junio de 2006

En el día del Ejército, forjador de libertades, recordamos al General Manuel Bereciartu Partidas, ex Comandante General, recién fallecido. Militar probo ¿Habrán otros?

Como consecuencia de la grave situación que se vivía en algunas universidades del país, en especial en la UCV, que se había convertido en un centro guerrillero con el supuesto apoyo de algunas de sus autoridades, el gobierno de Caldera propuso al Congreso Nacional una reforma de la Ley de Universidades. Aun cuando la Dirección Nacional de Acción Democrática acompañó esta propuesta, muchos adecos que detentábamos cargos de dirigencia universitaria nos opusimos a ella. La reforma atentaba contra la Autonomía. Era peor el remedio que la enfermedad, pensábamos. Al final se promulgó una reforma parcial de la Ley, en septiembre de 1970, pero se lograron minimizar los efectos negativos sobre ese principio universal. El Consejo Nacional Provisorio produjo la destitución del Dr. J.M. Bianco, rector de la UCV. Siempre he mantenido que si algo tuvo de positivo la reforma de Ley de Universidades, fue la creación de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU). Oficina que me tocó dirigir a partir de 1975, cuando reemplacé al Dr. Eduardo González Reyes, director fundador de esa oficina demócrata y universitario a toda prueba, hasta 1979, cundo le entregué al Dr. Antonio Luis Cárdenas, otro venezolano y universitario íntegro.

El artículo 22 de la Ley de Universidades creaba la OPSU y entre sus funciones se le estableció el servir de Ofician Técnica del CNU, hacer el cálculo de los recursos humanos de nivel superior, proponer lo modelos de organización y las alternativas de la magnitud y especialización de las universidades y asesorar a las Universidades Nacionales en la elaboración y ejecución de sus presupuestos programas. Oficia que venía a ser de gran ayuda para las universidades. Así lo fue por muchísimos años. Además de los ya mencionados estuvieron al frente de ella profesionales de trayectoria universitaria: César Briceño, Francisco Castillo, Elizabeth de Caldera, Alejandro Zahlout, Antonio Pimentel. La OPSU era un centro de investigación y elaboración de políticas y producción de estadísticas universitarias. Conducía el Proceso de Preinscripción Nacional y la Prueba de Aptitud Académica, además de todo lo concerniente a los aspectos presupuestarios y la asesoría permanente al sector universitario, apegada a lo dispuesto en la ley. No había contaminación político-partidista en su manejo. Los gobiernos respetaron su condición de oficia técnica. Indiferentemente de los cambios de gobierno o de Director, el personal profesional, de investigadores, administrativos y obreros tenían alta estabilidad.

A partir de 1999, al asumir la conducción del país el teniente coronel, es designado director de la OPSU el Dr. Luis Fuenmayor Toro, ex rector de la UCV, hombre con suficientes credenciales académicas y universitarias para ocupar ese cargo. Pero en poco tiempo el país sería otro. Se anunciaba una revolución. Había que barrer con todo lo anterior. Acabar con la IV. Destruir las instituciones. Empezar de nuevo. Y la OPSU no podía escapar de ello. Fuenmayor no solo se convirtió en un comisario político de la revolución sino que en forma arbitraria, apoyado o instruido por el Ministro de Educación, Héctor Navarro, asumió funciones y poderes mucho mas allá de lo que le establecía la ley. Llegaron tiempos difíciles para las universidades. Se intervinieron aquellas susceptibles de serlo. Se intentó por la vía electoral controlar las universidades no experimentales, llamadas autónomas, y al fracasar en el intento se trató de violentarles su autonomía. La comunidad universitaria le dio un parado rotundo a esas pretensiones. Pero el gobierno, a través de Fuenmayor, usaba entonces el presupuesto como arma para amenazarlas. La OPSU se convirtió en una supradependencia que quería manejar y controlar todo el sector. Muchos universitarios nos opusimos e hicimos las denuncias correspondientes. Otros, entre ellos algunas autoridades, se dejaron ganar por el miedo. Pero hasta el propio Fuenmayor, en un determinado momento, prevaleciendo en él su condición de universitario abandonó, o lo hicieron abandonar Pero el daño estaba hecho. Una “nueva” OPSU, estaba en marcha. La dirección de OPSU pasó a manos de alguien posiblemente revolucionario, pero desconocido en el sector universitario nacional y como esa oficina tiene sus exigencias, pasó lo que pasó. Por primera vez un director (a) de OPSU es destituido del cargo por presuntos hechos de corrupción y malos manejos. “El país se hunde, hagamos peso”, como decían hace unas décadas atrás, muchos de los que hoy desgobiernan.

Ioilaizola@cantv.net

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores


Nacionales


 
Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

Berrizbeitia: En Miraflores se derrocha el dinero de los venezolanos

 

"Batalla campal" obligó a suspender actividades religiosas en Chacao

 
Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

Andrés Velásquez: Un año de Maduro y Venezuela está en ruinas

 


Sociedad


 

Posdiálogo, como lo veo yo

 

Mi Venezuela de ayer y de hoy

 

El 19 de abril de 1810: Los mantuanos caraqueños y la defensa de su Rey Fernando VII

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor