Caracas, Miércoles, 23 de abril de 2014

Sección: Editorial

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

A echar el resto por Venezuela

Lunes, 8 de abril de 2013

Por poderoso que parezca un gobierno, por muchos recursos financieros que disponga a su libre arbitrio, nada ni nadie podrá detener la voluntad de un pueblo que desea vivir en paz y armonía

Se acabó el tiempo de la indiferencia y del cuestionamiento sobre lo que se pudo hacer y no se hizo. Ante la realidad de un país invertebrado, para tomar prestado lo expresado el siglo pasado por Ortega y Gasset, tenemos que valernos de la razón para que ésta sirva de motor a la emoción, para vencer el miedo que ha permitido que este engendro político teledirigido desde Cuba, convierta a Venezuela en una copia de la mal llamada isla de la felicidad.

La presencia activa de miles de personas en los actos públicos realizados por Capriles es motivo de esperanza, pero eso no es suficiente para lograr vencer al fraude sistemático organizado por las diversas maquinarias del actual Estado venezolano. Para lograr el éxito se requiere estar alertas, denunciar las irregularidades y el ventajismo, pero sobre todo apoyar de manera activa a nuestros testigos de mesa y no dejarlos solos al momento del conteo de los votos en cada una de las mesas electorales del país.

No se puede olvidar que en otros países de nuestra América lograron vencer a regímenes profundamente enquistados y con controles aún más perversos que los que hoy prevalecen aquí. Sólo basta recordar el triunfo, que se creía imposible, del pueblo chileno contra Pinochet, explicado de manera elocuente en la novela de Antonio Skarmeta “Los días del Arco Iris”. Otro ejemplo a no olvidar, fue cómo se logró derrotar al aparentemente invencible Fujimori.

Por poderoso que parezca un gobierno, por muchos recursos financieros que disponga a su libre arbitrio, nada ni nadie podrá detener la voluntad de un pueblo que desea vivir en paz y armonía, siempre y cuando se rompan las cadenas del miedo y se siga el ejemplo que Caracas y tantas otras ciudades han dado al salir en masa a luchar por la libertad y el progreso.


Política


 
Las cuatro falacias

Las cuatro falacias

 
¿La sexta república?

¿La sexta república?

 
Diálogo en retroceso

Diálogo en retroceso

 


Sociedad


 

El jardín

 

A propósito de López Contreras

 

Gabo

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor