Caracas, Jueves, 24 de abril de 2014


ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR

Venezuela: Embarazo adolescente, ¿dolencia de las mujeres?

Aline Castellanos - Rotativo de Querétaro - México

Martes, 8 de abril de 2008

Yurimi baja la voz y, como en secreto dice: “es que yo pensé que no me iba a pasar nada; que las primeras veces no pasa nada”. Pone las manos en su vientre y sonríe. En tres meses, Yurimi, de 15 años, dará a luz. Ella quiere que sea niña, “para consentirla” y ponerle los vestiditos que eran de ella y que su mamá guardó.

La muchacha acaba de abandonar la escuela secundaria, cosa que, según dice, no le importa demasiado. Su novio, de 19 años, hace dos meses que no la llama por teléfono. "Le dio miedo, creo, así son los hombres." Y luego, con una seriedad que casi choca con su rostro infantil, lanza una frase típica de las caraqueñas: "pero yo voy pa'lante, con él o sin él, a mi hija no le va a faltar nada".

Su casa, en un barrio caraqueño, es humilde, pequeña, donde habitan ella, su mamá, tres hermanos pequeños y una prima. La sobrevivencia corre a cargo de las tres mujeres, que se alternan para atender una tienda y un puesto donde se alquilan teléfonos celulares.

En Venezuela, una de cada cinco mujeres embarazadas es adolescente. El país ocupa el primer lugar en América Latina en embarazo precoz, con 20 por ciento de embarazos adolescentes, por encima de Nicaragua, que hace algunos años ocupaba el primer lugar latinoamericano, y muy por encima de Chile, con el porcentaje más bajo de la región: 10 por ciento.

Con orígenes como la falta de acceso a información y métodos anticonceptivos, abuso y violación sexual, falta de perspectivas de vida, pobreza y violencia, los embarazos de cientos de miles de Yurimi son, según el Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM), absolutamente prevenibles; más aún cuando resultan no deseados. Del total de embarazos en Venezuela, 50 por ciento no son deseados, de acuerdo con esta organización.

El fenómeno, calificado de grave por la Asociación Venezolana para una Sexualidad Alternativa (AVESA), no constituye un tema prioritario de la agenda de salud del gobierno federal, al decir de Mercedes Muñoz, presidenta de la organización, en entrevista con SEMlac.

"No hemos tenido un gobierno al cual le represente un asunto prioritario la sexualidad, informar, dotar de mecanismos para acceder a métodos anticonceptivos y frenar la violencia contra las mujeres", señala.

Para Muñoz, sin embargo, los logros de las mujeres en los límites jurídicos y en el diseño de políticas de gobierno son incuestionables: "tenemos leyes y políticas públicas muy completas que abordan los temas de derechos femeninos, principalmente en lo que respecta a una vida sin violencia", dice en referencia a la recién aprobada Ley contra la violencia hacia las mujeres.

Sin embargo, considera que la aplicación de estas políticas aún tiene carencias, "porque se aplican conforme a las voluntades, no como una política de Estado".

La gravedad del fenómeno estriba en que, por la corta edad de las embarazadas, se incrementan los riesgos de mortalidad y morbilidad materna; se eleva el costo social que implica la deserción escolar, el incremento de madres solteras y hogares sustentados sólo por mujeres, y se da continuación al círculo de la pobreza y la violencia, entre otros, señalan los informes de CELSAM.

Sobre la mortalidad materna adolescente, aunque en Venezuela no se cuenta con datos oficiales recientes, a nivel de América Latina, las defunciones por complicaciones obstétricas en mujeres entre 10 a 19 años ocupan entre el segundo y cuarto lugar del total de muertes femeninas.

Para las madres adolescentes, los riesgos más frecuentes son preclampsia, eclampsia, partos prematuros, productos pequeños, anemia, hipertensión arterial, endometritis puerperal, septisemia neonatal, abortos y desproporción fetopélvica debido a la inmadurez de la pelvis y dificultades respiratorias en el recién nacido.

Un problema que acompaña al embarazo adolescente es el aborto, añade Mercedes Muñoz. Tampoco hay una cifra certera, debido a su prohibición legal, pero por los datos que se tienen a partir de las adolescentes que llegan a los hospitales con complicaciones de un aborto incompleto, y por las cifras de mortalidad, se presume que tales complicaciones originan la tercera parte de la mortalidad adolescente femenina.

Los riesgos sociales están asociados tanto a la repetición de la pobreza y la violencia, como a la reproducción de estereotipos de género. "Tenemos una cultura de feminización del embarazo y de la crianza de los y las hijas", señala Muñoz, en la que es la mujer la que se embaraza y es la mujer la que cría a los y las hijas.

En Venezuela, al menos 60 por ciento de las madres son solteras y muchas de ellas fueron madres adolescentes, indica. El embarazo se mira como un fenómeno exclusivamente femenino, en el que el papel del hombre se reduce a la procreación, remarca Muñoz.

Tal situación genera una paternidad irresponsable, fenómeno que tampoco tiene una política de Estado que trate de revertirlo.

Especialistas en salud sexual y reproductiva consideran que las causas del embarazo adolescente se encuentran en factores como la falta de educación sexual y de acceso a métodos anticonceptivos; la inestabilidad familiar; el abuso y violación sexual; y una permanente influencia mediática que propicia una actividad sexual temprana.

Además, añade Muñoz, "tras el embarazo adolescente se encuentra también la falta de empoderamiento de las mujeres, que carecen de elementos para decidir sobre su sexualidad y su reproducción. Basta mirar la cifra del total de adolescentes con vida sexual activa: sólo 10 por ciento ha usado alguna vez un método anticonceptivo, y no de forma sistemática", añade.

En un ambiente de pobreza, el embarazo adolescente no hace sino perpetuarla: el abandono paterno -que es común-, la deserción escolar, la falta de empleos de medio tiempo, de centros infantiles (guarderías), entre otros, inciden en que la pareja o la madre adolescente, tenga menos asideros para acceder a una vida digna, señaló en sus conclusiones el Congreso Venezolano de la Mujer.

Así, mujeres como Yurimi, por ser adolescentes embarazadas y vivir en un contexto de pobreza, son más vulnerables personal y socialmente. Un atenuante en Venezuela parece ser la cobertura sanitaria que se estableció con la administración del presidente Hugo Chávez. La atención a la salud, en todos sus niveles, es pública y gratuita.

"Si bien la OPS afirma que "la fecundidad adolescente es más alta en países en desarrollo y entre clases sociales menos favorecidas, haciendo pensar que se trata de un fenómeno transitorio porque, de mejorarse las condiciones, podría descender", el hecho de que Estados Unidos tenga la tasa de embarazo adolescente más alta de los países industrializados (11,1 por ciento, según la OPS) coloca el tema de la inclusión de la sexualidad dentro del concepto de ciudadanía", afirma Muñoz.

La sexualidad, no obstante, no ha sido incluida dentro de este concepto, insiste Muñoz, por lo que -a su juicio- hace falta una política de educación sexual de carácter masivo y emergente.

Y añade: "El enfoque del fenómeno es insuficiente, hay una satanización de carácter moral, no una explicación de tipo social. Se dice que las adolescentes ‘salen' embarazadas porque andan de locas; no se mira el fenómeno en toda su dimensión social. El embarazo adolescente es una dolencia de la ciudadanía de las mujeres, y una lucha que está pendiente", asegura.


Nacionales


 
Zulia: Machado acompañó a jóvenes del campamento de Justicia y Libertad

Zulia: Machado acompañó a jóvenes del campamento de Justicia y Libertad

 
Tribunal venezolano formaliza detención de un supuesto agente estadounidense

Tribunal venezolano formaliza detención de un supuesto agente estadounidense

 
Candidatos a San Diego formalizarán sus inscripciones

Candidatos a San Diego formalizarán sus inscripciones

 


Política


 
Comisión de la mentira

Comisión de la mentira

 
Las cuatro falacias

Las cuatro falacias

 
¿La sexta república?

¿La sexta república?

 

blog comments powered by Disqus

 
Sobre Autor