Caracas, Jueves, 17 de abril de 2014

Sección: Bitblioteca

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR


Alocución con motivo de los 100 primeros días de gobierno


Hugo Chávez en La BitBlioteca
Personalidades y organizaciones políticas

CADENA NACIONAL
ALOCUCIÓN DEL PRESIDENTE

HUGO CHÁVEZ FRÍAS
CON MOTIVO DE LOS CIEN PRIMEROS DÍAS DE GOBIERNO

Caracas, 13 de mayo de 1999

Martín Pacheco: Señoras y señores, muy buenas noches, de inmediato la alocución del ciudadano presidente de la República, señor Hugo Chávez Frías en ocasión de celebrarse los primeros cien días de su gestión al frente del Estado venezolano. Acompaña al señor Presidente, el Gabinete Ejecutivo en pleno, representantes de la Comisión Nacional que estudia la Constituyente, representantes del Polo Patriótico y por supuesto los miembros del Alto Mando Militar.

Adelante, señor Presidente.

Presidente Chávez: Buenas noches amigos, buenas noches queridos compatriotas, mujeres, hombres y sobre todo buenas noches niños de Venezuela. Y por qué digo sobre todo niños de Venezuela, porque cuando hoy estábamos tocando dianas en el Palacio, recibiendo estos 100 días, estos primeros 100 días de gobierno, de este último gobierno del siglo XX y al mismo tiempo primero del siglo XXI venezolano, pues yo recordaba mucho a los niños de Venezuela, y es que a ustedes niños de Venezuela va dedicado todo este esfuerzo de tantos hombres y de tantas mujeres que, por voluntad del pueblo venezolano y con el favor de Dios, hemos llegado aquí, hemos asumido esta tarea inmensa, difícil tarea, dura tarea, pero hermosa tarea, de rescatar la Patria, nuestra Patria, la Patria de todos. Rescatarla del desastre en que la han sumido en estos últimos años.

Rescatarla, reconstruirla, ponerla bonita; y esa obra y esos logros y esas metas que Dios quiera que, y estoy seguro que así va a ser, logremos en estos días, en estos meses, en estos años que corren, todos esos logros, todas esas metas van dedicados única, especial y exclusivamente a ustedes niños de mi Patria, a ustedes niños de Venezuela, que son los dueños del futuro, los dueños de la Patria que viene.

Hemos llegado en el medio de todo este torbellino de cosas, en medio de esta etapa de cambios mundiales, de cambios epocales, en esta transición en marcha, hemos llegado a 100 días. Cien días difíciles, 100 días de haber asumido con mucha voluntad, eso si, con mucho tesón sin duda, porque cuando hay dificultades —decía el Padre de la Patria— pues los hombres del momento debemos armarnos de tesón, debemos armarnos de valor, debemos armarnos sobre todo de una gran constancia y de una inmensa voluntad. En este momento, venezolanos, si algo se requiere es voluntad, mucha voluntad, mucha persistencia.

Cien días son, debo recordarlo, los primeros cien días, porque esta mañana me puse a echar números, ustedes saben yo les he dicho que me gusta mucho la matemática, sacar cuentas como dicen, y bueno, cinco años, período previsto para esta primera fase de los gobiernos de transición y de transformación que vienen en lo adelante, pues esos cinco años son o implicarán 18 celebraciones, 18 veces cumpliremos 100 días. Esta es la primera, un poco así como las primaveras, esta es la primera primavera, serán 18 primaveras. Exactamente el día 7 de enero del año 2004 estaremos celebrando estoy seguro, Dios mediante, y que Dios nos acompañe pues siempre en este esfuerzo. Estaremos celebrando en el año 2004 —repito compatriotas— el 7 de enero de ese año por venir, estaremos celebrando los 18, las 18 primaveras, 18 veces cien días. Son 1.825 días, cinco años de gobierno, así que hemos dado apenas el primer paso, y este primer paso yo hoy quiero reflexionarlo con todos ustedes, pues no he venido aquí a adornar un discurso.

Me ha llenado de mucha satisfacción de verdad y se lo he dicho a este equipo de hombres y mujeres, el equipo de los ministros, viceministros, el equipo de gobierno, el equipo más cercano en estos últimos días de verdad que hemos dicho, anoche comentábamos que nos llena de satisfacción que en estos últimos días en Venezuela, desde hace unos 3 ó 4 días en verdad esta celebración o esta ocasión de cumplir 100 días el gobierno que dirijo, pues ha copado los espacios televisivos, de radio, de prensa escrita y en la calle, en el taxi, en el autobús, en la peluquería, allá en sus casas queridos compatriotas, pues ha sido como el tema de estos días. Eso ya de por sí es positivo, significa que el país está, ha entrado, en una fase irreversible de discusión, de conciencia, de análisis permanente de lo que ocurre.

Ahora, como ustedes saben también, a mí me gusta mucho recordar, es bueno recordar un poco de historia. Muy brevemente, recordemos los 100 días del Gobierno que comenzó aquí mismo en 1989, hace 10 años, esos 100 días se llenaron de tragedia, esos primeros 100 días de aquel Gobierno hace 10 años estuvieron marcados por aquella terrible crisis social, ética y también militar popular del 27 de febrero de 1989 y para recordar un poco más acá, hace 5 años en ese mismo lapso de 100 días del Gobierno que terminó hace 100 días, esos primeros 100 días de 1994 estuvieron signados por una espantosa crisis bancaria financiera que no pudo ser controlada y que llevó a una espantosa devaluación, fuga de capitales y el país entró en una crisis mucho más profunda de la que venía ocurriendo hasta entonces, es bueno recordar eso porque estos 100 días que hoy se están cumpliendo, gracias a Dios y yo, permítanme como cristiano católico que soy, gracias a Dios y al esfuerzo de muchos, de la inmensa mayoría de venezolanos y a ustedes compatriotas, mi reconocimiento personal, gracias a Dios no han estado signados como en 1989 y como en 1994 por terremotos, por hecatombes y por tragedias.

Creo que Venezuela está amaneciendo, creo verdaderamente que se está levantando un nuevo tiempo, no es palabrería, son hechos concretos y eso por supuesto no se debe a mí, no, yo apenas soy, lo he dicho mil veces, una pequeña paja, un pequeño grano de arena en la montaña que es el pueblo, en la montaña que es el colectivo, que somos todos nosotros, así que mi reconocimiento y primera celebración de los primeros 100 días.

Siempre es bueno recordar al guía, al timón que orienta todo esto: Bolívar, lo sabemos. Y también estaba recordando yo esta mañana, cuando preparaba algunas notas para estas palabras, porque esto no pretendo que sea un discurso grandilocuente, ustedes ya me conocen hermanos, mi mensaje no va dirigido a eruditos, los analistas que analicen, que digan lo digan, que escriban lo que escriban, positivo siempre será la crítica, el aporte al análisis, pero estas mis palabras llanas y sencillas van dirigidas a usted amigo, a usted amiga, a usted amiguita y amiguito, quiero llegarles con mi palabra al hombre del común, a la mujer del común, al joven del común, a ustedes jóvenes venezolanos para que analicemos y reflexionemos de verdad y nos demos cuenta qué tiempo estamos viviendo. Yo recordaba esta mañana un pensamiento que estilábamos escribir, yo lo tuve un año escrito en una pizarra de un comando militar en el que estuve aquí mismo en Conejo Blanco, en la Academia Militar, un pensamiento de Bolívar que siempre motivaba, motiva y motivará, es motivante, les ruego lo oigan, voy a citarlo textualmente porque me lo aprendí de memoria: «Yo espero mucho del tiempo, su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados y los acontecimientos futuros deben ser muy superiores a los pretéritos», con esta convicción seguros estamos que los 100 días que vienen serán mejores que estos que hoy terminaron y los posteriores igual y así sucesivamente. Venezuela está resucitando, se está levantando una patria nueva.

Yo lo he dicho, desde hace tiempo tengo un sueño; cargo un sueño que se apoderó de mí y ese sueño se llama: Venezuela. Y yo verdaderamente como venezolano no me imagino mi país, nuestro país, de otra manera que ¡grande! ¡digno¡ incluso ¡glorioso! porque glorioso es el signo de nacimiento de nuestra Patria. Glorioso se recuerda el nombre de Venezuela por todas partes; así que la Venezuela que nosotros soñamos y que ahora estamos luchando y reconstruyendo con esta voluntad, con este amor, con este espíritu de colectivo, es una Venezuela imaginémosla y hágamosla digna, hermosa, grande y gloriosa. Esa tiene que ser Venezuela. Ese es el sueño que cargamos, el sueño que se apoderó de nosotros hace mucho tiempo y que aquí nos trajo y que aquí nos tiene.

Yo voy a comentar... me han insistido que sea breve y trataré de serlo pero no me comprometo, no puedo comprometerme porque yo no vengo aquí a decir cuatro cosas por decirlas. No. Yo quiero reflexionar con ustedes y como lamentablemente no puedo verles de frente a todos, pues yo sé que en este momento están allí frente a sus televisores, en sus casas, en su residencia, en diversos sitios, millones de ustedes, de compatriotas y yo tengo una necesidad de decirles a ustedes algunas cosas. Una necesidad de llamarlos a la crítica, a la construcción, una necesidad de llamarlos a todos, sí, a que discutamos, a que hablemos, a que expresemos y yo me siento feliz de constatar de que eso ya es una realidad.

Yo voy a conversar de varias cosas, de varios ámbitos, de lo que ha pasado especialmente en estos seis días, en estos cien días corrijo; pero además mirando un poco hacia el futuro. No voy a hacer diagnósticos, ahí si le hice caso a mi equipo de trabajo. Es cierto. Todos sabemos lo que recibimos, no hace falta insistir en la tragedia venezolana. Así que vamos a hablar de estos cien días; claro que siempre enmarcados, cien días no pueden sacarse, como desenraizarse de un contexto; cien días que tienen su contexto, un antes y también un después, que ya podemos imaginarlo porque ya se presiente el futuro; el futuro se presiente, así como se presiente la lluvia; cuando está encapotado el cielo, va a llover o cuando un sol brillante, no va a llover, igual se puede prevenir y presentir el futuro: aquí se está oliendo a futuro hermoso, sin duda, hasta los críticos más acerbos de mi gobierno deben reconocerlo, incluso a ustedes amigos críticos. Amigos críticos, permítanme esta expresión: amigos adversarios, porque yo no me siento enemigo de nadie; quiero ser amigo de todos y así como yo defiendo mis verdades, ustedes tienen derecho a defender las suyas, pero traten de hacerlo aferrados a las verdades; traten de no caer en las manipulaciones de siempre; traten de no caer en aquello que decía el líder colombiano ¡grande! Jorge Eliécer Gaitán, traten de no ser parte de los «engañadores de todas las horas», si algo se requiere en Venezuela hoy es decirnos las verdades; decírnoslas, las verdades que uno defiende, en las que uno cree; tratar de no mentir, de no manipular. Entonces a ustedes, fíjense, estaba pensando Pablo que mucha gente aquí en Venezuela decía que si Hugo Chávez llegaba a la presidencia venía la hecatombe, tenían avionetas prendidas, buques y naves para irse de Venezuela. Aquellos escenarios espantosos, ¡que venía una dictadura! ¡que era el gorilismo que venía de nuevo! ¡que era el retorno del autoritarismo, de la inmoralidad, que era el retorno sí, de Hitler combinado con Mussolini o qué se yo; que aquí se iban a ir todos los inversionistas e iba a haber una fuga de capitales terribles y que yo iba a tener que manejar la economía como una economía de guerra, es decir, aplicar un control de cambio y devaluar la moneda ¡que venía un desastre pues!. ¿Tú recuerdas Mandini? Tú estabas allá en la Citgo cuando te llegaban esos informes allá en los Estados Unidos.

Bueno, amigos adversarios, critiquen con toda libertad; ustedes saben que aquí nuestro gobierno no va a perseguir ni a presionar a nadie, pero al menos reconozcan, y si quieren agradézcannos algo: que el desastre no vino; ustedes viven un poco tranquilos y tienen toda la libertad de hacer y decir lo que quieran. No vino el desastre. Ya para ustedes eso es un logro. Anótenlo ahí en su libreta de logros. No vino el desastre en los cien días, en los primeros cien días del gobierno del Presidente Hugo Chávez. De todos modos, pues mis saludos para ustedes y espero las críticas, sigan adelante. Traten de ser justos, eso sí, objetivos, el país requiere objetividad.

Bien, voy a hablar de varias cosas. Yo creo que lo primero que a mi me sale del alma en estos cien días, decir de estos 100 días y eso comenzó antes, comenzó el 6 de diciembre y antes incluso, pero hablemos de los 100 días, es como un resurgimiento espiritual.

Mao Tse-Tung decía que los combates se definen, a fin de cuentas, por la moral de los combatientes y no tanto por el poder de la máquina, es la moral del hombre lo que define al final los combates; puede haber un ejército muy poderoso con todas las herramientas y maquinarias —y la historia está llena de ejemplos— y de lo último en ciencia y tecnología, pero si los hombres, si los seres humanos que llevan esa maquinaria, esa tecnología, no tienen moral, si no tienen esa fuerza espiritual que emana de no sé dónde, del alma. Nadie sabe dónde está el alma; los filósofos se han debatido los sesos durante siglos... del alma, de aquí dentro nace un chorro de fuerza espiritual; decía Miranda «el fuego sagrado», Napoleón también hablaba del fuego sagrado y también Bolívar.

Cuando ese fuego se apaga, cuando un pueblo se desmorona y se desmoraliza, pues cae en lo peor, cae en las fosas del colectivo, en la negritud de una noche terrible. Venezuela viene saliendo de esa noche terrible, hay un fuego sagrado, hay un fuego de pueblo y ese fuego es como una emoción, uno la siente por todas partes, yo la sudo a cada rato, la veo en todas partes porque como ustedes saben, yo recorro el país, yo no estoy encerrado en palacio, estoy aquí el tiempo necesario y eso se debe a ustedes, después de Dios, por supuesto.

Es el sentido del somos, somos venezolanos. Un grupo de venezolanos hace unos días en San Pablo, ahí en el hermano y vecino país de Brasil se acercó a un evento donde fuimos a colocarle flores a Simón Bolívar. ¡Siempre Bolívar, siempre estará ahí! Y decía un grupo de venezolanos, algunos niños incluso, que ahora se sentían orgullosos de ser venezolanos (falla de audio)... y venían con una bandera agitándola, los niños y los jóvenes y con unas franelas con los tres colores, amarillo, azul y rojo.

Igual, yo recuerdo un día en un aeropuerto rodeado de nieve por todas partes en Norteamérica, donde aterrizamos y salen unos venezolanos con una bandera entre la nieve, muy lejos de aquí, una dama, una joven: orgullosa me siento de ser venezolana. Y lo digo: creo que eso ha renacido, creo que eso estaba ahí debajo como en una loza, como en una lápida, creo que es el logro más grande que podamos oír: reconocerme es lo más grande, porque sin eso no hay economía que valga ni hay lucha social que valga porque es como un hombre cuando no tiene alma, un ser humano sin alma, un pueblo sin alma no tiene futuro, no tiene destino: bueno, sí tiene destino: el de los esclavos, el destino de la negritud. Así que amigos, creo que hay motivo para sentirnos optimistas, ha renacido un pueblo y !qué pueblo caramba!, un pueblo que ha hecho historia, un pueblo glorioso; ustedes, el pueblo venezolano, reconozcámoslo y alegrémonos por eso, eso no se debe a mí, insisto. Yo no vengo aquí a decir que lo que ha pasado en Venezuela se debe a mí, no, no, se debe a todos, se debe a un proceso de resurrección en el cual estamos, unos más, unos menos, pero estamos imbuidos.

Ese renacer espiritual, esa idea de la identidad nacional, esa idea del somos, esa autoestima de lo cual se ha hablado mucho en los últimos años, la pérdida de la autoestima del venezolano, pues !arriba esa estima hermanos!, !arriba ese espíritu!, !arriba esa moral! que somos venezolanos y somos hombres y mujeres, y jóvenes y niños, somos unos de los pueblos más gloriosos de la historia de los siglos, eso somos nosotros, digámoslo, pero antes de decirlo sintámoslo, creo que eso es un gran logro de esos últimos tiempos y se ha hecho evidente sin duda en estos 100 días.

Primero el suelo nativo que nada, decía Bolívar, primero lo nuestro, primero Venezuela.

Ahora, dentro del esquema de conversación que he planteado esta noche quiero que hablemos también de cosas mucho más concretas por supuesto, aunque eso es concreto, el espíritu y el sentimiento es muy concreto, hay un desviacionismo peligroso de los últimos tiempos, producto de la ideología ésta del neoliberalismo, de la cosa pragmática, de la pérdida de ideología, háblame en concreto dice alguna gente, ¿acaso la fuerza moral de un pueblo no es concreto? Sí es concreto, pero bueno hablemos de otros ámbitos.

Yo quiero comenzar por uno de los ámbitos que a mí más me angustia, a pesar del optimismo, del espíritu, de la moral, de la voluntad que tenemos y que ustedes me han transmitido a mí también. Sin embargo, cuando entramos en el tema social, cuando entramos al área de lo social —como se estila decir a veces— pues a mí me entra una angustia, yo ando invadido por una angustia social.

Ese tema es, dentro de los que uno se topa a diario, el más complejo, es como un nudo gordiano que da vueltas y vueltas, pero seguro estoy que desataremos ese nudo gordiano, seguro estoy. Y en estos 100 días yo quiero hacer referencia a algunas cosas importantes, interesantes que creo que han ocurrido, ustedes son los mejores jueces, juzguen ustedes, el pueblo es el juez de nosotros, ustedes; pero creo que hay algunas cosas importantes de resaltar, no para vanagloriarnos, no, lo que pretendemos al conversar de esto es como revisar el camino andado, revisarnos señores ministros, revisarnos compatriotas todos, para ver cómo venimos y hacia dónde vamos y en qué punto estamos.

En lo social hay una nave insignia, ustedes saben, que avanza contra muchas dificultades, entre tantas dificultades, que se llama Proyecto Bolívar 2000, y este proyecto ha causado interés en varias partes del mundo incluso. Ahí en el Brasil, vuelvo a insistir, porque vengo regresando hace apenas 48 horas del Brasil, pues muy interesados en el Proyecto Bolívar 2000.

Ustedes han sentido, lamentablemente estoy seguro que no todos, no todos porque son 100 días apenas y el Proyecto Bolívar 2000 comenzó el 27 de febrero cuando se conmemoraron tristemente, dolorosamente los 10 años de aquel trágico suceso del «caracazo», de aquellos primeros 100 días, de aquel gobierno nefasto de hace 10 años; y con los militares, hombres y mujeres del pueblo ese día iniciamos una inmensa operación cívico-militar, el Proyecto Bolívar 2000, los militares y el pueblo unidos para siempre, para siempre, por los siglos de los siglos, porque así también nació esto, así nació esta tierra, así nació esta Patria. Tenemos que andar así los hombres de uniforme, los hombres de armas y el pueblo venezolano, una sola corriente, una sola vida, una sola raíz, un solo empeño, un solo camino.

Recuerden que lo anunciamos en su momento, que el 27 de febrero iniciamos la primera etapa o el primer nivel del Proyecto Bolívar 2000 el Pro-País o Proyecto País, orientado fundamentalmente a la atención al más necesitado. Una acción inmediata de emergencia, porque el drama social es muy grave, no podemos esperar que se reactive la economía, que se ajusten las variables, que vengan todas las inversiones. No, porque a cada día hay una tragedia en las calles, en los pueblos, lo sé, lo sufro, lo sufrimos.

No sé si les dije, pero aquí hemos llegado, yo he presenciado aquí en la reja de Palacio hechos dolorosos, muchos. Uno de ellos, el más doloroso fue una dama que llegó aquí con un niño en brazos dormido, estaba dormido para siempre, estaba muerto, y ella vino a pedir ayuda para enterrarlo. Esto está pasando en Venezuela y yo hago un llamado angustioso a todos de nuevo, la responsabilidad es de todos, de todos, sin excepción, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, de todos menos de los niños, ellos no tienen la culpa.

Entonces este tema a mí me angustia, me quita el sueño, me atormenta incluso, debo decirlo. Iniciamos ese proyecto, esta etapa de Pro-País, recuerdo que uno de los miembros del Alto Mando Militar que han trabajado mucho en esto junto al Gobierno, el Gabinete —y aprovecho para felicitarlos, amigos— todos ustedes ministros, ministras, viceministros, amigos, dirigentes políticos, todos han trabajado muchísimo, presidentes de institutos, de empresas, de oficinas presidenciales, Comisión Constituyente, todos los que están aquí, todos, sin excepción, Martín, tú también por supuesto. Los felicito a todos, porque hemos trabajado duro, claro que falta mucho y lo haremos, nosotros lo haremos y Dios nos ayude para hacerlo como hay que hacerlo.

El Pro País, decía el Almirante Gómez Jaén, era como lanzar un salvavidas. Recuerdo una madrugada que estábamos discutiendo aquí. Sí, eso es. El Inspector General de las Fuerzas Armadas. Es lanzar un salvavidas a los que se hunden: el Titanic, que no se hundan, vengan. Eso es, esa ha sido la filosofía y también la acción del Proyecto País. Ahora, hay algunas cifras y datos que hemos estado revisando para no caernos a mentira, pero es bueno que revisemos algunas cosas. Por ejemplo, una de las primeras tareas que cumplimos en Pro-País, a través de los comandos de guarnición militar de todo el país, de gobernaciones, alcaldías, mucha gente se ha sumado al proyecto y cada día más; cada día me llega a mí más gente emocionada incluso, por cosas que pasan y que uno por supuesto no se entera de muchos detalles; pero gente que se emociona de ver cómo funciona y cómo con pocos recursos se logran grandes cosas o medianas cosas. Por ejemplo, un censo de desempleados que fue una de las primeras cosas que hicimos en el Proyecto País. Nosotros tenemos, porque ese es uno de los más graves problemas y más difíciles, pero lo arreglaremos, tengan fe y seguridad en que eso lo solucionaremos. Nosotros registramos y tenemos organizado ya, un grueso número de desempleados que fueron por su propia voluntad a estos comandos de guarnición, son 137 mil, digamos que casi 140 mil desempleados que ya estamos organizándolos para la fase subsiguiente, que es la reactivación del aparato productivo y la generación de empleos productivos, especialmente. Bueno, aquí están algunos datos importantes.

Aquí yo quiero hacer referencia al área Salud, que es una de las áreas donde hemos tenido mayor intensidad de trabajo, mayor dedicación: el Ministerio de Sanidad, las oficinas regionales, las Fuerzas Armadas, en el Proyecto País. En el sector salud, aquí hay un cuadro, fíjense ustedes, yo quiero mostrárselos, un cuadro estadístico donde hay algunas cifras interesantes. Por ejemplo, cirugías, aquí se hicieron, producto del Proyecto País en emergencias, una cantidad de nueve mil novecientas cirugías, es decir, a razón de 99 por día, en situación de emergencia, con escasos recursos.

Consultas generales en estos 100 días: 151.041 consultas generales a razón de 1.510 consultas generales cada día, a nivel nacional.

Consultas especializadas: a razón de 1.479 por día.

Consultas odontológicas: 220. Estas son personas que tenían hasta años, por ahí tengo el dato de una señora que fue operada de cataratas, tenía seis años esperando que la operaran; una señora de sesenta y tantos años. Una mujer joven todavía. ¡Seis años! Dios mío, esperando que la operaran de catarata. Bueno, producto del Proyecto Bolívar 2000, se cumplieron y se siguen cumpliendo, esto está en marcha, no se ha detenido.

Vacunaciones: 31.700 a razón de 317 por cada día.

Partos, a razón de cinco partos por día.

Viviendas fumigadas, hemos estado trabajando mucho, especialmente contra el dengue y hay unos resultados que ya más adelante les voy a mostrar: 24 mil viviendas fumigadas y 45 mil viviendas abatizadas, procedimientos especiales para luchar contra el dengue. Esas son cifras que nos indican el ritmo de trabajo que hemos venido siguiendo en el sector social, en el área salud especialmente.

Igual, en este mapa de Venezuela, de nuestra Patria, de ésta que soñamos linda, digna, próspera y grande. Nosotros vemos la cantidad de rehabilitación o de hospitales rehabilitados y equipados, en estos cien días, ubicados, como ustedes ven, en buena parte del territorio nacional. Estas son reparaciones importantes para elevar el nivel de vida y la capacidad de atender como seres humanos a los venezolanos que asisten o están en estos centros de hospitalización. Igual, en el Proyecto Bolívar 2000, una cantidad muy importante de ambulatorios, que como sabemos son muy importantes para la atención primaria de la salud. En todo el país también ha habido una rehabilitación y equipamiento de ambulatorios, y continuamos con el plan, como ya les decía.

En infraestructura, también se ha hecho un importante esfuerzo. El país que de verdad que lo hemos conseguido destrozado, hospitales, ambulatorios, carreteras, puentes, hasta tragedia hemos sufrido como la de Barquisimeto, ustedes saben lo que ahí ocurrió; y caminos, las vías de penetración de los campesinos destrozadas, pues hemos sacado de los cuarteles las máquinas, los ingenieros militares, hemos reparado las máquinas que estaban arrumadas por allí en el Ministerio de Infraestructura, de Transporte y Comunicación. Hemos hecho un inmenso esfuerzo y hemos logrado reparar, recuperar escuelas, aquí están las escuelas en una cantidad, 932 escuelas, 78 hospitales —ya lo decíamos—, ambulatorios, viviendas.

Se han reparado 1.531 viviendas, es decir, a razón de 15 viviendas por día. Estas son viviendas que se están cayendo. Yo recuerdo el caso, por ejemplo, de Nueva Tacagua, que se está hundiendo aquello y hay personas y sobre todo niños que viven en viviendas cuya mitad o una de sus mitades está hundida y por tanto la pared abierta en hasta en medio metro. Lo hemos visto con estos ojos, pues hemos ido a atender esas necesidades de urgencia. Igual, carreteras, a razón de tres carreteras por día, incluso estamos construyendo la carretera —el general Salazar está al frente de esa operación allá en la frontera— entre La Victoria y El Piñal con ingenieros militares, asfaltando esa carretera que es muy importante para esa zona que es una zona fronteriza, campesina y que la vamos a levantar.

Caminos, a razón de cinco caminos por día. Hace poco fuimos, por ejemplo, allá en las costas de El Boconó, en la tierra donde yo nací y crecí, en un sitio que se llama Arauquita, y los campesinos cómo aplaudieron al subteniente Riobueno, creo que así se llama, un subteniente ingeniero militar, con menos de 20 soldados y una máquina, como decía un líder campesino que ese día se paró y habló, una máquina de lo más obsoleto que puede haber, esos patroles que ya no se ven, que son muy viejos, se reparó y se fue el subteniente con un patrol y unos 12 ó 14 soldados. Hicieron en un mes lo que esos campesinos estaban esperando desde hace como 10 años, es decir, patrolearon, llevaron granzón y consolidaron la vía de penetración de varios kilómetros entre Mijagual y Arauquita. Ahora los campesinos están felices porque saben que van a poder sacar sus productos, la modesta producción de esa tierra que es muy rica por cierto.

Calles, a razón de 20 calles por día, limpieza de quebradas, ya que vienen las lluvias y esto ha rendido bastante en intercambio con la comunidad. Igual se ha iniciado un ambicioso, un agresivo plan de construcción de viviendas, recuerden el caso de los llamados invasores que ahora son constructores. Fíjense ustedes, en estos 100 días nosotros transformamos cientos de invasores, así los llamaban «los invasores, los invasores» y querían que mandáramos la Guardia Nacional o la policía a sacarlos a plomo, a plan de machete o lanzándole gas lacrimógeno. No, este es un gobierno que respeta y respetará siempre los derechos humanos, de ustedes, y contamos con su comprensión para solucionar estos problemas de la mejor manera: pero fíjense que los invasores ahora no son invasores, son constructores, están ellos mismos construyendo sus viviendas con sus hijos, su esperanza, su futuro.

Pues ha habido, no los voy a cansar con tantas cifras, pero en todo el país se ha iniciado un programa ofensivo, una ofensiva muy agresiva, muy rápida de construcción de viviendas y además estamos mejorando el tipo de vivienda. No estamos dispuestos y yo le hago un llamado a los gobernadores, a todos los que invierten, a los alcaldes, en la construcción de viviendas, no sigamos haciéndole al pueblo, a los venezolanos, algunas viviendas que viene un huracán y se las lleva o viene no un huracán, un vientecito y les tumba las paredes, o unas viviendas con un techo que... bueno de... no se requiere tener la estatura del almirante Grúber para pegarle al techo. Hace poco le pegó a Grúber arreglando un hospital de madrugada le cedió por ahí. ¿Está bien ya Grúber? ¿no? sin novedad.

Bueno, unas viviendas pequeñitas, pues en fin, que parecen más bien una cárcel. No, vamos a construir viviendas dignas para la familia venezolana.

Bien, esto son algunos de los logros, hay muchos otros del Proyecto Bolívar 2000 y ahora vamos a lanzar un impulso mucho más fuerte, Salazar. Estamos planificando una nueva ofensiva, digámoslo así, en el Proyecto Bolívar 2000 para incrementar la atención a los más necesitados.

En cuanto al área educativa hemos estado revisando, tenemos una crisis educativa de la más profunda, de la más severa en casi todo el continente y en el mundo, en el mundo entero. La educación venezolana cayó a uno de sus más bajos niveles, de los más bajos niveles en el mundo. Bueno, hemos y allí el Ministro de Educación ha estado con su equipo trabajando de manera muy intensa, hemos puesto en marcha lo que hemos denominado una Constituyente Educativa, son, así lo calificamos modestamente, los primeros pasos de lo que tiene que ser una verdadera revolución; porque cuando hablamos de revolución nosotros, sí, de revolución se trata; precisamente en el área educativa es donde debe haber un proceso mucho más profundo, ahí es donde está la verdadera revolución, ahí es donde se construye y se destruye un pueblo. Bolívar de nuevo, permítanme, decía: «las naciones marchan hacia su grandeza al mismo paso con que camina su educación» y eso es una reflexión para todos porque ustedes saben compatriotas, que hoy en día a esta hora, aproximadamente el 50% de los jóvenes venezolanos en edad escolar no están en la escuela, más de la mitad de los niños en edad de primeras letras, en edad de preparatorio, de kinder, de escuelas primarias no están en la escuela, eso es mucho más grave, pero muchísimo más grave que, por ejemplo si se nos acaba el petróleo de un día para otro, Mandini, sería muy grave, no es que sería, es mucho más grave, eso es mucho más grave que si nos cayera un aerolito, Dios nos cuide, eso es mucho más grave que todos los demás daños que tenemos porque ese es el futuro, Dios de la patria, ese es el futuro, nuestros niños, así que allí el daño que se le ha causado a las generaciones de venezolanos que están levantándose, esos niños de 5, de 4 años, de 10 años, de 15 años, el daño es terrible, no podemos permitir que eso siga ocurriendo, tenemos que hacer una verdadera revolución educativa y yo creo, modestamente, que hemos comenzado a dar humildemente, los primeros pasos de esa revolución educativa a través de esa Constituyente Educativa, como la hemos llamado.

Esa Constituyente Educativa, fíjense ustedes compatriotas, lo que está buscando, quiero decir un poco en qué consiste y cuál es el objetivo para invitarlos a todos a que se incorporen, se trata de elaborar, de diseñar un nuevo proyecto educativo nacional, pero un verdadero nuevo proyecto educativo nacional; aquí hay que revisar los pensa de estudio, eso está demasiado abandonado, eso está muy vulnerado, eso no sirve para la formación del futuro venezolano, eso fue degenerándose. Hay que hacer un sistema educativo nacional integrado. Hay que garantizarle la educación a todos los venezolanos, a todos los niños y a todos los jóvenes venezolanos, la tarea es tremenda, pero yo los invito a todos, no se trata sólo de quienes trabajan en el Ministerio de Educación o de los maestros o de los profesores o de las universidades. No. Es usted también amigo, con sus hijos; son ustedes, medios de comunicación; ustedes Iglesia, ustedes empresarios, todos vamos a poner un grano de arena, más de lo que hemos hecho, mucho más, hace falta hacer mucho más. Si hemos puesto un grano de arena, vamos a poner dos y podemos a veces poner 3, saquemos fuerzas y recursos de donde no hay, inventémoslo, como decía Simón Rodríguez, inventamos o erramos.

En fin, en esta Constituyente Educativa se han hecho numerosas asambleas donde han asistido un promedio de 27 mil docentes, estamos llamando a los docentes para que ellos opinen al respecto y yo los invito a todos para que este proceso se vaya multiplicando por todas partes.

Jornadas de consulta, han ido 320 mil estudiantes de diversos niveles, 20 mil docentes y 250 mil padres y representantes en 100 días, haciendo asambleas. Yo le he dicho al Ministro de Educación ¿dónde está el Ministro Navarro? que ya tengo el programa, yo quiero asistir a alguna de esas asambleas, jornadas de reflexión, talleres de inducción también se están haciendo para explicar o como el nombre lo indica, talleres de inducción para ir revisando, para ir internalizando, socializando la visión de un nuevo proyecto educativo, ahí a esos talleres de inducción han asistido alrededor de 65 supervisores de zonas, 670 directores de planteles, esto es muy importante, ustedes directores de planteles, usted maestro de aula, usted maestra de kinder, de preparatorio, usted profesor de matemáticas o de inglés o de no sé, no importa de qué sea, es un maestro, maestro, maestro fue Simón Rodríguez, tiene que estar pendiente de la integralidad de la formación de su alumno o de sus alumnos, que son como hijos, como hijos todos por igual, sean blancos, sean negros, sean ricos, sean pobres, lo que sean, son los hijos de la patria, hijos de todos nosotros. Así que importantísimo estos talleres de inducción. Estos talleres, estas asambleas, estas jornadas de consulta y de reflexión, conforman esa llamada Constituyente educativa y yo invito a que esto siga su marcha cada día con mayor vigor, con mayor fuerza.

Por otra parte, en estos cien días, además de esta Constituyente educativa, nosotros hemos y ustedes saben que yo lo decía en la campaña electoral y esto no era mera oferta populista electorera. No. Nosotros creemos que las escuelas técnicas que fueron eliminadas hace 30 años, son absolutamente necesarias para impulsar la educación técnica, científica y para darle cabida a muchos jóvenes venezolanos que bueno, por diversas razones no van a la Universidad, y para alimentar el Proyecto Nacional de Desarrollo Científico Técnico. Bueno, ya tenemos listo el programa, ya tenemos la decisión tomada y el programa listo y los recursos listos, a pesar de la crisis financiera, de la crisis fiscal, a pesar de todo eso, por cierto debo decir que en el recorte presupuestario nosotros le damos tanta importancia a la educación, que ustedes saben que dentro de las medidas para manejar el déficit fiscal recortamos 10% del presupuesto global del país, pero el Ministerio de Educación fue al que menos le recortamos, le quitamos presupuesto, apenas un 2,3, 2,4%, cuando el promedio fue de 10%, precisamente para darle el impulso necesario, hasta donde podamos este año y los que vienen, a la revolución educativa. Bueno, tenemos 15 escuelas técnicas industriales, cinco de ellas para gas y petróleo para impulsar los proyectos en estas áreas que ya hemos decidido impulsar para los próximos años en el Proyecto Energético y Petroquímico. Quince escuelas técnicas industriales y quince escuelas técnicas agropecuarias, ya tenemos los locales listos, estamos refaccionándolos. Esas escuelas, son 30, cada una de ellas va a captar o absorber mil estudiantes, cada una de ellas, así que son 30 escuelas técnicas industriales y agropecuarias en todo el país, así que el 16 de septiembre, el año escolar próximo va a comenzar no el primero de octubre como hace muchos años. No. El 16 de septiembre: Jóvenes venezolanos, a estudiar, a prepararnos, nos hemos malacostumbrado a vacaciones muy largas y a cada rato vacaciones. No. Vemos, esa es tradición y costumbre, los días de clase en Venezuela se han reducido al mínimo, y además, en un solo turno; más adelante hablaremos un poco de eso, de un solo turno porque vamos hacia los dos turnos también, pero claro que por fases.

Entonces, serán 30 mil alumnos para escuelas técnicas industriales. Ustedes jóvenes, que dejaron el bachillerato, que no pudieron seguir estudiando, que tuvieron que irse a trabajar para ver cómo se alimentaban, como ayudaban a su vieja o a su viejo, a su familia, ustedes que no podían ir a la Universidad por diversas razones, vamos, vamos a esas escuelas técnicas industriales y agropecuarias, serán 30 mil de ustedes que tendrán el cupo para el 16 de septiembre. Incluso, yo les voy a dar unos teléfonos porque ya activamos la oficina y espero que ya esté esta misma noche.

Ministro de Educación. A partir del lunes.

Presidente Chávez: A partir del lunes, no llamen hoy ni el fin de semana, a partir del lunes. A partir del lunes aquí están los teléfonos, anótenlos por favor muchachos, padres y representantes, 561 76 94 y 564 0391. Esa es la Oficina de Programas Educativos que activó el Ministerio de Educación aquí en la sede central. Allí le informarán los requisitos, los plazos, dónde debe ir allá, en su zona educativa, dónde van a funcionar estas escuelas técnicas, los detalles, en fin, que esta noche no vamos a hablar de eso. Esto es algo muy importante para el proyecto nacional y el desarrollo de la educación en Venezuela.

Igual, el Ministro de la Defensa ya tiene su plan listo, vamos a activar también, a partir del 16 de septiembre, dentro de este proceso de revolución educativa, en un número de 15 cuarteles, por ahora; en 15 cuarteles van a funcionar 15 escuelas. Pero no escuelitas para atender solamente a los hijos de los oficiales, no, no, eso continuará porque en muchas partes del país se hace así, pero no, no, vamos a instalar escuelas y colegios en 15 cuarteles a partir del próximo 16 de septiembre, incluyendo un liceo que vamos a instalar aquí mismo, en ese edificio grande que tenemos al lado, donde funciona el regimiento de la Guardia de Honor Presidencial. Ustedes saben que nosotros redujimos en un 30% la cantidad de efectivos militares del Regimiento Presidencial y allí estamos acondicionando las instalaciones para que funcione un liceo a todo dar. Aquí mismo en el Palacio de Miraflores. Esto forma parte de ese esfuerzo para utilizar todos los recursos disponibles, y en esos cuarteles ustedes, amigos militares que están viendo, comandantes de batallón, comandantes de guarniciones, pues vamos a irnos preparando, ya les llegará la orden, las instrucciones específicas, pero ustedes saben que en los cuarteles hay campos, no hay cuartel que no tenga campos deportivos. No hay cuartel que no tenga un campo de futbol, un campo de beisbol, un ring de boxeo, un gimnasio, que no tenga espacio para los juegos de los jóvenes, de los niños, así que todo eso; que no tenga instalaciones, enfermería, tiene un comedor, cocina, bueno, los soldados venezolanos que son hombres del pueblo, por supuesto, humildes y que quieren a su país igual que todos nosotros, pues van a abrir esas puertas para atender a la juventud, y a los niños especialmente, para tender la mano y para impulsar, para prender todos los motores. Nosotros tenemos que prender todos los motores, porque la patria de verdad que está bastante necesitada de ese esfuerzo.

Bueno, igual dentro de ese proyecto de revolución educativa, ya en estos cien días hemos hecho el trabajo, tenemos listo el proyecto, los recursos, la localización física de 500 prototipos, 500. Vamos a comenzar por 500 escuelas bolivarianas. Escuelas bolivarianas porque va a ser la idea, y ahí va la filosofía, ustedes saben la dialéctica: filosofía y praxis, no podemos estar filosofando un siglo, decía Bolívar, que hay que pensar y hacer, bueno, esa filosofía de la revolución bolivariana, vamos a comenzar a sembrarla; ya hay esfuerzos que se han venido haciendo en Venezuela. Yo recuerdo mucho a mi amigo el profesor Arnaldo Esté, por ejemplo, que ha venido luchando hace muchos años, pero claro contra viento y marea, ahora esto es política de Estado. Ahora tenemos el viento a favor, contra tantas dificultades. Vamos a comenzar con 500 escuelas bolivarianas, también para arrancar el 16 de septiembre. Unas escuelas bolivarianas con una nueva concepción, la escuela debe ser un centro piloto de desarrollo, de actividad social, incluso allí vamos a establecer el doble turno, en la tarde fundamentalmente dedicados al deporte, a actividades culturales, recreativas, complementarias, etc. talleres, y ya comenzamos a equipar y a preparar esas escuelas. Además, allí, ustedes amigos maestros, hemos decidido abrir unos concursos para seleccionar a los maestros que van a ir allí. Y en esto serán muy importantes los talleres de inducción y las jornadas que estamos haciendo y la experiencia de ustedes y la calidad de ustedes y la voluntad de ustedes. También pueden comunicarse amigos maestros a los teléfonos que ya di para que los orienten alli en el Ministerio de Educación o en su zona educativa, pues en cada estado hay una zona educativa. Y en esas escuelas, esos maestros que se seleccionen para esas escuelas, les daremos un incentivo, sabemos que no somos mercenarios, pero también sabemos las grandes dificultades económicas que pasan los maestros, igual que el pueblo venezolano. Así que ahí haremos un esfuerzo para darles alguna retribución especial, un sueldo un poco más alto a los maestros que vayan a trabajar porque se requerirá además un trabajo muy intenso y que va a requerir mucha voluntad, mucha capacidad. Eso arrancará, Dios mediante, esas 500 escuelas bolivarianas, el 16 de septiembre, junto a las 30 escuelas técnicas y a las 15 escuelas en instalaciones militares, como agregado al sistema educativo.

Además, en estos 100 días se ha iniciado dentro de nuestra vocación de lucha contra la corrupción, contra la ineficacia administrativa, contra el caos administrativo, se ha iniciado un verdadero proceso de supervisión académico administrativa en diversos escenarios de la educación, en colegios y especialmente en los colegios e institutos universitarios que son 25, ya se han evaluado 8 y fíjense que de 8 colegios e institutos universitarios, 4 informes se enviaron ya a Contraloría General de la República porque hay fuertes evidencias allí de algunos manejos extraños y eso hay que aclararlo y por otra parte dos están intervenidos, el de Cumaná, donde ocurrió la tragedia aquella del joven estudiante que murió a consecuencia de un disparo de una acción policial, el de Cumaná y el de Puerto Cabello, pero esa supervisión administrativa abarcará paulatinamente todo lo que es la administración y también el ámbito académico del sistema educativo.

En esta lámina que les voy a mostrar están graficadas las escuelas técnicas de las que he hablado, igual aquí está la ubicación geográfica de las escuelas que instalaremos en las unidades militares, serán 7 del Ejército, 3 de la armada, 3 de la Fuerza Aérea y 3 de la Guardia Nacional por ahora.

Las escuelas bolivarianas vean cómo estarán dispersas por toda Venezuela, los colores significan los niveles educativos, pero ahí están, lo que quiero que vean es la proliferación, digámoslo así, la distribución de las escuelas bolivarianas, 500 escuelas bolivarianas para comenzar, repito, el 16 de setiembre.

Ya les comentaba que la revisión presupuestaria que hicimos, corrijo la cifra, fue 2,8%, yo había dicho creo que 2,3, 2,8% fue la rebaja que le hicimos al presupuesto del Ministerio de Educación, siendo que la rebaja del presupuesto global fue del 10%.

Por otra parte, sabemos las dificultades de financiamiento de las universidades, de los colegios, en resumen, del sistema educativo y nosotros no creemos en ese cuento de que hay que privatizar la educación, no, eso es nefasto, hemos detenido ese proceso, aquí se quería privatizar la educación, hace muy pocos días, en estos 100 días hemos detenido ese proceso, igual que el de la salud.

El Almirante Grüber, Gobernador de Caracas, por ejemplo, ha comenzado ya en los hospitales de Caracas, algunos de ellos, a atender a la población gratuitamente como tiene que ser.

Ahora, la educación. Nosotros sabemos las dificultades y sabemos también que Venezuela es uno de los países donde se le asigna una menor proporción del Producto Interno Bruto al gasto en educación, es muy bajo, ha venido descendiendo muchísimo en los últimos años y es uno de los índices más bajos de todo el continente americano, hay que paulatinamente ir incrementando la asignación de recursos presupuestarios a la educación porque fíjense ustedes, a veces no hay recursos para una escuelita, para unos niños, pero sí hay dinero para los partidos políticos, los partidos políticos deben financiarse ellos mismos, claro de eso se encargará la Constituyente, pero para poner la idea al contraste, eso es una inmoralidad, es una inmoralidad tremenda que estemos financiando nosotros partidos políticos y burocracia y gasto sin medida mientras no hay dinero para las escuelas, tenemos que incrementar eso, paulatinamente por supuesto.

Ahora, hemos comenzado, a pesar de la crisis que tenemos en el orden fiscal, aquí hay unos datos que yo quiero compartir con ustedes para que sepamos los esfuerzos que estamos haciendo en el orden educativo.

Por ejemplo, desde 1975 hay una deuda con el sector universitario que no se quiso reconocer nunca, nosotros hemos reconocido esa deuda, recordemos que forma parte de nuestro proyecto, cancelar la deuda social y la deuda social tiene que ver con salud, educación, vivienda, trabajo, todo eso, es una deuda mucho más grave que la deuda externa, quinientas mil veces más grave que la deuda externa venezolana, es la deuda interna social porque al pueblo venezolano, a ustedes compatriotas, poco a poco, paulatinamente, le fueron robando, le fueron expropiando sus derechos fundamentales a la educación, a la salud, a la vivienda, a la vida misma, pues tenemos que ir ahora, tenemos que detener ese proceso nefasto, salvaje y comenzar ahora a levantar, a subir la cuesta social.

Bueno, así que hemos reconocido esa deuda y hemos comenzado ya un proceso para asumir la responsabilidad del Estado, pero por otra parte este año hemos asignado 109 millardos. Es decir, cuando hablemos de millardos, niños venezolanos, jóvenes venezolanos, recordemos que estamos hablando de mil millones de bolívares o de mil millones de tomates o mil millones de lo que sea, un millardo, mil millones de bolívares.

Bueno, 109 mil millones de bolívares, es decir, 109 millardos ya están presupuestados y asignados para las prestaciones sociales de los empleados y los profesores universitarios a los que no se les reconocía esto desde el año 1994. Igualmente también hemos asignado 96 millardos de bolívares para reconocer también una deuda con profesores universitarios, el aumento salarial de 1997, el llamado 10 más 6, que ustedes amigos profesores saben muy bien a lo que me estoy refiriendo.

Bueno, nosotros hemos decidido reconocer esa deuda, ese aumento salarial de 1997, que no se los reconocieron, se los ofrecieron y no se los cumplieron. A pesar de la crisis y conscientes de la necesidad de que la educación levante vuelo para que Venezuela marche hacia su grandeza —palabras de Bolívar— hemos asignado esos 96 millardos. Yo aprovecho entonces para hacer un llamado a todos ustedes, profesores universitarios, a todos ustedes empleados universitarios, a todos ustedes estudiantes universitarios, no perdamos ni un día, no perdamos ni un minuto, lleguen a la hora, preparen sus clases, estudien muchachos, hagan su tarea. No perdamos tiempo, la Patria los necesita. Amigos profesores, el Mariscal de Ayacucho dijo una vez que «El objeto más noble que pueda ocupar un ser humano es educar a sus semejantes». Vamos a ocupar ese lugar con nobleza, con altura, es una necesidad vital para Venezuela.

Bien, además de eso, en el mismo orden universitario, esto es un plan que estaba ya hecho anteriormente, pero no se había activado, lo retomamos y ya está decidido y los recursos asignados son 6 millardos para comenzar que PDVSA, Mandini tiene dispuesto ¿no?, ya la libreta de notas de Mandini no falla, para asignarlos a cuatro universidades: la Universidad Central de Venezuela, la UDO, la Universidad de los Andes y la Universidad del Zulia. Allí van a haber cuatro en cada universidad, empresas que van a ser financiadas en una primera arrancada por Petróleos de Venezuela, empresas relacionadas con el negocio petrolero y el mecanismo va a permitir que de cada 100 bolívares de ganancia de esas empresas, 70 bolívares de cada 100 vayan a las universidades. Esto es un paso sin duda hacia la solución estructural de la problemática del financiamiento de las universidades.

Igual hemos decidido en estos 100 días reivindicar a la UCV, a esa Universidad Central de Venezuela a la que hace 30 años, cuando hubo aquel triste allanamiento, le quitaron la Zona Rental y el Jardín Botánico. Eso va a regresar a la universidad. Así que prepárense amigos de la Universidad Central para administrar esta zona rental. También eso será un mecanismo importante, adecuado para dirigir recursos bien administrados, bien llevados, con pulcritud cada centavo, cada bolívar que ahí se produzca para financiar o ayudar a financiar los presupuestos universitarios que son muy exigentes, pero al mismo tiempo como hemos dicho son muy necesarios.

Igual el Jardín Botánico, esa zona extraordinaria para investigaciones científicas, fundamentalmente, pues ya decidimos y tenemos listo todas las medidas para devolverla a la Universidad Central de Venezuela después de 30 años, después de aquel triste allanamiento a la UCV. Eran otros tiempos.

Igual estaba paralizada la Universidad del Sur del Lago, ya tiene un nuevo estatuto, se hizo en estos 100 días, ya está en marcha, ya se le asignaron 2.5 millardos de bolívares y se transformó en la Universidad Nacional Experimental Agropecuaria, es decir, la estamos transformando y va a comenzar a funcionar en los próximos meses bajo ese nuevo estatuto. Es muy importante esta universidad y especialmente queremos dirigirla hacia el sector agropecuario por cuanto sabemos cuán rica es la zona sur del lago y ahí tenemos un gran proyecto, ese eje desarrollo que va desde Guasdualito hasta el Golfo de Venezuela.

Igual hemos creado ya y está en proceso, salió en Gaceta, la Universidad Experimental de las Fuerzas Armadas Nacionales, la UFA. Lo que hasta ahora había funcionando como Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas Nacionales, el IUPFAN, ahora pasa a ser Universidad Experimental de las Fuerzas Armadas Nacionales. Eso dentro del mismo... y ustedes saben que allí la mayor parte de los estudiantes no son militares, aunque no nos importa que sean civiles o militares, pero para quedar bien claros al respecto, ahora mismo por ejemplo hay dos mil doscientos alumnos, el 75% son muchachos civiles y el resto son oficiales o suboficiales que van alli a prepararse en diversas carreras del área técnico-científica.

Bueno, hasta allí el asunto de la educación que para nosotros es vital. Y hago un llamado a todos para que en los próximos cien días y los otros y los otros, en los próximos meses y años, demos marcha, demos fuerza propia vida a la revolución educativa, que ya modestamente ha comenzado a dar sus primeros pasos.

En cuanto al área de salud, que también es otro drama terrible, tremendo, difícil, gordiano, como un nudo terrible que no se puede desatar, hay que entrarle por todos los flancos, las goteras están por todas partes, hay que priorizar, hay que pensar muy bien, pues también hemos comenzado a dar los primeros pasos de una Constituyente en el área de salud. Cuando hablo de Constituyente pues me refiero a un proceso de discusión, de constituir de nuevo, de diseñar un nuevo proyecto de salud integral para todos, como lo decíamos en la campaña electoral y mucho antes. Habría que preguntarse incluso, cuántas vidas se han salvado, cuántas personas han dejado de sufrir gracias a Dios y producto del esfuerzo inmenso que hemos hecho dentro del Proyecto Bolívar 2000, con estas cifras. Las cifras a lo mejor no dicen nada, pudieran ser frías, pero señores, amigos, compatriotas, detrás de cada... la señora que tenía seis años por operarse de las cataratas... hay un sufrimiento, una angustia. Detrás de cada ser humano que está esperando que le operen del corazón o de un órgano vital, pues hay una angustia de cada día: ¡¿me moriré hoy, Dios mío?! ¡¿Amaneceré vivo?! Se preguntará alguien que sepa que tiene una enfermedad en el corazón; pero no, está haciendo una cola esperando un año y otro año, y además de esa persona sufriendo con esa angustia, es su mujer, su esposa, sus hijos, su entorno familiar. Así que yo aprovecho para felicitar, vuelvo a ratificarlo, desde el fondo de mi corazón, a todos los médicos, enfermeras, paramédicos, civiles o militares que han hecho este esfuerzo fenomenal, desde el Ministro de Sanidad hasta todos, todos, todos. Ha sido un gran esfuerzo y esto está orientado, repito, a la cancelación de la inmensa deuda social acumulada y a elevar el nivel de vida del pueblo venezolano.

En la salud, por ejemplo fíjense ustedes esto. Estas cifras son importantes, yo las voy a mostrar. Fíjense ustedes, datos de orden nacional, en 1998 se atendieron, en el mismo lapso, este primer trimestre del año 1998, el año pasado, se atendieron actividades de fomento y prevención, cosa muy importante, más importante es la salud preventiva que la curativa, prevención, pesquisa de diabetes, hipertensión y cáncer de cuello uterino ¡¿cuántas mujeres Dios mío no se mueren jóvenes en Venezuela?! porque no hay aquí prevención. El despistaje del cáncer del cuello uterino es algo fundamental que hay que estarlo haciendo por todas partes. Bueno, hemos hecho un esfuerzo bastante grande, fíjense las cifras. El año pasado en el primer trimestre se hicieron 173.632 despistaje y actividades de este tipo, este año doblamos, más que doblamos las cifras: 395 mil, casi cuatrocientos mil casos. Ha sido un esfuerzo bastante grande y seguiremos haciéndolo, insisto.

Consultas de medicina general: el año pasado 1998, en el primer trimestre se hicieron en el país, cifras del Ministerio de Sanidad, 4.200.000 consultas de medicina general. Este año, en el mismo lapso y en estos cien días de gobierno, se ha duplicado también la cifras: 8 millones y medio de personas han sido atendidas. Claro, estos números a lo mejor son fríos, pero son cuatro millones de personas que estaban ahí detenidos, que no tenían atención médica; que estaban a la espera repito, algunos hasta por seis, por cinco o cuatro años esperando, viajando, caminando al hospital, ¡Dios mío cuándo me van a operar! ¡Cuándo me van a atender! Venga mañana, venga dentro de tres meses. Pues este esfuerzo hay que seguirlo haciendo porque es muy grande el dolor del pueblo venezolano.

Consultas especializadas igual, sin información el año pasado, este año 77 mil.

Odontología. Este es un daño terrible, especialmente en los niños y en particular los niños de las zonas rurales y también de los barrios de las grandes ciudades, donde nunca va un odontólogo, no conocen lo que es un odontólogo, nadie les revisa nada, la desnutrición les daña los dientes y eso daña también el cerebro y todo el funcionamiento del sistema biológico que es el cuerpo humano. Bueno, en odontología también se duplicaron las cifras de 360 mil el año pasado, 739 mil, claro que esto se ha incrementado así por la labor día y noche, incluyendo sábado y domingo, sin parar, hasta en las noches, por eso hemos logrado este nivel.

Actividad de saneamiento ambiental igual, de 160 mil pasamos a 507 mil, bueno esto da una idea del esfuerzo inmenso que se ha hecho en estos 100 días en el área de salud.

Fíjense ustedes —Martín ¿no me vas a dar café? Me tienes castigado, da la orden ahí chico, tú que mandas aquí y ustedes también tómense un cafecito ahí, o un vaso de agua—

Fíjense, producto del esfuerzo médico que se ha hecho contra el dengue. El dengue es una enfermedad terrible, que ha causado muchas muertes en Venezuela y estamos nosotros en nivel de epidemia, no voy a explicar el gráfico, me lo explicaron anoche muy bien, me lo sé, pero no se los voy a explicar en todo caso con detalles.

Fíjense la barra roja indica la cantidad de casos por dengue detectados, estos son casos en 1999.

Ahora bien, Venezuela está... lo que esté por encima de la línea azul está en nivel de epidemia, nosotros estamos en epidemia; la línea central de color rojo es el promedio esperado en el año y lo que esté por debajo de la línea punteada puede llamarse como nivel de éxito, nuestro objetivo es bajar estas barras a nivel de éxito por supuesto, pero hemos logrado, fíjense ustedes en las últimas semanas cómo..., esto es por semanas epidemiológicas, cómo han bajado desde este nivel tan alto que teníamos, comenzando el Gobierno, producto de un esfuerzo de esto que ya veíamos, fumigación, campaña, incluso la campaña del gorro, póngase el gorro, el tapa pipote ¿cuántas se repartieron, Ministro? 20 mil, pero llamamos a ustedes a que hagan el gorro, es un gorro de tela para tapar el pipote ese de agua que guardan ustedes en sus casas, eso es muy importante y ahora que vienen las lluvias hay que incrementar el esfuerzo porque sabemos que con las lluvias no permitan agua estancada en su casa, al frente de sus casas, vamos a prevenir, es mejor prevenir que lamentar, pero es el resultado de un esfuerzo que seguiremos incrementando, pero claro que es vital aquí la participación de todos porque la salud es un problema de todos y mejor es prevenir, repito.

Igual en el área de la salud, este complejo problema que es el Estado y la forma como vino creciendo de manera muy anárquica. Nosotros hemos comenzado a hacer un estudio para transformar el Estado en una primera fase a través de la Habilitante, bueno fíjense que hemos estado haciendo una fusión de instituciones.

El FIMA, es la Fundación para el mantenimiento de la Infraestructura Médico Asistencial, por ejemplo, que es una institución que tiene un presupuesto, tiene su personal, eso lo vamos a fusionar con el DIFE. El DIFE es la Dirección de Infraestructura y Edificación de Sanidad porque tienen las mismas funciones ¿por qué debemos tenerlos separados? Y eso se repite en muchas instituciones, lo mismo que el PAMI que ha venido degradándose muchísimo en los últimos años. Nosotros no queremos eliminarlo ni vamos a eliminar los programas sociales, pero vamos a fusionarlo en el Instituto Nacional de Nutrición, que es su función básica, es que aquí ha venido pulverizándose el Estado y el nivel de eficacia es muy bajo y además el nivel de corrupción se elevó mucho; esto también lo estamos haciendo igual que Sumed, que es el suministro de medicinas, vamos a fusionarlo en el servicio farmacéutico del Ministerio de Sanidad y la reestructuración del Ministerio.

Eso, educación y salud ha costado y va a costar y es difícil y va a ser difícil, pero lo haremos, con la ayuda de Dios y con la colaboración de todos nosotros vamos por una educación digna y por una salud integral y para todos, no sólo para los que tienen dinero, no sólo para los que tenemos médicos aquí en Palacio, es para todos. Todos tenemos el mismo derecho a la educación, a la salud, a la vivienda, y eso es democracia además, democracia social de contenido ético moral.

En cuanto a la seguridad personal, que también se vino dañando tanto en los últimos años, claro que hay un caldo de cultivo muy espeso, que es la miseria, la pobreza y esa causa hay que atacarla a fondo; pero mientras tanto nosotros hemos diseñado y esto nos costó bastante, el ministro Miquilena, el Alto Mando Militar, especialmente la Guardia Nacional, el director de la Disip está con nosotros, el director de la Dirección de Inteligencia Militar, la Policía Metropolitana y casi todas las gobernaciones. Hay algunos que aún parece que no quieren entender o no sé qué les pasa, pero espero que entiendan que este es un proceso y una responsabilidad de todos; pero bueno, mi llamado a todos a colaborar, es la seguridad personal de los venezolanos lo que está en juego. Las comunidades han participado muchísimo también. Hay un general de la Guardia Nacional, el general Belisario Landis quien anda por todo el país, recorriendo el país, explicando, haciendo talleres, motivando a la gente. Vamos todos, el problema es de todos —repito.

Bueno, hay un descenso significativo de indicadores en lo que es... bueno, una de las medidas para determinar la escalada o el nivel de conflicto o del nivel delictivo, aquí está un gráfico que es bueno que lo veamos, porque esto nos motiva y yo felicito a todos los que están trabajando en este plan de seguridad. Aquí la curva indica... el plan comenzó realmente, no es un proyecto, no es un plan de cien días, apenas comenzó el primero de abril, así que tiene menos de dos meses, tiene un mes con 13 días, tiene 43 días apenas; pero se ha logrado reducir en un porcentaje significativo la cantidad de delitos por trimestre y aquí estos fueron los delitos del último trimestre, perdón, corrijo, del primer trimestre del año. Venía en ascenso, una escalada delictiva en el país y hemos logrado reducirlo de manera significativa —repito— en un primer y muy modesto paso, pero lo importante es la dirección en la que vamos.

Lo social, terrible drama, un compromiso tenemos, pagar la deuda social. Lo haremos con la ayuda de todos, el problema —repito— es de todos.

Vamos a hablar un poco de ese ámbito en el cual se hicieron tan nefastas predicciones en Venezuela y que causaron alarmas esas predicciones en el mundo entero, porque en el mundo pensaban que era verdad alguna gente. Claro, es una estrategia ¿no? Angela, muy goebbeliana, tú que estudias eso de comunicación social ¿no?, aquello de repetir una mentira, me refiero a Angela Zago que está con nosotros, de la Comisión Presidencial Constituyente. Una mentira repetida una vez y dos veces, pues la gente comienza a creer que es verdad y especialmente en el mundo se desatan pues tantos temores, pero ya han venido desapareciendo.

Bueno, la economía. La economía yo debo decirles que nos sentimos, claro que siempre alertas mirando el tablero a cada instante, como un piloto cuando va en turbulencia, pero nos sentimos racionalmente optimistas y seguros de que vamos por buen camino en el ámbito económico. En este caso que estoy hablando, estamos echando las bases de un modelo económico nuevo, no será nada fácil, recordemos, yo lo decía cuando expliqué, recuerden ustedes que expliqué el plan, el programa económico de transición para dos años, 1999 y 2000 con las metas y todo eso lo explicamos con bastante profusión de detalles; pero está en marcha ese programa: estabilización macroeconómica y reactivación de la economía real, es decir, la economía productiva, la que genera empleo, valor agregado a la producción, salario justos y desarrollo nacional.

Esta segunda fase no es fácil comenzarla, en cien días es imposible y especialmente tengamos en cuenta, recordemos que tenemos 20 años consecutivos en caída económica. Aquí se desataron las variables, se desataron los diablos de la macroeconomía en Venezuela: la inflación, la recesión, la devaluación, el control de cambio, la fuga de capitales, crisis bancaria, altísimas tasas de interés. Bueno, y miren, buena parte de los analistas económicos yo les sugiero que revisen un pocos sus tableros, porque venían pronosticando desastres, Maritza. ¡Qué labor ha cumplido Maritza Izaguirre! De verdad con mi mano mi agradecimiento a esta noble mujer venezolana y todo el equipo, Giordani, todo el equipo el Gabinete Económico, todo el equipo ha venido trabajando muy duro, creo que tiene más canas Giordani, Maritza también tiene algunas de más, porque en verdad ha sido muy difícil y también llenos de incertidumbre, especialmente en este mundo, como decía el presidente de Malasia en la Cumbre del Grupo de los 15, el señor Mahatir hablando de su país, de Malasia. El decía que por esta globalización, estos capitales golondrinas que andan por aquí y por allá como huracanes que hay que ponerles coto de alguna manera, de alguna manera y tenemos que acordar en el mundo algo para protegernos un poco de esos capitales golondrina. Y es uno de los temas que vamos a hablar con la Unión Europea a finales de junio aquí en la Cumbre de Río, entre la Unión Europea y los países del Continente y ese es un tema que conversamos mucho con el Presidente Cardoso que sabe mucho de esto allá en el Brasil, y lo hablaremos en México, en la Cumbre del Grupo de Río a finales de este mes, allá en Ciudad México. Bueno, decía Mahatir que su país, Malasia, un día cuando salió el sol amaneció rico y cuando ese mismo sol se ocultó estaba empobrecido, se fueron los capitales, como el huracán. Por supuesto y el efecto Tequila, el efecto del Asia, toda la crisis mexicana, la crisis brasileña reciente, y Brasil está tan cerca de nosotros y es como un gigante, como un elefante en la piscina, el Brasil, y el mundo entero se alarma cuando Brasil tiene problemas y ven a Venezuela al lado, y dicen: No, Venezuela ¡cuidado! Tablero en rojo. Todo eso nos preocupa y nos sigue preocupando pero fíjense ustedes, en lo económico. Sin duda alguna, reconózcanlo adversarios, amigos adversarios, reconózcanlo, se ha recuperado la confianza en Venezuela. ¡Tienen que reconocerlo! El que no lo reconozca, bueno, tendría que revisar muy bien sus cosas, sus lentes, su lupa, yo les presto la mía. Revisen bien. Vayan por el mundo a ver. Lean los reportes de casas, ¿cómo se llaman las casas estas evaluadoras de riesgo-país? todas estas casas que yo ahora pues he venido estudiando un poco más a fondo todo esto e interpretando ese mundo. Aquí en Palacio hemos conversado con inversionistas de todo el mundo y de todas estas casas evaluadoras; inversionistas, desde rusos, ukranianos hasta norteamericanos, canadienses, colombianos, londinenses, etc. Vienen aquí, vienen a evaluar. Hay una misión del Fondo Monetario ahora mismo en Venezuela, lean las declaraciones de algunos de sus representantes. Lean esto y analicen. Se recuperó la confianza en Venezuela en cien días de gobierno. Eso es absoluto. Esa es una verdad absoluta. No vayan a decir que es mentira, algunos de ustedes que a veces como que no ven bien las cosas, algunos de los críticos, amigos críticos, reconozcan eso. Es una verdad.

Las variables macroeconómicas se han venido ajustando de manera muy firme, pero de manera mucho más rápida de lo que pensábamos, de verdad que yo estoy hasta sorprendido. Sorprendido pero siempre con cuidado, pero la marcha y el ajuste de las variables es muy firme, es innegable, no se puede decir que es suerte. No. Es producto de una visión, es producto de unas políticas aplicadas y que están en marcha, y cada día se están aclarando mejor. Estamos entonces preparando el terreno para esa segunda fase que es la dinamización del aparato productivo, porque una economía con inflación altísima, con tasas de interés altísimas, con fuga de capitales, con controles de cambio, con la moneda superdevaluada, con temores que nadie quiere invertir, de mover un bolívar ¡¿cómo se va a desarrollar así una economía?! Es imposible que se desarrolle. Así que es elemental, fundamental, que se restablezca la confianza y que se ajusten, como se han venido ajustando, las variables macroeconómicas. Además, también hay que decir que la Ley Habilitante que el Soberano Congreso aprobó y nosotros promulgamos y con la que ya hemos tomado las primeras medidas impositivas especialmente, pues eso ha contribuido también; esa es una de las políticas que hemos puesto en marcha.

Esa Ley Habilitante y yo quiero también reconocer el trabajo del equipo, de los equipos del Gabinete Económico y de todo el Gabinete, hemos logrado ya, en muy corto tiempo, bueno, decretar el Impuesto al Débito Bancario y además, está en marcha ¿no Balzán? A través de la OCI, yo quiero que se explique bien al país en qué consiste esto, bien explicado. Es un realito por cada cien bolívares y por un año nada más. Este es un impuesto necesario. Teníamos que aplicarlo y recuerden que va dirigido especialmente al incremento del 20% de los trabajadores venezolanos para reconocerlo. Bueno, esa necesidad de salarios muy deprimidos que hay que elevar un poco. Bueno, además del Impuesto al Débito, también ya hemos decretado el Impuesto al Valor Agregado.

Amigos margariteños, no es cierto, no se dejen manipular, no es cierto que el impuesto al valor agregado, que lo aplicamos en 8%, la mitad de lo que le vamos a cobrar en todo el país a los venezolanos, además el rango de exenciones es bastante amplio. Ese impuesto, explíquenlo bien, está en marcha, hay que poner una campaña informativa, están, bueno, fuera del impuesto todo lo que son alimentos de primera necesidad, medicinas, servicios de energía eléctrica residencial, servicio del agua residencial. Nada de eso va a pagar el Impuesto al Valor Agregado. Entonces, en Margarita igual, nada, ninguno de ustedes va a pagar ese impuesto en esos renglones. Pero no es verdad, no es verdad, revisen bien. No es verdad que el Impuesto va a afectar el turismo. Vayamos a Aruba, en Aruba cobran el IVA, en Panamá. La ventaja de un puerto libre es precisamente que es un puerto libre, que ahí no se pagan los aranceles y yo les hago una recomendación a los comerciantes, empresarios de Margarita, traten de vender un poco más barato que lo que cuesta aquí la cosa en tierra firme, porque ustedes tienen una ventaja: No pagan aranceles. Debería ser más barato allá en Margarita, a veces es hasta más caro.

Entonces, es necesario el IVA. Necesario. Además, lo hemos bajado un punto, el IVA. Hemos bajado y eso debe reflejarse en el descenso de los precios, porque ya se estaba cobrando un IVA disfrazado que no se atrevió el gobierno anterior a aplicarlo y a asumir la responsabilidad ante el país, lo disfrazó en 16.5. Nosotros lo estamos aclarando, lo estamos organizando, sistematizando, con mucha seriedad, y lo hemos bajado de 16.5 donde estaba a 15,5%. Eso debe incidir en la caída de la inflación que ya veremos adelante cómo va eso, en una mayor caída de la inflación, de los precios.

Bueno, de la Ley Habilitante ya hablamos bastante en su momento. La reducción presupuestaria hicimos todos estos recortes del 10%, ya lo mencioné, para manejar el déficit fiscal.

Ahora, fíjense ustedes estas variables, yo se las voy a mostrar. Las tasas de interés, fíjense cómo se han venido moviendo, desde el 26 de febrero estaban las tasas de interés activas en 39%, ya van en 29, han caido en 10 puntos las tasas de interés en estos cien días de gobierno. Y las tasas de interés pasivas, de 27 a 24. Este movimiento de tasas de interés tiene mucha importancia ¿por qué fundamentalmente? Porque en la medida en que las tasas de interés bancarias bajen a un nivel adecuado, eso permitirá la reactivación del aparato productivo. Porque entonces bueno, será más barato el dinero. La banca puede entonces recuperar en buena medida su función elemental, como es la intermediación financiera, dar créditos pues, a intereses asequibles, racionales, normales. Este movimiento de tasas de interés es uno de los indicadores más positivos de los últimos cien días de gobierno.

La estabilidad cambiaria: de lo que se habló mucho que iba a dispararse el bolívar, que se iban a ir los capitales, fíjense ustedes cómo se ha venido moviendo en torno a la política de bandas que nosotros decidimos mantener, bueno, el Banco Central de Venezuela que en esto es autónomo pero en coordinación con el gobierno y hemos estado pues muy en cuadro cerrado, allí con el Banco Central, yo aprovecho para hacer un reconocimiento ante toda la Nación, a los integrantes, el Presidente y la directiva del Banco Central de Venezuela han estado atentos, me consta, día tras día, de la evolución de estas variables y haciendo su papel. Bueno, entre otras cosas, gracias a ellos y a la política y a la confianza que hay en el país, este ha sido el movimiento, esta es la banda, el valor superior, el valor inferior del bolívar con relación al dólar y fíjense que se va moviendo, incluso aquí esta caída fue la de diciembre, esta serie más larga, aquí está diciembre, aquí hubo una caída producto de nuestro triunfo el 6 de diciembre, el bolívar se fortaleció, recordemos y desde entonces se ha mantenido la banda, el movimiento del bolívar, la estabilidad monetaria pues paralelo al eje central, es decir, a la pendiente que está establecida en la banda. Podemos decir, sin temor ninguno a equivocarnos que en Venezuela hay una perfecta y ajustada estabilidad monetaria, perdón, estabilidad cambiaria, lo cual genera confianza, lo cual significa que no habrá aquí la devaluación, que no habrá un control de cambio, que se moverá el bolívar de manera normal como está previsto, con mucha estabilidad, eso da confianza en el país y estas son algunas de las causas de ese clima de confianza que se ha venido creando.

En cuanto al tipo de cambio ya lo señalamos. Esto que voy a nombrar no se asusten, es un gráfico, solamente nos interesa aquí decir y explicar brevemente que el riesgo-país de Venezuela ha venido cayendo de manera significativa. Es decir, esto nos permite o le permite a Venezuela ir al mercado internacional de capitales y adquirir capitales con menor costo, este pico de acá, la línea roja es Venezuela comparado con Argentina, México, Colombia y Brasil, fíjense como se vino moviendo, bueno la América Latina, pero Venezuela estaba en el nivel más alto de riesgo-país, estaba demasiado alto para el mes de julio, agosto, setiembre de 1998.

Después del 2 de febrero del inicio de este Gobierno, de los 100 días, fíjense el movimiento brusco hacia abajo. Hoy, si nosotros vamos a buscar capitales en el mercado internacional y este es un buen indicativo de la estabilidad del país, nosotros podemos conseguir esos capitales, no a 17,5% como estaba en agosto y setiembre del año pasado, por eso fue que los Bonos estos Globales que el Gobierno anterior adquirió, hizo un cambio, le costó tanto y le cuesta tanto al país, unos intereses muy altos por el riesgo-país. Hoy no, nosotros hoy, si fuésemos al mercado de capitales en búsqueda de estos capitales, pudiéramos obtenerlos a 6,33%, ha caído en 5 y tantos puntos en estos 100 días el riesgo-país de Venezuela y sigue moviéndose hacia abajo, esos son indicativos claros de confianza en el país.

Pero fíjense ustedes —después del traguito de café— lo que les voy a mostrar ahora a continuación. La inflación, ese diablo, Pablo, que se desató, la más alta del continente, la nuestra. El Presidente Cardoso recuerdo que peló los ojos, permítanme la expresión de asombro positivo, de alegría cuando le mostramos esto, analizando la problemática de Brasil, la de Venezuela, que es muy parecida en el fondo, en esta decisión que tenemos de estrecharnos mucho más con Brasil, ese hermano del Sur.

Fíjense ustedes la inflación. Aquí tenemos un cuadro comparativo, siempre es bueno, no todas las comparaciones son odiosas. Fíjense ustedes el Gobierno que comenzó los primeros 100 días, digamos de enero a abril, a mayo, el Gobierno que comenzó en 1989 hace 10 años, fíjense ustedes esa curva, la de arriba, esta fue la inflación en los primeros 100 días de ese Gobierno, hace 10 años, ya estaba desatado el diablo inflacionario.

El Gobierno que comenzó en 1994, el movimiento de la inflación fue este que está aquí en los primeros 100 días de aquel Gobierno, es decir en 1994, el movimiento ascendente después del 9 de febrero de ese año, el Gobierno comenzó aquí y comenzó a subir la inflación y después se desató de manera terrible, recordemos eso.

Esta curva, la de abajo, la azul, es la curva de nuestro Gobierno ahora, 1999, 10 años después, fíjense la inflación ha caído el mes de abril al índice más bajo en 10 años, 1.1 y estamos seguros que va a continuar cayendo.

La inflación este año nosotros la vamos a amarrar y el año que viene, el 2000, la vamos definitivamente a derrotar y esto es uno de los indicadores de mayor confianza y además una de las bases para el impulso de una economía productiva, de un desarrollo económico sostenido, sustentable.

Este gráfico es el mismo de la inflación en otra escala, el Gobierno de 1994, este fue el movimiento de la inflación y este es el nuestro después de febrero, 1.2, 1.1.

Los títulos de estabilización monetaria, este mecanismo que ha causado daño, sin duda alguna, al sistema económico venezolano por las altísimas tasas de interés y bueno la absorción de capital y evitar que ese capital vaya a la actividad productiva, esto también se mueve más o menos al ritmo de las tasas de interés que ya veíamos, esto también permitirá que muchos de estos capitales vayan hacia la actividad productiva y no hacia la actividad especulativa.

Amigos de la Bolsa de Valores de Caracas ¡caramba! había mucho nervio allí y yo recuerdo cuando me invitaron el año pasado. Un saludo, amigos de la Bolsa de Valores de Caracas. Me invitaron, al «diablo» Chávez, a darles una conferencia, una charla allá y recuerdo las preguntas y los comentarios y todavía pues. Sin embargo, fíjense ustedes, la Bolsa de Valores de Caracas, el Indice General de Capitalización. Mucha suerte amigos de la Bolsa y que les siga yendo bien es nuestro deseo para que el país marche adelante; pero fíjense ustedes el salto que ha pegado la Bolsa de Valores de Caracas, es verdaderamente extraordinario.

Los precios de petróleo, y esto no ha sido producto de una guerra o de la luna llena, no, no, no. Ha sido producto de una estrategia firme, de un cambio de 180 grados en la estrategia que venían siguiendo los gobiernos anteriores y Petróleos de Venezuela. Nosotros decidimos primero respetar los acuerdos de recorte con la OPEP y con México; y segundo, decidimos incrementar el nivel de los recortes, y además en el mundo ya se sabe que aquí hay un Gobierno serio, que hay una nueva dirección en PDVSA, el señor Mandini que está con nosotros; una industria que es de lo mejor que tiene Venezuela, pero había que reorientarla, había que incrementar su capacidad y lo estamos haciendo; hay un gran nivel de profesionalismo ahí, un gran nivel técnico, pero esa industria pues debe estar al servicio de los intereses del país y no debe funcionar como venía funcionando.

Ahora ha cambiado esto en función del interés del país y este es un buen ejemplo, este es un buen ejemplo, recortamos la producción, el ministro de Energía y Minas, el doctor Alí Rodríguez ha hecho un inmenso trabajo y muy productivo trabajo en este sentido, muy rápido con ese bastón se mueve por los países árabes, por México, y después de hablar con seriedad con los países de la OPEP, con México, «señores, vamos a respetarnos todos la producción, la OPEP no puede ser un club de pinochos», como decían aquí en Caracas hace un año atrás, dos años atrás, vamos a enseriarnos, vamos a demostrarle al mundo la importancia de la OPEP, PDVSA va a respetar todo esto. Fíjense ustedes el movimiento, venimos de 7 dólares el barril en diciembre y enero y ya nuestro barril está por 14.9 dólares, a un promedio de 11 en el año en lo que va del año, 11. ¿No, Mandini? Once dólares el barril.

De todos modos nosotros no vamos a caer en la tentación del gasto por gastar. No, hemos decidido y ya he firmado el decreto para modificar el Fondo de Estabilización Macroeconómica que fue establecido en el gobierno anterior, pero por encima de 14 dólares el barril. Vamos a bajarlo al nivel de 9, porque en el nivel de 9 dólares fue que hicimos el presupuesto de este año rebajado. Así que no vamos a caer en la idea de gastar y gastar ese dinero que ha sido error de ocasiones anteriores.

Las reservas internacionales. Este es otro indicador importantísimo, aquí hay un cuadro comparativo. Las reservas internacionales en el año 89 se mantuvieron más o menos parejas, los primeros 100 días del año 89, del gobierno del 89; los primeros 100 días del 94 cayeron las reservas a 10 mil millones de dólares y nosotros en estos 100 días de gobierno pues se ha logrado el incremento a un nivel de 13 mil, estamos hoy a casi 14 mil, estamos tocando, estamos rozando ya en mayo, porque esto fue hecho en el mes de abril, estamos rozando ya, aquí hay un nuevo repunte. Si esta curva la dibujáramos completa ¿no?, yo como soy zurdo voy a hacerlo así.

El mes de mayo que no está graficado acá, hay un repunte hasta los casi 15 mil millones de dólares de reservas internacionales. Esto es un indicativo serio, indubitable de la confianza en Venezuela. No se están yendo los capitales como algunos decían, están viniendo, que sigan viniendo y yo sé que seguirán viniendo. Hay un gran interés en Venezuela y en el proyecto de desarrollo integral que estamos comenzando.

Bueno, ahora en cuanto a la economía productiva debemos reconocer que ahí topamos con la mayor dificultad, ya yo lo he dicho, una caída tan pronunciada y tan profunda, una recesión tan profunda, una caída de 20 años, desde que Venezuela perdió el rumbo —como bien lo dice un libro editado hace varios años por la Fundación de Cavendes, Fundafuturo, Estudios del Futuro. Con nosotros está el doctor Luis Vallenilla, yo recuerdo ese libro que ustedes me enviaron a Yare por cierto y allá lo leímos con mucha atención los 10 muchachos de Yare «Cuando Venezuela perdió el rumbo». Sí, en verdad perdimos el rumbo en lo económico, en lo social, en lo político. Ahora estamos retomando el rumbo, ya vamos enfilando la nave en una buena dirección.

Bueno, después de una caída tan vertiginosa, tan pronunciada, pues no va a ser fácil la recuperación de la economía productiva y por tanto del empleo. A mí me da mucho dolor el tema de los desempleados. Aquí han venido los de Sidor, mañana los recibo en la noche, una delegación de ex trabajadores de Sidor; hoy estaban tomando el puente sobre el Lago de Maracaibo un grupo de venezolanos también desempleados, me reuniré con ellos, con el gobernador, permitieron que pasaran los vehículos.

El problema del Táchira, de los gandoleros venezolanos también desempleados, ya ese lo solucionamos, yo no quería hacerlo de esa manera pero no tenía otra alternativa que firmar, como se firmó, una medida unilateral para facilitar el transporte de carga venezolano y también el colombiano. Pero en fin, nos duele el caso, el tema del desempleo que es demasiado alto en Venezuela. Pero amigos trabajadores, compatriotas todos, que estén pasando por esa difícil situación de no tener trabajo, eso debe ser muy triste, muy duro, muy doloroso, lo sabemos. Tengamos paciencia. Un poco más de paciencia. Ahora, estos segundos cien días de gobierno miren, nosotros no descansaremos, a través del Proyecto Bolívar 2000 en su segundo nivel, Pro- Patria, con todo este equipo integrado de gente, con los empresarios de Venezuela y del mundo que quieren venir también a invertir en Venezuela y por tanto a generar empleo, por ejemplo, el caso de Las Cristinas allá en la zona del Edo. Bolívar, el complejo minero que ya se activó, va a generar tres mil empleos este año, en la primera fase de construcción. Así que vamos adelante. Yo estoy seguro que en los próximos cien días y en los otros cien días, es decir, en este año, en este mismo año 1999, nosotros comenzaremos a sentir la reactivación paulatina, será poco a poco, fueron 20 años de caída Dios mío, de desempleo, de quiebra de la microempresa, de la pequeña empresa, de la mediana empresa, y eso ha generado un desempleo salvaje, terrible y doloroso en Venezuela que es de los más grandes de nuestra historia. Como dijo Bolívar: No descansaré, no le daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma. Lo haremos, contamos con ustedes, cuenten ustedes con nosotros trabajadores de Venezuela.

Estamos preparando el terreno y hemos preparado, como cuando uno va a sembrar la tierra, pues comienza primero desmontando, rastreando, preparando el terreno para la siembra, eso es lo que hemos venido haciendo en estos cien días. Ahora nos disponemos a comenzar la siembra de un aparato productivo, de un modelo económico productivo, orientado, como ustedes saben hacia la industria de la construcción, la microempresa, la pequeña empresa, el turismo, la agricultura, las empresas petroleras, la petroquímica, el gas, la pesca, todo esto está en nuestros planes, pero claro que ese proceso será lento, pero iremos avanzando de manera firme y paulatina, sostenida. No tengo la menor duda. Hemos preparado el terreno, hemos comenzado a preparar el terreno. Sin embargo, ya hemos comenzado un programa de construcción de viviendas y de infraestructura en todo el país, con los recursos que tenemos, que no son muchos, pero los estamos maximizando a través del Bolívar 2000.

Igual se ha logrado, en un proceso de conversaciones con la banca, con el Banco Central, con Fogade, en el cual participó el gobierno, algo muy importante sin duda, por cuanto el Banco Central redujo a 1.5 el encaje y Fogade redujo también el aporte que cobra, una proporción determinada. Como producto de ese acuerdo la banca comercial se ha comprometido, y yo estoy seguro que mis amigos los banqueros que sí tienen corazón van a cumplir con ese compromiso, a liberar 200 millardos, es decir, doscientos mil millones de bolívares de la banca a intereses bajos, los más bajos posibles, para la cosecha de invierno que ya está encima. Es necesario que esto se acelere: los procedimientos, los trámites y tenga la seguridad la banca y los productores del campo, que esa cosecha obtendrá colocación en el momento correspondiente. Nosotros, como gobierno, estamos obligados y así lo estamos haciendo, a defender los intereses de los venezolanos.

El caso de la frontera con Colombia es un caso digno de estudiar. Nosotros tenemos que defender los intereses de los trabajadores venezolanos, en este caso de los trabajadores del campo.

Crédito a tiempo, amigos de la banca, vamos a dinamizar esto, 200 millardos deben ir en estos próximos días, semanas, hacia los productores del campo, el maíz, el sorgo, el ajonjolí, el girasol, el arroz, viene la cosecha de invierno. Que no se queden los campos abandonados, sería muy doloroso ver tanta tierra fértil y los campesinos a un lado sin trabajo, sin tierra, sin crédito, eso es muy doloroso porque ellos viven de eso y el país necesita la producción para elevar su nivel de independencia y de soberanía.

No podemos seguir importando casi todo lo que nos comemos, tenemos que producir aquí. La agricultura tiene rango constitucional de primer orden y lo tendrá, tiene rango estratégico incluso de seguridad del país y así lo vamos hacer y las Fuerzas Armadas también están incorporándose a esto. Hemos activado ya varias granjas cívico militares para integrarnos con todos esos recursos a este proyecto que es estratégico, granjas integrales.

Ya hablé de la inversión también, esto es digno de referirlo, inversionistas privados, en este caso una empresa canadiense, la Placer Dome, tenía 2 años esperando, no se atrevían a invertir en Venezuela, esto hay que decirlo, 2 años tenía esa empresa canadiense, que es una de las grandes del mundo en minería, dudando, pensando, que si buscando los capitales, venían a hacer estudios y se iban.

Bueno, producto del viaje que hicimos al Canadá en el mes de enero, producto de un viaje que ellos hicieron a La Viñeta, nosotros todavía sin asumir el Gobierno y producto de esta confianza que en el país está reinando de nuevo, pues hace unas 2 semanas atrás, fuimos allá a Las Cristinas, al Estado Bolívar a poner en marcha la primera fase del Complejo Minero Las Cristinas, que va a significar para el país una inversión directa de 575 millones de dólares y como ya lo dije, la generación de 3 mil empleos directos, este año, en la primera fase, la construcción.

Además de eso, al amigo luchador y gran venezolano revolucionario, Francisco Mieres, lo hemos designado para Corpoindustria y estamos trabajando muy duro y hemos comenzado ya en estos 100 días apenas, hemos dado créditos a pequeñas empresas, a microempresas en todo el país por el orden de 1.5 millardos de bolívares, que era casi todo lo que quedaba ahí, Francisco me dijo la taza está vacía, pero vamos por supuesto a hacer planes para reactivar y para darle recursos suficientes a Corpoindustria y para que cumpla esa función tan importante de apoyarlos a ustedes, amigos de la microempresa, de la pequeña empresa, de la mediana empresa.

Bueno, vamos marchando entonces hacia la reactivación de la economía productiva, la pesca, la agricultura, la microempresa y lo iremos logrando poco a poco, pero lo lograremos.

En cuanto al tema ético. ¿Cuánto tiempo llevamos? Una hora y cincuenta y cinco, no hemos llegado a una hora todavía.

En cuanto al tema ético y moral que es muy importante, Carlos Fermín, muy importante ese tema, cómo lo hablábamos allá en Yare cuando era mi abogado Carlos Fermín y siempre me llevaba un cambur y una arepa rellena de chicharrón que compraba no sé dónde, en la carretera, era mi abogado y mejor amigo, ahora es el Director de la Policía Técnica Judicial, felicitaciones por los logros que se están evidenciando allí también.

Bueno, lo ético, lo moral. Nosotros hemos llegado aquí a luchar contra la corrupción, sea cual sea el ámbito, el personaje, el nivel, el color, el empleo de donde haya... sabemos que en Venezuela la corrupción es una de las más espantosas del continente, del mundo, dicen informes mundiales; creo que ganamos medalla de plata en corrupción según un estudio mundial, estábamos en Yare cuando salió ese informe, segundo en el mundo en corrupción, detrás de no sé qué país.

Bueno, ahora tenemos que luchar contra ese morbo, contra ese grave mal que está afectando muchísimo al país, esa es la crisis más terrible que tenemos, la crisis moral, la crisis de valores, la crisis ética. Nosotros no haremos nada si solucionamos la economía, el petróleo, vienen las inversiones, nosotros no haremos nada con constituyente, nosotros no haremos nada con el impulso de lo social, la educación y la salud, no haremos nada si no logramos solucionar, en el fondo, la madre de todas las crisis que aquí comenzó hace unos 30, 40 años, es la crisis ética, es la crisis moral. Yo hago un llamado a todos. Todos tenemos derecho a rectificar. Vamos a olvidarnos de los vicios del pasado, cuando aquí había gobernantes que robaban y mandaban a robar y permitían y tenían mafias, equipos que se organizaban para robar. Eso tiene que acabarse y yo estoy dispuesto a luchar, pero sin cuartel, contra la corrupción, repito, sea cual sea la persona o sea cual fuere el escenario donde se presente. No importa donde sea. Mientras más cercano a mí esté alguien y caiga en algún hecho de corrupción, tenga la seguridad que con mayor fuerza aplicaré el poder que me corresponde dentro de los límites del estado de derecho, por supuesto. Pero no podemos ceder al respecto. Uno puede negociar en otras cosas. Uno puede ceder en otras cosas como hemos demostrado en estos cien días, que si el referendum, que si la Constituyente, que si la otra, que si el otro, pero en materia de corrupción no hay concesión con nadie. No hay pero ni un milimetro atrás, vamos a luchar sin clemencia, sin descanso, cueste lo que cueste contra ese vicio que se regó por todas partes como un cáncer por todo el cuerpo de la Nación.

Igual desde el punto de vista ético, el gobierno que yo tengo el honor de presidir lo ha manifestado a nivel nacional y a nivel internacional. Lo hemos manifestado y lo estamos practicando, me refiero al respeto a los derechos humanos. Derechos tan violados en Venezuela en los últimos años y que todavía se siguen violando muchos de ellos. Porque un niño que esté en la calle se le están violando sus derechos. Una familia sin vivienda, sin atención médica, se le están violando sus derechos, pero nosotros hemos dado demostraciones claras, reconózcanlo aquellos a los que les cuesta, afortunadamente es una minoría, reconocer las evidencias. Reconózcanlo. Hay algunos ejemplos de que este gobierno nuestro vino con la más alta intención de respetar los derechos humanos, por ejemplo el mismo caso de los invasores, yo lo he dicho, nosotros no utilizaremos las Fuerzas Armadas para reprimir a la población. No lo haremos. Y hemos, con liderazgo, con conversación donde han participado también los militares, gobernadores, dirigentes políticos, hemos venido solucionando esos problemas que son, en el fondo, un problema de derechos humanos, son un problema de dignidad. No son un problema de orden público. No. Algunas veces tienen manifestación en el orden público, pero en el fondo son problemas o es un problema cuya causa es la violación flagrante de los derechos humanos de los venezolanos. En ese sentido pues nosotros vamos a establecer y vamos a continuar avanzando con mucha fuerza en esa dirección: el restablecimiento del estado de derecho y el respeto a los derechos humanos. Bueno, incluso a nivel internacional, por allí algunos sectores internacionales y algunos también aquí lanzaron algunas críticas que yo las leo con atención, créanme que yo las leo con atención y trato de buscarles razón. El caso aquel de la carta a Carlos Ilich Ramírez, venezolano que, como sabemos, está en Francia. Está preso. Pero tiene derechos humanos. El derecho a la comunicación es uno de los derechos humanos fundamentales. Yo estuve preso dos años y tantos, y hay que ver lo que a un preso le alegra, le motiva, que le respondan una carta, que un preso le mande una carta a alguien al otro lado del mundo y ese alguien le responda. O ahí en la esquina, ¡qué terrible es estar preso y no recibir nada! Es estar como doblemente preso. Pues el caso de Carlos Ilich Ramírez es un caso donde nosotros lo que hacemos es reconocer ese derecho humano y comienza reconociéndolo el Presidente de la República, dígase lo que se diga, que si Chávez le escribió a El Chacal; que Chávez es terrorista. ¡Qué terrorista voy a ser yo! Lo que hice fue responder una carta a un compatriota que está en prisión. El Papa Juan Pablo II le echó la bendición, y no solamente eso, fue a visitar a la cárcel a aquel joven que le dio no sé cuántos tiros y que casi lo mata. ¿Podemos decir que el Papa Juan Pablo II es un terrorista, un asesino? No. Es un ser humano, magnánimo, es una cuestión de humanidad, hay que quitarse las caretas, el cinismo hay que echarlo a un lado, son derechos humanos fundamentales de todos los seres humanos sea cual sea ese ser humano y la condición en la que esté.

Bueno, hemos hablado un poco de lo espiritual en estos 100 días de gobierno, de ese renacimiento espiritual. Hemos hablado un poco de lo social, la educación, la salud, los derechos humanos, el Proyecto Bolívar 2000 que es la nave insignia del proyecto social de estos 100 días. Vamos a hablar lo económico, que lo hemos estado analizando, lo que es la estabilización macroeconómica y la Ley Habilitante, que apenas estamos comenzando pues a ejecutarla ya con el Impuesto al Débito, el Impuesto al Valor Agregado, ya tenemos casi listo, lo dije, todo lo que es la modificación de la reforma de la Ley de Administración Central para reducir el Estado, hacerlo más eficaz; la fusión de los ministerios. Todo eso lo hemos comentado.

Vamos a pasar ahora al tema político. El tema político creo que ha sido el de mayor dinamización, sin duda mucho más que el social que es muy muy espeso, muy difícil —ya lo dije—, mucho más que lo económico, con todo y la evolución dinámica que ha tenido el cuadro variable macroeconómico fundamentalmente.

Ahora, en lo político si es verdad que el proceso lleva su marcha con vida propia. Me preguntaba un periodista hace poco, colombiano, vino aquí a Palacio a hacerme una entrevista, y me decía: «mire, en estos 100 días», porque hasta en el mundo se está hablando de los 100 días de mi gobierno. Es muy positivo que se hable de los 100 días, y se habla con interés, con atención. Saben que aquí llegó un gobierno de verdad.

Bueno, me preguntaba este periodista colombiano, antenoche, «bueno, en lo político usted, hay algunos que dicen que el país no se ha movido, que está paralizado» qué sé yo. «En lo político qué logros cree usted». Yo le decía: «Imagínese usted, lo que ha ocurrido aquí, para no hablar de más nada, sino en lo político un evento nada más, un evento que en Venezuela nunca antes había ocurrido en dos siglos, en 200 años». Le dije: «Mire, a este Palacio de Gobierno han llegado hombres a caballo», como el General Cipriano Castro, por ejemplo, que dijo por allá, más allá de la frontera, «voy a colgar mi chinchorro...» —¿no fue, Dávila? venía el abuelo suyo con Castro ¿no? Hasta Tovar lo acompañó y cayó herido allá, el abuelo del coronel Dávila venía, era castrista, mi abuelo también, Pedro Perez Delgado, Maisanta, no vino desde allá, se le pegó por ahí por el lado de Tinaquillo, por los lados de Tinaquillo se unió a Castro y luego Castro lo nombró coronel y lo ascendió a coronel y lo mandó de jefe civil en Sabaneta de Barinas. Allá se unió con Claudina Infante y tuvo dos hijas, una de ellas Elena, mi madre. El general Pedro Pérez Delgado...

Bueno, Cipriano Castro dijo allá: «voy a colgar mi chinchorro en los chaguaramos de Miraflores» y pasó varios meses desde el mes de mayo, ahorita el 23 de mayo, el domingo próximo 23 de mayo vamos a ir allá a Capacho a conmemorar. Me invitaron, yo voy con mucho gusto amigos del Táchira, allá estaremos y voy a dar unas palabras allá recordando los 100 años del inicio de la llamada Revolución Restauradora ¿no? Sí, Restauradora, correcto, la de Cipriano Castro y Gómez que venía de segundo, casi sin hablar, Juan Vicente Gómez.

Bueno, entonces aquí vinieron hombres de a caballo, aquí hubo golpes de Estado, tumbaron a Castro, lo tumbó Gómez, murió Gómez, vino López, tumbaron después los adecos, no olvidemos eso, 18 de octubre de 1945, golpe de Estado, una cúpula contra un general demócrata. ¡Qué hermoso iba el proceso de transición conducido por ese gran civilista, General que fue Isaías Medina Angarita! Ahí comenzó el desastre, eso pasó aquí mismo, aquí, allá entre el Museo y este sitio. Ahí comenzó el drama venezolano, hace 50 años.

Bueno, en todo caso lo que le decía yo al periodista colombiano es que... yo digo estas cosas, perdónenme, a ustedes los niños, los jóvenes, vean, no se dejen meter cuentos de camino, estudien la historia, no por estudiarla, es que como decía Toynbee, un gran historiador: «pueblo que no conoce su historia no tiene futuro». Es como un hombre desmemoriado, un ser humano ¿de dónde vienes tú? No. Yo no sé. ¿Para dónde vas? Tampoco sé. ¿Quién fue tu padre? No. Yo no sé. ¿Cómo te llamas? No. Tampoco sé. Un pueblo tiene que conocer de dónde viene, por qué tiene este barro. Por qué este rostro, por qué este pelo, por qué esta pasión, por qué estos montes, por qué estas leyendas, por qué estos cuadros, por qué todo eso. Hay que conocerlo.

Bueno, entonces yo le decía al periodista colombiano, imagínese usted hermano, en 200 años de historia aquí nunca había ocurrido lo que ocurrió el 25 de abril, en estos primeros cien días de gobierno, un referendum nacional. Es la reivindicación de la democracia, pero la verdadera democracia, la democracia participativa, la democracia que consulta, nunca antes un presidente, a caballo o a pie, uniformado o de civil, de los que aquí llegaron había llamado al pueblo para consultarle en un referendum nacional ¿le parece poco eso? Y eso no se debe a Hugo Chávez. No. Eso se debe al hermoso proceso constituyente que está en marcha y que como yo lo he dicho una y mil veces, no tiene marcha atrás. Vamos a una Asamblea Constituyente y no impuesta por cúpulas, ni producto de un golpe de estado. No. Producto de la decisión de un pueblo. Y estamos en pleno proceso. Estamos en plena etapa eleccionaria. Vamos, yo confío profunda y plenamente en el pueblo, venezolanos, en ustedes, que sabrán escoger el próximo 25 de julio, cuando se hagan las elecciones, las más importantes elecciones de todo este siglo serán las del 25 de julio. Preparémosnos todos a participar en ese proceso histórico. Y no se equivoquen venezolanos. No se dejen confundir. Ya comenzaron las campañas para tratar de engañar de nuevo a un pueblo. Y vendrán campañas, y se disfrazarán muchos del viejo régimen, que ahora no quieren ponerse sus propias siglas. Me decía el Ministro Peña que este es un caso único en el mundo. Gente de partidos que no quieren que sepan que son de esos partidos. Es como la última entrevista aquella que usted le hizo Ministro al otro candidato, como se decía, que usted le decía: «Bienvenido candidato de Acción Democrática, Copei, Proyecto Venezuela» y aquel hombre tiraba la copa para abajo: No me diga así. No me raye. No me raye. Sí, ahora los dirigentes políticos de los viejos partidos no quieren que sepan que ellos son de esos partidos. Se tratan de enmascarar, les quitaremos las máscaras, como tú lo dijiste Angela, en ese libro hermoso que es La rebelión de los ángeles: «El 4 de febrero pudo haber sido martes de carnaval, a las doce de la noche comenzaron a caerse las máscaras». No van a poderse enmascarar engañadores de oficio. El pueblo los desenmascarará. Y el 25 de julio, estoy seguro, que ustedes, todos nosotros, los venezolanos, elegiremos una Asamblea Constituyente que será originaria. Que tomará las acciones que tenga que tomar, que refundará la República, y este año haremos una nueva Constitución y el año que viene comenzaremos el 2000, ese número mitológico, que significa la entrada a un nuevo tiempo, con una nueva base política, un nuevo sistema político naciente, democrático, verdadero, justo y digno, para ustedes niños, para ustedes, jóvenes de Venezuela, porque para ustedes es ese regalo.

Yo me siento muy tranquilo de conciencia y muy feliz, debo decirlo, de la marcha del proceso político venezolano. Vamos hacia una verdadera revolución. No vamos, corrijo el término o la expresión, estamos en un verdadero proceso revolucionario con el signo venezolano de este tiempo, es una revolución popular, pacífica y democrática que tiene nombre y tiene cauce: Proceso y Asamblea Constituyente. Vamos hacia ella. Primer referendum en toda la historia venezolana, logro de estos cien días de gobierno, previo decreto, impugnaciones por todos lados, algunos hasta invocaron protocolos de otros países para tratar de detener esto, no lo lograron y yo quiero felicitar ante toda la Nación, entre muchas otras personas, además del pueblo venezolano a los venezolanos que me acompañaron en la Comisión Presidencial Constituyente, allá estoy viendo muy sonreído a ese gran venezolano que es el doctor Ernesto Mayz Vallenilla, al lado de Angela Zago, el doctor Hermán Escarrá Malavé, siempre tan impecable, así como en las calles de Socopó, a mediodía haciendo campaña allá por la Constituyente, igual todos los que nos acompañaron en ese proceso constituyente, en ese equipo constituyente, ahora vamos a nombrar, el doctor Luis Vallenilla se ha incorporado a ese equipo, así me lo hizo ver el día de ayer con su equipo o parte del equipo de Fundapatria, bienvenido doctor Luis Vallenilla y vamos a formar un Consejo Constituyente porque ahora es que viene lo importante, ahora tenemos que recoger las opiniones de los venezolanos, darles cauce, enlazar la Constituyente con los venezolanos para que la Constitución que resulte no sea producto de una cúpula, de una élite, no, tiene que ser producto de ustedes, así que vayan pensando, vayan revisando, mire hay libros, por ejemplo, libros que hablan de las constituciones de Venezuela de todos los tiempos, desde la primera, aquella de 1811, la del 5 de Julio, revisemos todo eso, ustedes muchachos, estudiantes universitarios de las facultades de Derecho, de Ciencias Políticas, de Politología, todos ustedes jóvenes militares, ustedes pueden también participar, yo, su Comandante en Jefe, los llamo a participar a través de la discusión, de las propuestas, vamos a ver, vamos a discutir todos, como decía el maestro Simón Rodríguez, el Robinson nuestro, que no quede nadie sin ser consultado porque el que quede sin ser consultado, pues habrá que actuar por él porque él no se sentirá representado, vamos todos a hacer una Asamblea Constituyente, una nueva democracia, ese es el proceso político de fondo que lleva un ritmo bastante acelerado.

Ya por terminar, después de dos horas de conversación con ustedes, nos queda algún tema importante que no quiero en esta revisión de los 100 días dejar de mencionar también, además de todo lo que he dicho ya, ustedes son los jueces, ustedes dirán si lo que yo he mencionado es mentira o se acerca a la verdad, evalúen bien, juzguen bien, con objetividad y entre todos busquemos la verdad que yo no la tengo ni la tiene mi gabinete. La verdad la construimos entre todos, la compartimos, la vivimos, le damos campo, es una construcción colectiva, como la patria lo es y debe serlo.

Hay otro tema que aún no se nota porque 100 días es muy corto tiempo, es el nuevo enfoque de un proyecto nacional mirando el territorio. Nosotros vamos hacia un nuevo ordenamiento territorial, pero no vamos a quedarnos en los manuales, en las declaraciones, no, es que tenemos que reordenar el país y hemos estado trabajando mucho sobre el eje Apure-Orinoco, hemos estado trabajando muchísimo en el Gobierno, en el gabinete, en algunas gobernaciones, gobiernos locales, regionales, las Fuerzas Armadas, el Ejército, la Marina la Guardia Nacional, la Fuerza Aérea, hemos estado dándole vueltas ahí a la olla y el próximo 22 de este mes de mayo, no caerá dentro de los 100 días, será para los segundos 100 días, la segunda primavera, el segundo cumple 100 días, pero quiero anunciarlo porque tiene para nosotros mucha importancia y especialmente ustedes, amigos y compatriotas que viven en esa inmensidad de Venezuela que ha estado abandonada durante muchos años.

Nosotros el 22 vamos a ir a Puerto Nutrias, puerto sobre el río Apure en su ribera norte, margen izquierda, que fue un puerto internacional de mucho peso en tierra barinesa y no porque sea Barinas porque mi compromiso es con toda Venezuela, sencillamente que ese es un punto, un epicentro del eje Apure-Orinoco, vamos a reactivar un puerto fluvial, vamos a colocar ahí una unidad cívico-militar con la Marina, con un comando fluvial de la Marina, un comando del Ejército, de la Guardia Nacional y los pescadores y campesinos de la zona, ese es apenas un primer pasito muy modesto, pero tenemos nosotros ese sueño de desarrollo de Venezuela sobre el eje Apure-Orinoco para las próximas décadas de este siglo, eso será un paso y yo quiero también hacer un reconocimiento ahora que hablé de ese esfuerzo cívico militar a las Fuerzas Armadas, a mis hermanos de las Fuerzas Armadas, también se decía el año pasado que los militares no iban a aceptar a Chávez, General Martínez Ochoa, decían por ahí algunos. «No, que no quieren a Chávez los militares». Los militares estamos felices, porque yo soy soldado, felices, como me decía un soldado hace poco en algún pueblo por ahí, en alguna calle de un pueblo. «Estoy feliz, mi comandante», yo tengo la dicha que los soldados no me dicen Presidente. Es una dicha para mí, me dicen mi comandante. Eso para mí es un honor, una honra.

Bueno, los militares venezolanos y ese es otro cambio importante en estos 100 días de gobierno. Los militares venezolanos están visualizando el mundo con una nueva visión, permítanme la redundancia. Mi reconocimiento a ustedes, oficiales, suboficiales, tropas de todas las Fuerzas Armadas Venezolanas. Hay un proceso Constituyente también en las Fuerzas Armadas, ha vuelto la dignidad a las Fuerzas Armadas, el respeto a las Fuerzas Armadas. Se está trabajando en las juntas de ascenso, ahí no habrá ninguna injerencia política de ningún signo, ahí no habrá ninguna injerencia de amiguismo de ningún tipo, los mejores soldados ocuparán los máximos cargos en las Fuerzas Armadas.

Eso es devolverle, ya eso solamente es devolverle la dignidad a ustedes, hermanos, pero no sólo eso, porque la dignidad trata de la dignitas, no solamente es hacia adentro la dignidad, es también hacia fuera, es ser útil.

La Academia Militar, mi madre el Alma Mater, así dice: «Forja hombres dignos y útiles a la Patria». «La gloria está —decía el Padre Libertador— en ser grande y en ser útil». Así que las Fuerzas Armadas, además de la utilidad que le han dado al país en estos años, pero ahora están potenciando su utilidad en función de las necesidades de un pueblo, porque las Fuerzas Armadas y el pueblo venezolano son una sola cosa. Yo anuncio la creación de la Brigada Especial del Ejército, llevará el nombre del pueblo soberano, Ezequiel Zamora en Barinas y será una brigada especial, tendrá batallones de seguridad y batallones de desarrollo, batallones agrícolas, brigadas de salud, batallones de desarrollo. Este ejemplo de Puerto Nutrias, allí va a funcionar en ese ámbito una unidad especial, pero será la primera nada más, porque no solamente los soldados somos para andar con el fusil cuidando las fronteras, no, también con la escardilla sembrando la tierra y también con la palabra enseñando al niño y también con la jeringa vacunando al que necesita la atención médica; también con la mano dándosela al hombre, a la mujer, también con la moral uniéndole con nuestro pueblo. Fuerzas Armadas y pueblo marchamos juntos en la misma dirección. Ese es un cambio apreciable en estos 100 días de gobierno y la labor de las Fuerzas Armadas a lo largo y ancho del país a través del Proyecto Bolívar 2000, es aplaudido por todo el pueblo venezolano, y yo les llamo a ustedes soldados, todos, desde el ministro de la Defensa hasta el último soldado, el más recluta del último contingente, mujeres de las Fuerzas Armadas, pilotos, guardias nacionales, marinos, hombres y mujeres del Ejército, vamos todos, ese reto vamos a cumplirlo porque yo sé lo que hay en las Fuerzas Armadas, yo conozco las Fuerzas Armadas y conozco el latir de sus hombres y de sus mujeres.

Conozco las Fuerzas Armadas porque yo fui parido allí, yo nací allí, en un segundo nacimiento. El primero fue de ti, madre, Elena. Echame la bendición, leí tu reportaje, gracias por tus conceptos y le pido a Dios no defraudarte jamás, madre.

Bien, además de eso, ahora si para ir terminando, creo que es importante hablar un poco del ámbito internacional. En el campo internacional, la Cancillería, el canciller José Vicente Rangel, los equipos de Cancillería, hemos estado, y el Presidente por supuesto al frente de la conducción de la política exterior, diciéndole al mundo, lanzándole al mundo señales muy claras de que aquí llegó un gobierno distinto y que Venezuela comienza a ser soberana de verdad, por una parte eso.

Venezuela, como lo dicen las líneas de la Constitución del 5 de Julio de 1811 y así debe decirlo la Constitución del 2000 y todas las Constituciones, Venezuela es un país libre, soberano e independiente de cualquier otro país o poder mundial. Soberanía, dignidad e independencia

Ahora, además de esas declaraciones y señales que hemos lanzado al mundo, no aceptamos presiones de nadie, en todo caso es la presión de nosotros mismos, tampoco presionamos a nadie, porque respetamos la soberanía de todos los pueblos del mundo, de todos los gobiernos del mundo y nos aferramos a un principio fundamental de lo que debe ser la autodeterminación de los pueblos, regla fundamental en las relaciones internacionales. Abogamos por la paz en el mundo, nos duelen las balas de Colombia, nos duelen las bombas de cualquier terrorista y también nos duelen las bombas de Kosovo. No queremos más violencia en el mundo. Pregonamos y practicaremos la paz internacional y los hermanos de Colombia, estoy seguro que están entendiéndolo, cuando hemos dicho que nosotros somos neutrales ante el conflicto interno que tiene Colombia. Que no somos aliados ni del gobierno de Colombia contra la guerrilla ni de la guerrilla contra el gobierno de Colombia porque ese es un problema interno y no vamos a tener injerencia en ese problema interno. Que deben solucionarlo fundamentalmente nuestros hermanos, los colombianos. Lo que sí hemos dicho, es que estamos dispuestos a mediar, si así lo quieren ellos, en la búsqueda de una paz verdadera para Colombia, que también será paz para Venezuela, esa es la causa fundamental o es una de las causas fundamentales del conflicto que hemos solucionado el día de ayer en la frontera con los gandoleros venezolanos, porque ellos no pueden ir al otro lado: los paran, los asaltan, andan inseguros, por eso mientras eso no se arregle, será muy difícil la integración,

Integración, esa es otra bandera que el mundo comienza ya a reconocerle al nuevo gobierno venezolano, en apenas cien días, y antes ya de asumir el gobierno pero especialmente en estos cien días, ya efectivamente en el gobierno hemos lanzado por el mundo entero la idea bolivariana de la integración de esta parte del mundo, y hemos conversado con los presidentes de Brasil, de Colombia, de Argentina, de los países andinos, de centroamérica, del Caribe, de México, hemos hablado sobre la necesidad de integrar... la vieja idea bolivariana integrar a la América Latina y el Caribe. Venezuela, y a mí me ha correspondido esa tarea, esa responsabilidad y ese honor también, de llevar la voz de ustedes, por ejemplo a la Cumbre del Grupo de los 15, allí en Jamaica, comenzando el gobierno, a pocos días de haber comenzado el gobierno y allí llevé la voz y traté de ser lo más claro posible con mi forma de hablar, que es igual que aquí, igual allá, igual acullá. Le hablé a los jefes de estado diciéndole: Venezuela está resucitando y levanta la bandera de la paz y la integración de todos. Todos los países de Africa, del Asia, de la América Latina, en eso que hemos llamado el Canciller y yo, en conversaciones de medianoche, la vía del trópico, inspirados en Alberto Adriani con la civilización del trópico. Esta vía tropical, América Latina, el Africa, el Asia, ese es un solo camino. Y lo estamos comenzando a transitar, hemos estado siempre de espaldas al Africa. Ahí están nuestros hermanos de Africa y tienen grandes recursos y también grandes dramas. Hemos estado alejados durante muchos años del gran Caribe. También me correspondió llevar la palabra, a nombre de todo el pueblo venezolano en la Cumbre de Jefes de Estado del Caribe, el pasado mes, aquí mismo en Santo Domingo, la hermana República Dominicana, igual, la bandera de Bolívar y de verdad que es reconfortante oír a hombres como Persival Patterson, el Primer Ministro de Jamaica hablando del Proyecto Bolivariano, y conversarlo con Leonel Fernández y con Cardoso y con Fidel Castro y con Pastrana, con este mundo nuestro. Este es nuestro mundo, como decía Simón Bolívar, la Patria es la América, esta América Meridional, la América nuestra.

Creo que el mundo ha comenzado ya a sentir, con mucha fuerza, este mensaje. Igual lo dije hace unos días atrás, en la Universidad de Brasilia, y lo daremos en la Universidad en Bogotá, dentro de pocos días, e iremos a México también a llevar esa bandera y a Cartagena de Indias, y en junio a la Cumbre de Jefes de Estado aquí en Río de Janeiro, de toda la América Latina, con todos los jefes de estado de Europa: O nosotros nos unimos o nosotros nos hundimos, he dicho por todo el Continente. La bandera de integración bolivariana, la bandera de la anfictionía, aquélla que nació en Panamá, en el Congreso de Panamá, bajo el signo de Bolívar, ahora es cuando tiene vigencia verdaderamente. Ahora más que nunca antes en la historia de los siglos, ante el mundo globalizado, que pretende barrernos del mapa, globalicémosno sí, pero empecemos por nosotros mismos, para poder enfrentar o para poder entrar en ese juego del mundo multipolar que ya se levanta sobre el siglo XXI que amanece.

Estamos convocando para el próximo año y lo haremos aquí en Venezuela, Dios mediante el 24 de julio, un congreso anfictiónico bolivariano de todos los pueblos y gobiernos de la América Latina y del Caribe para impulsar aún más esta idea, igual vamos a activar en nuestro litoral una universidad del Caribe, así lo hemos anunciado y así lo haremos, ya está listo el proyecto lo tiene el Ministro de Educación, pronto funcionará en el Caribe una universidad para el Caribe, donde vengan hombres y mujeres de ese inmenso Caribe que es nuestro pecho, vamos por el Caribe y vamos con el Caribe, igual hacia Mercosur, igual hacia la Comunidad Andina, igual con el Grupo de los Tres, México y Colombia, es la integración de un bloque de fuerzas de esta parte del mundo bolivariano, creo que también es necesario que nosotros reconozcamos esto, ha sido una gran tarea, una inmensa labor que se ha cumplido en todos los ámbitos a través de la Cancillería, las embajadas, los viajes del Presidente, incluso en el último viaje a Brasil nos acompañó un grupo grande de empresarios venezolanos, encabezado por el Ing. Francisco Natera, presidente de Fedecámaras, muy interesados, muy motivados, intercambiando con los empresarios de Brasil, igual me acompañará un grupo de empresarios a Cartagena de Indias a finales de este mes y a México a la Cumbre de la Comunidad Andina y del Grupo de Río, respectivamente, vamos a la integración, sí, pero claro que defendiendo nuestros intereses nacionales.

El caso de Colombia, de los transportistas es un ejemplo. Nosotros no tenemos ningún interés de dañar nuestras relaciones con nuestra hermana República de Colombia, todo lo contrario, pero ellos deben entender que nosotros estamos obligados, como ellos también están obligados a defender sus intereses, pues nosotros tenemos que salir en defensa de los intereses de nuestro pueblo y verdaderamente hasta que no se logre un mayor nivel de seguridad en la frontera y del lado colombiano en territorio colombiano, pues nuestros transportistas no podrán salir o ir hacia el otro lado, así que tenemos que buscar una situación de equidad. Yo me siento muy contento por la solución de este conflicto y mi saludo a todos ustedes transportistas, líderes de ese sector y mi felicitación a los ministros de Transporte y Comunicaciones, de Relaciones Interiores, de Industria y Comercio y del Trabajo que estuvieron toda esta semana trabajando, buscándole salida, le enviamos mensaje a nuestros hermanos colombianos, pero ellos pedían más tiempo, nosotros no podíamos esperar más y tuve que tomar esta decisión por el bien de Venezuela y también por el bien de Colombia, estoy seguro que así lo entenderán de aquel lado, de nuestros hermanos colombianos.

Bueno, vamos hacia la integración de este mundo y llamando a las inversiones, han venido aquí al Palacio en estos 100 días delegaciones chinas, delegaciones rusas, ucranianas, alemanas, españolas, francesas, brasileras, del mundo entero están viniendo inversionistas y no sólo, así lo digo de verdad porque lo siento, no sólo buscando el beneficio económico, que lo buscan sin duda los inversionistas, sino que están también interesados y motivados en este proceso de resurrección de Venezuela, muchos de ellos que conocen a nuestro país desde hace tiempo y también les duele ese hundimiento de Venezuela en los últimos años.

Queridos amigos, han pasado 100 días hoy, primero que nada yo le agradezco a Dios, el dueño de todo esto, «hágase señor tu voluntad, así en la tierra como en el cielo». Haber llegado a estos 100 días con este espíritu, con estos logros modestos, humildes, pero hay que reconocerlos, primeros pasos de un verdadero proyecto de transición, de una verdadera recuperación del país, agradezcamos a Dios y a ustedes, querido pueblo venezolano por haberme traído aquí en este tiempo tan difícil, tan huracanado, a todos los que han trabajado en estos 100 días y seguirán trabajando en los próximos 100, 200, 500, mil días, en esta primera fase del Gobierno de transición y de transformación nacional.

No puedo decirles que me siento feliz, no puede sentirse feliz un Presidente que sabe la situación por la que pasan sus compatriotas, pero sí me siento muy vigoroso, muy animado, muy optimista y muy seguro, como decía Walt Whitman, «seguro como la más segura certidumbre que lo haremos», nosotros haremos de nuevo la patria, ese sueño que tenemos será realidad. Venezuela será digna de nuevo, está en marcha hacia la dignidad. Venezuela será grande de nuevo, está en marcha hacia su grandeza. Venezuela será gloriosa de nuevo, está levantando las banderas de su gloria, de la gloria de su pueblo, de la esperanza de la gente.

Este renacimiento venezolano —repito— como comencé, así termino, niños de Venezuela, jóvenes de Venezuela, obsequio de nosotros para ustedes, los dueños del futuro. Seguiremos avanzando, seguiremos luchando y como lo dije ya, lo repito y me despido con esta frase de Bolívar, que forma parte del juramento que hicimos años atrás: «No daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, no descansaremos hasta que veamos a Venezuela verdaderamente como la soñamos, digna, próspera, gloriosa».

Buenas noches, y que Dios nos acompañe en este camino.

Martín Pacheco: Señoras y señores, concluye así la alocución del ciudadano presidente de la República, señor Hugo Chávez Frías.

 


Hugo Chávez en La BitBlioteca
Personalidades y organizaciones políticas
El 27 de Febrero en La BitBlioteca

blog comments powered by Disqus

 

Juegos Gratis


Empire
  Fórmula Racer
 
       
Galaxy
  Mina de Diamantes