Caracas, Domingo, 20 de abril de 2014

Sección: Bitblioteca

ENVIAR A UN AMIGO  |  ENVIAR AL DIRECTOR


La evolución de los primates

A menudo resulta evidente la confusión del común de las gentes al referirse a los simios, aunque existan diferencias notables y muy importantes, inclusive vinculadas con nuestra propia evolución como seres humanos.

Los monos son los mamíferos que nos precedieron en el proceso evolutivo, y ellos mismos tienen como su antecesor inmediato a los lémures, menos numerosos y variados que los monos, en la actualidad. El lemur es un mamífero generalmente arborícola, de ojos grandes, cuerpo alargado y cola larga la mayoría (algunos con anillos en dos tonos en sus colas), hocico largo, nariz húmeda, hendidura en el labio superior y buen olfato. Su nicho está reducido hoy en día a la porción insular desprendida del costado sureste del continente africano, conocida como Madagascar. A su vez, los lémures son provenientes de las musarañas arborícolas, parte de las cuales constituyó eslabón aparte en la cadena evolutiva. Ambos , los lémures y las musarañas son primates inferiores, y comparten con el resto de los primates (los individuos más evolucionados del reino animal) la característica de cinco dedos en cada mano y su carácter prensil. Los primates inferiores no poseen capacidad de visión estereoscópica, y para beber usan la lengua —como los perros— en lugar de succionar , como hacen los primates superiores, de los cuales formamos parte. El lemur llamado aye-aye tiene su tercer dedo, el del centro, alargado como un alambre y lo utiliza para sacar gusanos y pequeños insectos de entre las rendijas donde se esconden. El Indri es el más grande de los lémures y tiene la cola corta y los dedos de los pies parcialmente palmeados, como en los patos. El sifaka posee una membrana que une la parte superior del brazo con el tórax y le sirve para planear, al estilo de las ardillas "voladoras". La condición prensil es propia de todos los primates, inferiores y superiores, en lo que se refiere a las manos, pero los primates inferiores no tienen esa cualidad en la cola, como sus descendientes los monos.

Los primates superiores se denominan simios, siendo sus rasgos más indicativos el poseer uñas planas (no tienen las uñas puntiagudas y cónicas como los felinos, los osos, las perezas), cara corta y con muy poco pelo, y en general tienden a parecerse a nosotros los humanos, por lo que se les llama también antropoides y utilizan sus manos en casi todas las actividades que emprenden. En muchos primates el pulgar se presenta opuesto a los otros dedos, lo que permite agarrar objetos con mayor precisión.

Los monos son los primates superiores más primitivos. Se clasifican en dos grandes grupos, de acuerdo a sus características y estas divisiones coinciden con su ubicación a nivel continental. Los monos del viejo mundo, Africa y Asia, se denominan catarrinos, básicamente por la estrechez que presenta su tabique nasal. Los monos del nuevo mundo, nuestro continente americano —desde México hasta Argentina— se llaman platirrinos, dada la gran separación entre sus fosas nasales. Se calcula que empezaron a evolucionar hace unos setenta millones de años, a partir de los prosimios (musarañas y lémures). Otra característica de los primates superiores es que han venido reduciendo el tamaño de sus hocicos en virtud de que usan sus manos para capturar sus presas. Igualmente dependen más de la visión que del olfato para cazar, por lo que sus ojos se han desarrollado hasta lograr la estereoscopia (el efecto de profundidad, de tercera dimensión detallada, producto de la posición de los ojos al frente de la cara achatada y con una ligera diferencia angular entre sus respectivas percepciones, lo que les permite captar mejor los tamaños, las formas, los colores y las distancias reales). Los mamíferos antropoides del viejo mundo se dividen en cercopitécidos (monos con bolsas para guardar alimentos a ambos lados de la cavidad bucal —llamadas abazones— similares a las que tienen los roedores llamados hamsters, y callosidades en las nalgas. Los babuinos, papiones y mandriles son los más representativos), póngidos (Los orangutanes y los gorilas. Primates de mayor tamaño, corpulencia e inteligencia, absolutamente vegetarianos, sin cola ni callosidades glúteas, de hábitos diurnos y generalmente pacíficos) y los Homínidos primate más evolucionado, catarrino, de caminar bípedo permanente, omnívoro, el más inteligente y de mayor capacidad de adaptación al medio, lo que nos ha permitido poblar casi todos los espacios y hasta desplazar irresponsablemente a muchos animales de sus respectivos nichos naturales).

En lo personal prefiero llamar simios a los primates más evolucionados, a partir del Gibón, dejando el calificativo de Monos a los otros primates superiores, los que se ubican entre el Gibón y los lémures, en el proceso evolutivo. La división en el tiempo ocurre hace veinte millones de años, cuando surge el Gibón (un metro de altura, antropomorfo, puede caminar en dos patas con sus largos brazos extendidos, de hábitos crepusculares, básicamente vegetariano, aunque ocasionalmente ingiere insectos, huevos y pajaritos. Monógamo). Hace quince millones de años el proceso evolutivo produce al Orangután (con marcado diformismo sexual, fácilmente diferenciables, el macho duplica en tamaño y peso a la hembra, además de que sus rasgos faciales son muy característicos, en especial por la bolsa bajo la garganta, que le sirve para emitir sonidos audibles a gran distancia (como el simio gibón y el mono araguato). Además, los machos adultos generalmente viven en solitario y buscan pareja sólo en épocas de celo. Las hembras y los machos jóvenes conforman grupos. Hace nueve millones de años la evolución genera al Gorila, el más grande de los simios, localizado en la faja ecuatorial del continente africano, de Camerún al oeste hasta Ruanda y Uganda al este. El gorila macho puede llegar a medir hasta dos metros y pesar doscientos kilos, de color negro, cambia a gris el pelaje de su espalda al alcanzar la madurez. Su esqueleto es similar al nuestro aunque sus huesos son más anchos. Su reputación de animal agresivo es injustificada, ya que mientras no les molesten son más bien tímidos. Hace aproximadamente siete millones de años surgen los Chimpancés y los eslabones anteriores al hombre moderno. Los chimpancés son los animales genéticamente más parecidos a nosotros, siendo de dos clases, el común (más conocido y agresivo) y el pequeño bonobo. gibones y orangutanes corresponden al Asia, (eslabones evolutivos migratorios). Gorilas, chimpancés y el humano actual provienen de Africa, donde alguna vez se extinguió una especie parecida a la nuestra. Fuimos Homo Hábilis y Homo Erectus antes de alcanzar nuestro estadio actual de Homo Sapiens.

blog comments powered by Disqus

 

Juegos Gratis


Empire
  Fórmula Racer
 
       
Galaxy
  Mina de Diamantes