Barra de Navegacion
Revista Electrónica Bilingue       Nº 6     Agosto 1996
Torres Plaz y Arraujo

Arroba Digital Marketing

Comentarios sobre
El Mundo Moderno de los Derechos Humanos
ensayos en honor deThomas Burgenthal
Carlos Armando Figueredo
El Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), con sede en San José de Costa Rica, acaba de publicar, a principios de 1996 una recopilación de ensayos en honor del ilustre profesor y juez norteamericano Thomas Buergenthal. Se trata de una obra de 616 páginas cuyo editor es Antônio A. Cançado Trinidade, Director Ejecutivo del IIDH, y cuya presentación quedó a cargo de Pedro Nikken, Presidente del IIDH. En este número de Venezuela Analítica comentamos los primeros de esos trabajos, esperando publicar los correspondientes a los demás en números futuros.
Sonia Picado Sotela, Vicepresidenta del Consejo Directivo del IIDH, ex Juez de la Corte Interamericana y ex Directora del IIDH, nos ofrece una reseña de la extraordinaria vida de Thomas Buergenthal que va desde sus angustiados y sufridos años de infancia en la Europa sometida al yugo del nazismo, pasa por sus años de formación como hombre libre en los Estados Unidos, a través de su brillante carrera universitaria, desde el Bethany College en West Virginia, en New York University, donde obtiene el título de doctor en Derecho, en Harvard que le otorga títulos de magister en Derecho y de Doctor en Ciencias Jurídicas en Derecho Internacional. La Dra. Picado nos da cuenta de la fructuosa actividad profesional y docente de Thomas Buergenthal, como profesor y experto en derecho internacional y derechos humanos, ardiente defensor de éstos. Evoca su reconocida labor como Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la cual fungió como presidente y fue considerado como el miembro más influyente. Se menciona, de manera destacada, la actuación de Buergenthal, reconocida mundialmente, como miembro de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas para El Salvador, en la cual lo acompañaron el ex presidente de Colombia, Belisario Betancourt y el ex canciller venezolano, Reinaldo Figueredo Planchart. Hay otras notas abundantes sobre la vida del Juez, como su desempeño en la Delegación Norteamericana a la reunión sobre Dimensión Humana de Copenhague en la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa; su papel en el avance de la causa de los derechos humanos en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) que incluye la participación como representante en jefe de los Estados Unidos en el Comité encargado de la redacción del proyecto de procedimientos del citado organismo para la formulación de denuncias sobre violaciones de derechos humanos; su actuación como "Senior Rapporteur" de la Asamblea de Montreal para los Derechos Humanos que constituyó impulso primordial de la proclama de Teherán que fue adoptada en 1968 por la Conferencia Internacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. No deja de citar Sonia Picado algunas de las publicaciones más importantes de Thomas Buergenthal como The International Protection of Human Rights , escrito en 1967 junto con el Profesor Louis Sohn de la Escuela de Derecho de Harvard (1967); "International Human Rights and International Education, escrito con la Profesora Judith Torney-Purta, de la Universidad de Maryland, en 1977; Human Rights in a Nutshell (1988) manual esencial para los estudios de los derechos humanos en las escuelas de derecho de las universidades de los Estados Unidos; Manual Internacional de Derechos Humanos (1990) obra escrita con Claudio Grossman y Pedro Nikken; y "Protecting Human Rights in the Americas" en conjunción con Robert Norris y Dinah Shelton, merecedor del Premio al Mejor Libro de la Inter-American Bar Association.
Cierra la reseña biográfica que nos brinda Sonia Picado con la cita de unas palabras de Thomas Buergenthal, pronunciadas con motivo de la conmemoración de los cincuenta años transcurridos desde la famosa Marcha de la Muerte de Auschwitz en la cual se vio obligado a participar como sobreviviente del Holocausto. Reproducimos a continuación esas palabras:
El objetivo de nuestra vida, nuestra raison d'être, debe ser el prevenir una repetición del pasado, no solamente para los judíos sino para toda la humanidad. Debemos hacer nuestro trabajo, grande o pequeño, para asegurarnos de que quienes vienen detrás de nosotros, sean ellos judíos, haitianos, ruandeses, seres humanos de cualquier parte del mundo, sin importar su raza, religión, nacionalidad, no sean víctimas de lo que nosotros vivimos.
Mientras no nos identifiquemos con las víctimas de lo que sucede a nuestro alrededor y encontremos maneras de expresar nuestra solidaridad para ayudar según nuestras posibilidades, nuestra supervivencia será nada más un insignificante acto de buena suerte. Solamente universalizando su inhumanidad adquiere el sufrimiento de nuestra gente un verdadero significado para el futuro.

II

Louis Sohn, Profesor Distinguido de Investigación del Derecho del International Rule of Law Institute del George Washington University Law Center, aporta al libro homenaje su trabajo titulado The Contribution of Latin American Lawyers to the Development of the United Nations Concept of Human Rights and Economic and Social Justice [La Contribución de los Abogados Latinoamericanos al Desarrollo del Concepto de la Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Justicia Económica y Social]. Se narra la evolución de proyectos sobre derechos humanos a través de más de cien años de la Conferencia Internacional de los Estados Americanos bajo el impulso de los juristas de América Latina, ejercido en primer lugar sobre el problema de la infancia con motivo del Primer Congreso Americano del Niño en Buenos Aires, en 1916, cuya culminación fue la creación de un Instituto Americano para la protección de la Infancia en 1927. Hay un recuento de los logros del sistema de las naciones americanas, a través de sus conferencias, en el campo de los derechos de la mujer, de las condiciones de los trabajadores. Mención especial se hace de la Declaración de Lima a Favor de los Derechos de las Mujeres; allí, la Octava Conferencia de los Estados Americanos convino en declarar que las mujeres tienen el derecho: a) a tratamiento político sobre base de igualdad con los hombres, c) al goce de igualdad en cuanto a los derechos civiles, c) a plena protección y oportunidad en el trabajo y d) a la más amplia protección como madres. El trabajo del profesor Sohn destaca de manera muy especial el papel jugado en pro de los derechos humanos por un ilustre estadista panameño, Ricardo J. Alfaro, quien fue Presidente de Panamá (1931-1932), Secretario General del Instituto Americano de Derecho Internacional; en el Instituto, Alfaro fue el principal motor para la adopción de una Carta de Derechos Humanos, cuyo proyecto fue presentado al mundo como una Declaración de Derechos Humanos Esenciales. Esos derechos y garantías señalados en la Declaración son: La Libertad de Religión, la Libertad de Opinión, la Libertad de Expresión, la Libertad de Reunión, la Libertad de Asociación, la Libertad frente a Interferencias Dañinas, el Derecho a un Juicio Justo, el Derecho a no ser detenido Arbitrariamente,, la Irretroactividad de las Leyes, el Derecho de Propiedad, el Derecho a la Educación, el Derecho al Trabajo, el Derecho a Buenas Condiciones de Trabajo, el Derecho a la Alimentación y la Vivienda, el Derecho a la Seguridad Social, a Participar en el Gobierno, a Igual Protección y el principio según el cual, en el ejercicio de sus derechos todos están limitados por los derechos de los demás. Sin duda, el profesor Sohn logró destacar, en un breve artículo, la contribución latinoamericana al concepto adoptado por las Naciones Unidas sobre los derechos humanos, reflejado claramente en el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos que hoy tiene fuerza de ley en casi todas las naciones civilizadas, así como en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, ley en todo nuestro Continente.

III

El tercer trabajo de esta recopilación fue realizado por Antônio Augusto Cançado Trinidade, bajo el título de A Proteção Internacional dos Direitos Humanos no Limiar do Novo Século [La Protección Internacional de los Derechos Humanos en el Umbral del Nuevo Siglo]. Cançado es en la actualidad el Director Ejecutivo del Instituto Interamericano de derechos Humanos y ha sido Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Profesor Titular de la Universidad de Brasilia. Se nos ofrece una perspectiva autorizada de la situación de los derechos humanos en el umbral del siglo XXI. El análisis parte con la expansión del sistema de protección de los derechos humanos a partir de la adopción, en 1948 de las Declaraciones Americana y Universal de los Derechos del Hombre. Se distinguen tres etapas muy claras en la evolución del sistema de protección de los derechos humanos: 1. De París a Teherán: De la Internacionalización a la Globalización de los derechos Humanos; 2. De Teherán a Viena: De la Globalización a la Indivisibilidad de los Derechos Humanos; y 3. De Viena al Nuevo Siglo: De la Indivisibilidad a la Omnipresencia de los derechos Humanos. Vamos a resumir de seguidas lo que dice Cançado sobre esas tres fases:
1. De París a Teherán.- Este período, que Cançado denomina de la Internacionalización a la Globalización de los Derechos Humanos se caracteriza, en las dos décadas siguientes a 1948, por la desaparición de la objeción de competencia nacional frente a la capacidad de actuar de órganos supranacionales de supervisión y por la afirmación de la capacidad procesal internacional de los individuos. En ese lapso se aprobaron, en 1966, los dos Pactos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y "se reconoció la naturaleza complementaria de los múltiples instrumentos de protección (tratados generales, convenciones "sectoriales", procedimientos basados en resoluciones, tanto a niveles global como regional) mediante un proceso de interpretación reforzado posteriormente a través de la construcción jurisprudencial de los órganos de supervisión". Culmina la etapa con la Primera Conferencia Mundial de Derechos Humanos, que tuvo lugar en Teherán, en 1968. Esa Conferencia fortaleció la universalidad de los derechos humanos y el concepto de que éstos son indivisibles. Se nos habla de globalización porque los problemas contemplados eran globales y requerían soluciones globales; entre esos problemas globales figuraban las violaciones más graves de los derechos humanos tales como el genocidio, la práctica de la tortura y el apartheid.
2. De Teherán a Viena.- Entramos en el proceso que va desde la globalización de los derechos humanos a su indivisibilidad. La resolución 32/130 de 1977 de la Asamblea General de las Naciones Unidas reafirmó la Proclama de Teherán, la indivisibilidad de los derechos humanos globales y le dio prioridad a la "búsqueda de soluciones para las violaciones masivas y flagrantes de los derechos humanos". Bajo este impulso, la Asamblea General convocó, en diciembre de 1990, la Segunda Conferencia Mundial de Derechos Humanos que se celebró en Viena, en junio de 1993. Refiriéndose a los logros de la Conferencia de Viena, Cançado nos dice que de "la lectura atenta de su principal documento final, la Declaración y el Programa de Acción de Viena, deja una primera impresión de que, a diferencia de la Proclamación de Teherán que surgió de la Primera Conferencia Mundial, le falta un eje central, una idea maestra.." y continúa: "En efecto, no fue poca la significación de que la Conferencia de Teherán hubiera logrado la consagración, en un mundo dividido entonces por la bipolaridad de la guerra fría, de la tesis de la indivisibilidad de los derechos humanos, hoy de aceptación virtualmente universal, dando lugar a una transformación considerable en el tratamiento de las cuestiones sobre derechos humanos en el plano internacional a partir de ese momento". Se nos citan las dificultades surgidas en Viena, con la participación de delegaciones de 165 Estados óen Teherán sólo participaron 68ó y tomando en cuenta el foro de 800 organizaciones o gubernamentales ONGs). A las complejidades de la Conferencia, se añadió el hecho de que había delegaciones de nuevos Estados, que aparecieron después de 1968, y que no habían tenido la experiencia de haber participado en la redacción de la Declaración Universal ni de los dos Pactos de Derechos Humanos. Para el cierre de este período, Cançado considera que "tanto la Conferencia de Teherán como la de Viena forman parte de un proceso prolongado de construcción de una cultura universal de observancia de los derechos humanos ."

Se nos presenta un resumen muy ilustrativo de la Declaración y el Programa de Acción de Viena. En ese resumen se destaca el reconocimiento, en la Declaración "de los derechos humanos como inherentes a todos los seres humanos, y de la legitimidad de la preocupación de toda la comunidad internacional por la promoción y la protección de los derechos humanos en todas partes, considerándolas como una responsabilidad primaria de los gobiernos". Se relata, entre los momentos más satisfactorios en los trabajos del Comité de Redacción, la aprobación de toda una sección que tiene que ver con el reconocimiento del derecho al desarrollo como un derecho humano universal e inalienable. Nos refiere que la Declaración y el Programa de Acción de Viena se refieren también "a la necesidad de incorporar prontamente los instrumentos internacionales de derechos humanos y de derecho internacional humanitario al derecho interno de los Estados, de modo de asegurarles la debida y plena implementación". A manera de crítica sobre los logros de Viena, Cançado dice:

Quienes desde hace muchos años actuamos en el movimiento universal de los derechos humanos hubiéramos preferido un documento que consagrase compromisos más precisos por parte de los Estados y organismos internacionales, por ejemplo, en lo tocante a la movilización de recursos humanos y materiales indispensables para la causa de la protección de los derechos humanos, y con un examen más profundizado de los problemas de la coordinación y de los medios de fortalecimiento de los mecanismos de protección.

3.- De Viena al Nuevo Siglo. En estos años cercanos al año 2000, Cançado opina que, en primer lugar, deben reforzarse las "estructuras internacionales adecuadas" que actúen directamente sobre el respeto de los derechos humanos y el mantenimiento del Estado de Derecho. En segundo lugar, a partir de Viena se hace necesaria la movilización de todos los sectores de las Naciones Unidas hacia la promoción de los derechos humanos así como de una mayor complementación entre los mecanismos de protección globales y regionales. Sobre este segundo punto, debe surgir una mayor aproximación entre las agencias y los órganos dedicados a los tres objetivos básicos del sistema de las Naciones Unidas óel mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, la promoción del desarrollo económico y social y el respeto de los derechos humanosó, para lograr la realización conjunta de esos objetivos e "incorporar la dimensión de los derechos humanos en todos sus programas y actividades".

A título de última reflexión en su trabajo, Cançado aboga, en estos últimos años del siglo XX, por la necesidad de protección y seguimiento continuo de la situación de los derechos humanos en el mundo. Dice textualmente: "Más transcendental que cualquiera de los textos adoptados oficialmente en Viena se presenta la movilización y el proceso de diálogo verdaderamente universales generados por la Conferencia: tanto la Conferencia propiamente dicha como sus tres Reuniones Regionales Preparatorias, a la par que las cuatro sesiones del Comité Preparatorio y las numerosas 'reuniones satélites' de la Conferencia, congregaron un contingente cada vez mayor de Delegaciones gubernamentales sensibilizadas por la noble causa. Así, más importante que cualquier documento fue este ejercicio de reflexión colectiva universal generado por la Conferencia Mundial, que ciertamente fortalecerá al movimiento de los derechos humanos en el sentido de generar y consolidar un seguimiento continuo de su observancia por todos y en todas partes.

ISBN 9977-962-71-5

Bitacora Archivo Documentos Correo Venezuela Analitica Suscribirse

Copyright Venezuela Analitica